Desactivar la vergüenza compartiéndola

La vergüenza debería estar en la lista de enfermedades mortales. Puede que en realidad no mate un cuerpo físico, pero tiene la capacidad de bombardear el alma hasta el punto de encarcelarlo psicológicamente. Ataca nuestro sentido de autoestima y destruye nuestra capacidad de estar completamente vivos.

Si fuera realmente efectivo, me uniría de todo corazón a su ataque contra la vergüenza, sosteniendo carteles para mantenerlo fuera de la psique y diciendo: "Qué vergüenza, qué vergüenza". Pero según mi experiencia, generalmente se convierte en una bestia enojada. Nos persigue día y noche hasta que hacemos algo al respecto.

Alejar la vergüenza no es la respuesta. ¿Entonces que es?

Compartir la vergüenza con una persona de confianza es lo que nos curará.

Piense en un momento en el que haya sentido vergüenza. Tal vez la vergüenza esté asociada con una palabra, una fantasía o un pensamiento, o una acción. Aquí están algunas:

  • “Puse una buena fachada, como si tuviera todo junto. Pero me derrumbo y lloro cuando no hay nadie cerca ".
  • "Estoy quebrado."
  • "Pienso en engañar a mi marido".
  • "He engañado a mi marido".
  • "Estoy casado con una mujer, pero me atraen más los hombres".
  • "Tengo una enfermedad mental".
  • "Fui abusado cuando era niño".
  • "Soy una mujer maltratada".
  • "Odio la forma en que me veo".
  • "Odio a mis hijos a veces".
  • "Hago trampa para sacar buenas notas en la escuela".
  • "Me despidieron."
  • "Mentí sobre mi edad".
  • "Dejé la escuela".
  • "Mi familia estaba recibiendo asistencia social".
  • "Tengo ETS".
  • "Tengo SIDA".
  • "Me prostituí por dinero".
  • “Solía ​​robar cuando era niño. Todavía lo hago ".
  • "Tengo una adicción".
  • "Tomo medicamentos para mi depresión".
  • "Sueño en grande pero soy vago".

Si guardas la vergüenza dentro, producirá una sensación de pesadez en tu cuerpo. Pero fíjate en lo que sucede cuando lo compartes con alguien en quien confías, alguien que no te juzgará. Lo más probable es que sea vergonzoso al principio. Pero una vez que compartas esa misma historia una y otra vez, la vergüenza podrá pasar por una transformación.

Al final, la vergüenza ya no tendrá el mismo poder sobre ti. Con el tiempo, podrá mirar atrás y decirse a sí mismo: "No puedo creer que me avergonzara tanto de eso".

Intente usar imágenes para ayudarlo. Imagínese la vergüenza de ser un bebé que parece aterrorizado por fuera pero asustado por dentro, chupándose el pulgar. Tenga curiosidad por saber por qué está tan aterrorizado este bebé. Muévete hacia él y pregúntale qué necesita. Sosténgalo en sus brazos con mucho cuidado, curiosidad y empatía.

Cuando prestas atención a la vergüenza, te liberas del cautiverio. Podrás volver a sentir alegría y caminar con confianza. Es el acto de dejarte ser quien eres lo que te libera del dolor asociado con la vergüenza. También es un ingrediente para una autoestima saludable. Eventualmente aprenderá que no es tan mala persona después de todo.