7 alimentos que pueden contribuir a su depresión

Burger King no te va a hacer suicidarte, al menos yo no lo creo. Y los pasteles de embudo en la playa pueden no hacerte llorar allí mismo en el paseo marítimo.

Pero demasiado de algunas de estas cosas y puede volverse desagradable para usted y para todos los que lo rodean. Un montón de investigación muestra que lo que consumimos va directamente a nuestro sistema límbico, la sede emocional de nuestro cuerpo.

Si le damos de comer mierda, nos sentiremos como una mierda. Si lo tratamos como el Cadillac que tomamos prestado para la noche, devolverá la bondad.

Aquí hay siete alimentos que debe intentar evitar.

1. Azúcar refinada

Una Vía Láctea sabe muy bien al bajar y puede proporcionarnos esa agradable ráfaga de energía durante 20 minutos; sin embargo, ese tratamiento y todo el azúcar refinado hace que nuestros niveles de glucosa en sangre caigan en picado, lo que resulta en una resaca de azúcar que altera nuestro estado de ánimo, agota nuestra energía y está relacionada con los trastornos del sueño.

2. Edulcorantes artificiales

El aspartamo es malo. Especialmente si eres propenso a la depresión. Bloquea la producción del neurotransmisor serotonina y provoca cambios de humor, dolores de cabeza e insomnio. Los dulces artificiales NutraSweet o Equal también podrían ser una mala noticia. Si realmente necesita una solución de refresco, opte por la totalmente con plomo. El azúcar refinado, aunque no es un alimento saludable, es mejor para ti que el tipo falso. (Splenda parece seguro por ahora).

3. Alimentos procesados

El consumo de carbohidratos refinados o procesados, como pan blanco, cereales, pasta o bocadillos, causará el mismo impacto en sus niveles de azúcar en sangre que comer una canasta de caramelos de goma. Los bagels se procesan de la misma manera que las donas. Después del refuerzo de insulina inicial, terminará fatigado, irritado y azul.

4. Aceites hidrogenados

Como si aún no hubiera eliminado todo lo que comes, aquí hay uno más. Manténgase alejado del pollo frito, los palitos de queso frito, los calamares fritos y, ay, las patatas fritas. Cualquier cosa que se cocine con aceites hidrogenados y contenga grasas trans podría contribuir a la depresión. También tenga cuidado con las grasas saturadas, que se encuentran en productos animales como carnes frías, lácteos con alto contenido de grasa, mantequilla, etc. Pueden obstruir las arterias e impedir el flujo sanguíneo al cerebro.

5. Alimentos con alto contenido de sodio

Los alimentos sin grasa pueden ser buenos para su cintura, pero no tanto para sus emociones. El exceso de sodio en estos productos puede alterar su sistema neurológico, contribuyendo a la depresión y puede alterar la respuesta de su sistema inmunológico, causando fatiga. Demasiada sal también conduce a la retención de líquidos y a la hinchazón, y no tengo que decirles lo deprimente que es eso.

6. Alcohol

El alcohol es un depresor del [sistema nervioso central]. Dijo Nuf. Si tiene antecedentes de trastornos del estado de ánimo, proceda con extrema precaución. Su sistema nervioso central es responsable de recibir información a través de los sentidos, controlar la función motora, así como el pensamiento, la comprensión y el razonamiento. También controla la emoción. El alcohol frena todo esto, agravando los síntomas asociados con la depresión.

7. Cafeína

Según algunos expertos, incluso una pequeña cantidad de cafeína puede contribuir a la depresión y la ansiedad. La cafeína interrumpe el sueño, lo que dificulta conciliar el sueño y permanecer dormido; esas alteraciones afectan el estado de ánimo. Puede causar agitación, temblores y nerviosismo. Las bebidas energéticas, en particular, son malas noticias ya que algunas de ellas contienen el equivalente en cafeína de 14 latas de refresco.