Intervenciones motivacionales en salas de emergencias por alcohol, violencia de pareja se quedan cortas

Un gran ensayo clínico de intervenciones motivacionales del departamento de emergencias para mujeres que experimentan abuso de alcohol o violencia en las relaciones no logró descubrir una mejora significativa con respecto a la atención tradicional.

El hallazgo entra en conflicto con estudios previos que encontraron que las intervenciones breves en el entorno del departamento de emergencias (SU) son efectivas para reducir el consumo de alcohol a niveles seguros y prevenir lesiones posteriores entre los pacientes con consumo peligroso.

Investigadores de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania encontraron que las intervenciones motivacionales en el servicio de urgencias con seguimiento telefónico no mejoraron la atención más que las referencias tradicionales a los servicios sociales entre las mujeres bebedoras involucradas en relaciones abusivas.

Los resultados del estudio aparecen en JAMA.

“Se ha expresado la preocupación de que las breves intervenciones motivacionales para beber en exceso son menos efectivas en las mujeres y en las víctimas de la violencia; nuestros resultados apoyan esas preocupaciones ”, dijo la autora principal Karin Rhodes, M.D., directora del Centro de Políticas e Investigación de Atención de Emergencia en el departamento de Medicina de Emergencia de Penn.

“Es de esperar que nuestros resultados sirvan de catalizador para realizar más pruebas para ver si una versión más intensiva de la intervención, proporcionada en un entorno diferente, durante un período de tiempo más largo podría ser eficaz. La violencia en las relaciones y el consumo excesivo de alcohol son dos factores de riesgo que comúnmente ocurren juntos y tienen consecuencias altamente negativas para las personas, así como para sus familias y comunidades. Tenemos que seguir trabajando para encontrar soluciones a estos problemas ”.

En el estudio, las mujeres atendidas en el servicio de urgencias por consumo excesivo de alcohol o por violencia en la relación recibieron una intervención motivacional de 20 a 30 minutos, impartida por terapeutas con maestría, además de una llamada telefónica de seguimiento. Los resultados de esta intervención se compararon con la atención tradicional brindada a un grupo de control en el que las mujeres fueron derivadas a recursos de servicios sociales.

Para que se evalúe que el programa ha tenido un efecto positivo, los que participaron en la intervención habrían obtenido resultados estadísticamente mejores en las variables que se midieron que los que no recibieron la intervención. En el estudio, las mujeres se beneficiaron tanto de la intervención motivacional como de los servicios sociales tradicionales.

Específicamente, 12 semanas después de la intervención, el número de mujeres con algún episodio de violencia de pareja la semana pasada disminuyó del 57 al 43 por ciento en el grupo de intervención y del 63 al 41 por ciento en el grupo de control. El consumo excesivo de alcohol durante la semana pasada disminuyó del 51% al 43% en el grupo de intervención y del 46% al 41% en el grupo de control.

El estudio también encontró que con el tiempo, tanto la victimización como la perpetración de violencia de pareja y los días de consumo excesivo de alcohol disminuyeron significativamente en los grupos de intervención y control. A los 12 meses de inscribirse en el estudio, más del 45 por ciento de las mujeres no informaron incidentes de violencia de pareja en los tres meses anteriores y el 22 por ciento había reducido su consumo de alcohol a niveles seguros.

Sin embargo, no hubo evidencia de que estos resultados estuvieran influenciados por la intervención. Tampoco hubo evidencia de que las evaluaciones frecuentes sirvieran como intervención en comparación con el cribado inicial y la derivación solamente.

El equipo de investigadores de Penn encontró que el 86 por ciento de los participantes del estudio también fueron evaluados como clínicamente deprimidos, la mayoría vivía en o por debajo del nivel de pobreza, el 43 por ciento tenía antecedentes de abuso sexual infantil y el 40 por ciento tenía trastorno de estrés postraumático.

“Claramente, la población que estudiamos tenía una serie de problemas psicosociales muy difíciles”, dijo Rhodes.

"Ampliar la intervención para abordar múltiples factores de riesgo concurrentes en el contexto de la exposición a la violencia puede requerir un enfoque más profundo y más largo del que se puede proporcionar de manera factible en un entorno de urgencias".

Fuente: Universidad de Pennsylvania