Los cerebros de los bebés en riesgo muestran signos de esquizofrenia

Los signos de esquizofrenia pueden estar presentes en el cerebro desde el nacimiento.

Una investigación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill descubrió recientemente anomalías comúnmente asociadas con la esquizofrenia en el cerebro de los bebés que tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad en el futuro.

La esquizofrenia es una enfermedad mental debilitante con síntomas como delirios (creencias erróneas), alucinaciones y comportamiento desorganizado. Hasta el uno por ciento de la población está diagnosticado con esquizofrenia. El tratamiento incluye medicamentos y terapia. No existe una causa única conocida, pero la genética, así como los cambios químicos y estructurales en el cerebro pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

Los hombres se ven afectados con mayor frecuencia por la esquizofrenia y la enfermedad suele presentarse antes en los hombres y con síntomas más graves.

La esquizofrenia no suele presentarse hasta finales de la adolescencia o principios de la edad adulta, aunque en los últimos años ha habido una mayor conciencia del desarrollo de síntomas en la infancia. El diagnóstico en la infancia es complicado ya que el comportamiento de los niños con esquizofrenia puede diferir del de los adultos con la enfermedad.

El trastorno esquizoafectivo comparte síntomas tanto de la esquizofrenia como de los trastornos del estado de ánimo, como el trastorno bipolar o la depresión mayor. El trastorno esquizoafectivo no se comprende bien, pero se cree que está relacionado con la esquizofrenia.

Investigaciones anteriores han encontrado que los cerebros de los pacientes esquizofrénicos, en comparación con los individuos sin la enfermedad, tienen ventrículos laterales más grandes. Los ventrículos laterales son áreas llenas de líquido dentro del cerebro. Cuando se agrandan los ventrículos laterales y el cerebro ocupa el mismo espacio, se puede reducir el tamaño total del cerebro.

El Dr. John Gilmore y su equipo de investigación en el Centro Silvio O. Conte para la Neurociencia de los Trastornos Mentales examinaron a 26 niños recién nacidos de madres con esquizofrenia o trastorno esquizoafectivo y 26 recién nacidos de madres sin enfermedad psiquiátrica. Hasta el 10 por ciento de los niños nacidos de madres esquizofrénicas desarrollarán esquizofrenia.

Gilmore examinó ecografías prenatales y resonancias magnéticas cerebrales obtenidas poco después del nacimiento para cada grupo de bebés, obteniendo medidas precisas de varios ventrículos y otras estructuras cerebrales.

En las ecografías prenatales, no se observaron diferencias entre los dos grupos de bebés.

Sin embargo, después del nacimiento, en comparación con los bebés de madres sin enfermedad psiquiátrica, los bebés en riesgo tenían en promedio ventrículos laterales más grandes y un tamaño cerebral general más grande.

Un análisis más detallado reveló que si bien los cerebros de las niñas en promedio eran similares, los cerebros de los niños en riesgo eran significativamente más grandes que los cerebros de los niños que no estaban en riesgo, lo que es consistente con el conocimiento previo de que los hombres se ven más gravemente afectados.

Las anomalías cerebrales no significan inevitablemente que estos niños desarrollarán esquizofrenia. Se han observado anomalías similares en familiares adultos no afectados de pacientes esquizofrénicos.

Estos hallazgos implican que los signos de esquizofrenia, al menos en los hombres, pueden estar presentes desde el nacimiento, lo que potencialmente permite un diagnóstico e intervención tempranos. El Dr. Gilmore y su equipo planean seguir a estos niños hasta la edad adulta.

Los resultados del Dr. Gilmore se publicarán en el Revista estadounidense de psiquiatría.

Fuente: Revista estadounidense de psiquiatría