La creencia en uno mismo, el vínculo de unidad puede amortiguar el impacto de la guerra en las mujeres de la Fuerza Aérea

Un nuevo estudio encuentra que la exposición a experiencias de guerra y los niveles de trastorno de estrés postraumático (PTSD) aumentó de 2008 a 2013 entre el personal femenino de la Fuerza Aérea en servicio activo y no desplegado.

Las experiencias en tiempos de guerra incluyen eventos como la exposición indirecta al combate y la percepción de estar en peligro de muerte.

Los hallazgos muestran que las tasas de PTSD posterior al despliegue fueron más altas entre las mujeres que informaron experiencias de guerra durante el despliegue. La probabilidad de una prueba de PTSD positiva aumentó a medida que aumentaba el número de experiencias durante la guerra. Sin embargo, los investigadores también encontraron que los niveles de PTSD disminuyeron con el aumento de la cohesión de la unidad y la autoeficacia (la creencia en la capacidad de uno para tener éxito en una situación particular).

El artículo se publica en la Revista de salud de la mujer, una publicación revisada por pares de los editores de Mary Ann Liebert, Inc. Nicole C. Breeden, Ph.D., y colegas de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad Bastyr en el estado de Washington son coautores del estudio.

Para el estudio, los investigadores buscaron asociaciones entre las experiencias de la guerra (como la exposición indirecta al combate y la percepción de estar en peligro de ser asesinado), informes de autoeficacia, percepciones de cohesión de la unidad y síntomas de estrés postraumático. trastorno.

Los hallazgos sugieren que la cohesión y la autoeficacia de la unidad pueden reducir el impacto negativo de las experiencias en tiempos de guerra para promover un mejor ajuste de salud mental para las mujeres miembros del servicio después del despliegue.

“Este importante estudio avanza en la comprensión del impacto de los factores de riesgo y de protección en el desarrollo de los síntomas del TEPT entre las mujeres miembros del servicio militar”, dijo Susan G. Kornstein, M.D., editora en jefe de la Revista de salud de la mujer y directora ejecutiva del Instituto para la Salud de la Mujer de la Universidad Commonwealth de Virginia, Richmond, VA.

"Se necesita investigación adicional para proporcionar más información sobre factores específicos que pueden contribuir a mejorar los resultados de salud mental posteriores al despliegue".

Las mujeres son el grupo de veteranos de rápido crecimiento. En 2008, 11 de cada 100 veteranos (o el 11 por ciento) de las operaciones militares de Afganistán e Irak eran mujeres, según el Centro Nacional para el PTSD, parte del Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU.

Aunque no siempre están capacitadas para el combate directo, muchas mujeres participan en misiones de combate o de apoyo al combate estresantes y peligrosas. Esto puede incluir recibir fuego hostil, devolver el fuego y verse a sí mismos oa otros heridos. Muchas mujeres (y hombres) también son víctimas de agresiones sexuales militares.

Fuente: Mary Ann Liebert, Inc.