Good Grief: Sanando después del dolor de la pérdida

Hacer frente al dolor después de una pérdida puede ser uno de los mayores desafíos de la vida. Todos experimentamos pérdidas, ya sea la muerte de alguien a quien amamos, el final de una relación, el deterioro de la salud o una transición laboral. La pérdida interrumpe la continuidad que sentimos en nuestras vidas. Y eso puede causar confusión en nuestro equilibrio emocional. La tristeza, la incredulidad, la ira y el miedo pueden ser parte de nuestro duelo. O incluso podemos sentirnos desapegados y entumecidos.

A menudo describimos el proceso de duelo como lineal, donde nos movemos a través de estas emociones de una manera ordenada y secuencial que termina en aceptación. Pero la verdad es que la curación después de una pérdida puede parecer una montaña rusa que se ve diferente para todos.

Entonces, ¿qué podemos hacer para navegar el proceso de duelo?

Curación después de la pérdida

El dolor es una respuesta natural a la pérdida. Aunque normalmente asociamos el dolor con la muerte de un ser querido, puede ocurrir durante cualquier transición de la vida. Los cambios en nuestra vida, ya sean viejos, nuevos, pequeños o importantes, merecen ser lamentados. Date permiso para sentir las emociones que acompañan al cambio.

Ignorar el dolor no lo hará desaparecer; cuando nuestros sentimientos permanecen sin expresar, no podemos superar la pérdida. Si no nos permitimos un espacio para llorar, nuestras heridas emocionales no sanarán adecuadamente, como intentar caminar con una pierna rota que aún no se ha asentado.Durante este proceso, es más importante que nunca cuidar su salud física y mental.

  • Reconocer el dolor - El dolor que no se reconoce continuamente llama nuestra atención y socava nuestra capacidad de estar presente en nuestras vidas. En el peor de los casos, el dolor que no suele aparecer puede reaparecer en problemas como la ansiedad, la depresión o la adicción (Weller, 2015). Reconocer el dolor le permite honrar su pérdida. Dice que usted y su pérdida son importantes.
  • Date tiempo - No hay un calendario para el duelo. Dependiendo de la pérdida, el proceso puede tardar meses o varios años en metabolizar completamente lo sucedido. El proceso de duelo también es recursivo: el dolor puede aparecer y desaparecer y las emociones que pensábamos que ya habíamos superado pueden resurgir. Pero cuanto más en contacto estemos con esas emociones, mejor seremos capaces de comprender lo que ocurrió e integrar la experiencia en nuestras vidas.
  • Practica la autocompasión - La pérdida que se complica con el arrepentimiento o la culpa puede debilitar lentamente nuestro sentido de identidad, dejándonos avergonzados por eventos pasados ​​que no podemos cambiar. Practicar la autocompasión nos ayuda a perdonarnos a nosotros mismos por situaciones que no pudimos controlar y a sentirnos completos nuevamente. Debemos ser amables con nosotros mismos mientras nos recuperamos.
  • Conéctate con otros - Ser visto, escuchado y aceptado por otros que atraviesan una lucha similar promueve la autoaceptación. Especialmente en momentos de pérdida, conectarse con otros a través de grupos enfocados en la recuperación del dolor puede ayudarlo a no sentirse tan solo. La “vinculación y la pertenencia” a través de la conexión social también fomenta la resiliencia (Graham, 2013).
  • Comprenda que la pérdida puede cambiarlo - La pérdida de un ser querido deja una huella permanente en nuestras vidas: las vacaciones, los cumpleaños y los aniversarios nunca volverán a ser lo mismo. Por mucho que nos guste que las cosas vuelvan a ser como eran, no estamos destinados a volver. Podemos salir del dolor y la pérdida profundamente cambiados, y eso está bien.

Duelo versus depresión

Cuando estamos de duelo, la variedad de emociones que experimentamos puede afectar nuestra capacidad para comer, dormir y cuidarnos. Esto es completamente normal. Sin embargo, cuando sus sentimientos de dolor no se alivian gradualmente con el tiempo, o incluso empeoran y le impiden reanudar la vida, esto puede indicar que han pasado a la depresión. Las pérdidas acumuladas y los factores estresantes concurrentes pueden aumentar el riesgo de que el duelo se convierta en depresión clínica (American Psychiatric Association, 2013). Los signos de depresión incluyen:

  • Falta de interés o placer en casi todas las actividades que anteriormente le producían alegría.
  • Sentimientos de culpa excesiva no relacionados con su pérdida.
  • Fatiga y pérdida de energía todos los días o casi todos los días, y trastornos persistentes del sueño.
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse e indecisión.
  • Habla o movimientos lentos que los demás notan
  • Pérdida o ganancia significativa de peso cuando no está a dieta y cambios en el apetito
  • Pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida

A diferencia del duelo, la depresión es generalizada e interfiere con todos los aspectos de la vida: en el hogar, el trabajo o la escuela. También implica un cambio más fundamental en cómo nos sentimos con nosotros mismos. El dolor emocional que alguna vez se centró en la pérdida se convierte en sentimientos de inutilidad o desesperanza. En la depresión, podemos creer que estamos fundamentalmente destrozados, en lugar de heridos.

Si muestra alguno de estos signos, busque ayuda de su proveedor de atención médica y sepa que no está solo. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio también está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana en el 1-800-273-8255 si usted o un ser querido tiene pensamientos suicidas.

Llorar es ser humano

Aunque el dolor del duelo puede ser difícil y en ocasiones abrumador, el proceso de duelo es una parte esencial del ser humano. El dolor está entretejido con el tejido de la vida humana y la pérdida comunitaria, familiar y personal que todos compartimos. Experimentamos el dolor porque somos capaces de sentir amor. Al conocer la pérdida, debemos recordar que “es el corazón roto, la parte que conoce el dolor, la que es capaz de un amor genuino” (Weller, 2015, p. 9). El duelo se vuelve un desafío cuando faltan las condiciones para manejarlo de manera saludable. A través de nuestra capacidad para reconocer y superar la pérdida, podemos conectarnos con nuestra propia capacidad para curar aquellas partes de nosotros mismos que han sido dañadas.

Referencias:

Asociación Americana de Psiquiatría. (2013). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales 5ª ed. Arlington, VA: Publicaciones psiquiátricas estadounidenses.

Ferszt G. y Leveillee M. (2006). ¿Cómo distingues entre el dolor y la depresión? Enfermería. 36(9):60-61.

Graham, L. (2013). Recuperarse: reconfigurar su cerebro para lograr la máxima resistencia y bienestar. Biblioteca del Nuevo Mundo.

Penn, A. (2018). Repensar nuestra relación con la tristeza. Presentado en Psych Congress, Orlando, FL.

Smith, M., Robinson, L. y Segal, J. (2019). Sobrellevar el dolor y la pérdida. Disponible en https://www.helpguide.org/articles/grief/coping-with-grief-and-loss.htm

Weller, F. (2015). El borde salvaje del dolor: rituales y renovación y la obra sagrada del dolor. Berkley, CA: North Atlantic Books.