Abordar la ansiedad por los exámenes puede ayudar a los niños en otras áreas

Mostrar a los estudiantes cómo lidiar con la ansiedad de los exámenes también podría ayudarlos a manejar la angustia acumulada y las preocupaciones sobre otros problemas, según un nuevo estudio.

Realizado por Carl Weems, Ph.D., de la Universidad de Nueva Orleans, el estudio muestra que los programas de intervención de ansiedad que se enfocan en asuntos académicos encajan en la rutina escolar y no conllevan el mismo estigma entre los jóvenes que los programas de ansiedad general.

Weems y sus colegas fueron de los primeros en estudiar los efectos del huracán Katrina en la salud mental comunitaria y la ansiedad entre los niños.

Señaló que los problemas de ansiedad se encuentran entre las dificultades emocionales más comunes que experimentan los estudiantes y, a menudo, están relacionados con la exposición a desastres. "Si no se abordan, estos sentimientos podrían generar dificultades académicas, un mayor riesgo de desarrollar trastornos depresivos o de ansiedad y problemas de uso de sustancias en la edad adulta", dijo.

Sin embargo, es un problema que no se aborda a menudo en los entornos escolares. Es por eso que Weems y su equipo de investigación centraron su atención en enseñar a los estudiantes cómo manejar la ansiedad ante los exámenes, ya que esta es una forma común en que la ansiedad se manifiesta en los niños.

Se presentó una intervención de reducción de la ansiedad ante los exámenes a 325 niños de entre ocho y 17 años que experimentaron una ansiedad elevada ante los exámenes. Los estudiantes estaban en los grados tercero a duodécimo en cinco escuelas públicas en el área alrededor del Golfo de México.

El programa de intervención se llevó a cabo entre tres y seis años después de que azotara el huracán Katrina en 2005.

La intervención, que enseñó a los niños estrategias de comportamiento, como técnicas de relajación, se llevó a cabo como parte del plan de estudios de orientación de cada escuela.

Los investigadores informan que los niños que recibieron la intervención la encontraron útil, se sintieron contentos de haber participado y aprendieron de manera efectiva el contenido de la intervención.

Los investigadores también encontraron que el programa de intervención se asoció con una disminución en la ansiedad por los exámenes, el trastorno de ansiedad y los síntomas de depresión, y ayudó especialmente a los estudiantes mayores a sentirse más en control.

A su vez, la disminución de la ansiedad ante los exámenes se relacionó con cambios en los síntomas de depresión y ansiedad, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), según los investigadores.

“Las intervenciones de ansiedad ante los exámenes pueden ser una estrategia práctica para realizar esfuerzos de prevención e intervención centrados en las emociones debido a un ajuste natural dentro de la ecología del entorno escolar”, dijo Weems.

Advierte que las intervenciones escolares de ansiedad ante los exámenes no deben considerarse un enfoque de primera línea para el tratamiento de los trastornos de ansiedad graves, como el trastorno de estrés postraumático, sino que podrían emplearse de manera preventiva para enseñar a los estudiantes cómo manejar las emociones ansiosas y otros problemas.

El estudio fue publicado en Ciencia de la Prevención, la revista oficial de la Society for Prevention Research, publicada por Springer.

Fuente: Springer