Entrenamiento de fuerza Seguridad para niños

Entrenamiento de fuerza Seguridad
El entrenamiento de fuerza no siempre se ha considerado apropiado para los niños. Se temía que no fuera seguro para los cuerpos en crecimiento porque se ejercería demasiada presión sobre las placas de crecimiento (cartílago que aún no se ha convertido en hueso). Hoy, los expertos reconocen que con una buena técnica y una supervisión adecuada, los niños pueden participar de manera segura en programas de entrenamiento de fuerza.

Sin embargo, deben tomarse precauciones de seguridad y la supervisión es imprescindible. La mayoría de las lesiones de entrenamiento de fuerza ocurren cuando los niños no son supervisados, no están utilizando técnicas adecuadas o están tratando de levantar demasiado peso. Tenga en cuenta las siguientes precauciones de seguridad:

• Al aprender un nuevo ejercicio, los niños deben realizar el ejercicio bajo la supervisión de un entrenador o instructor para asegurarse de que estén usando la forma adecuada; movimientos suaves y controlados; y respiración controlada (sin aguantar la respiración). La técnica adecuada es imprescindible para evitar lesiones.

• El progreso de su hijo debe ser monitoreado. Una excelente manera de hacer esto es hacer que su hijo lleve un registro de los ejercicios que se realizan, cuántas repeticiones y el peso o la resistencia utilizados.

• Si está inscribiendo a su hijo en una clase de entrenamiento de fuerza, una proporción adecuada es de un instructor por cada 10 niños. De esa manera, puede estar seguro de que su hijo puede recibir la instrucción y supervisión adecuadas.

• Los niños deben hacer ejercicio en una instalación libre de peligros, bien iluminada y adecuadamente ventilada.

• Evite la deshidratación alentando a su hijo a beber mucha agua durante y después del entrenamiento.

Otras cosas a tener en cuenta:

• Se debe desalentar la competencia en un programa de entrenamiento de fuerza para niños. En cambio, el enfoque debe estar en la participación con mucho movimiento y refuerzo positivo.

• Asegúrese de que su hijo tenga expectativas realistas y entienda que lleva tiempo aprender una nueva habilidad. También tenga en cuenta que los niños no aumentan el tamaño muscular hasta después de la pubertad.

• Asegúrese de que cada niño disfrute el entrenamiento de fuerza y ​​se divierta. No obligue a un niño a participar en un programa de fortaleza. Recuerde, los niños pueden aburrirse fácilmente, así que use una variedad de ejercicios y rutinas para mantenerlos interesados ​​y entusiasmados.

Un hábito saludable
Ayude a su hijo a establecer hábitos saludables para toda la vida que incluyan una dieta equilibrada, mucho descanso y ejercicio regular. Ya sea que su hijo sea un atleta joven que busca aumentar su ventaja competitiva, o un niño que necesita levantarse y moverse, el entrenamiento de fuerza es una actividad divertida y que vale la pena.