La inhibición de la respuesta del cerebro puede debilitar la memoria

Una nueva investigación descubre que cuando las ocasiones requieren que el cerebro realice cambios repentinos, a menudo no recordamos por qué detuvimos la acción original.

Por ejemplo, está conduciendo en una carretera muy transitada y tiene la intención de cambiar de carril cuando de repente se da cuenta de que hay un automóvil en su punto ciego. Tienes que frenar tu cambio de carril y rápido.

Los investigadores de la Universidad de Duke encontraron que este tipo de escenario hace que una persona sea menos propensa a recordar qué detuvo la acción; por ejemplo, la marca y el modelo del automóvil en el ángulo muerto.

Las personas y los primates no humanos sobresalen en la "inhibición de respuesta". Nuestros cerebros sofisticados nos permiten cancelar una acción incluso cuando es algo arraigado. Por ejemplo, aunque no es fácil, podemos anular la inclinación a conducir por el lado derecho de la carretera cuando conducimos en países extranjeros con tráfico por la izquierda.

Los nuevos resultados aparecen en el Revista de neurociencia. Los hallazgos dan una idea de cómo la capacidad de inhibir una acción, un aspecto fundamental de la vida cotidiana, afecta otras funciones importantes del cerebro, como la atención y la memoria.

Los investigadores creen que este conocimiento puede eventualmente ayudar a mejorar el tratamiento de trastornos caracterizados por acciones inhibidoras de dificultad, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la adicción.

El año pasado, para un estudio publicado en ciencia psicológicaTobias Egner, Ph.D., profesor asistente de psicología y neurociencia en Duke, y el investigador postdoctoral Yu-Chin Chiu, Ph.D., decidieron probar cómo la inhibición de la respuesta afectaba la memoria.

En ese estudio, los participantes completaron una tarea basada en computadora en la que se les pidió que presionasen un botón si veían un rostro masculino, pero que no respondieran si veían un rostro femenino. (A algunos sujetos se les pidió que hicieran lo contrario). Observaron un total de 120 rostros diferentes.

Después de cinco minutos de una tarea de relleno que no tenía nada que ver con rostros, a los participantes se les dio una prueba de memoria sorpresa en la que veían rostros y se les pedía que indicaran si un rostro era nuevo o familiar de la tarea anterior.

"Realmente no sabíamos qué camino tomaría", dijo Egner, que es miembro del Instituto Duke de Ciencias del Cerebro. "Se podría argumentar con bastante facilidad que cancelar una respuesta a un estímulo podría hacer que ese estímulo sea más memorable".

Sin embargo, encontraron exactamente lo contrario: la memoria era un poco peor en las caras, por lo que los participantes tuvieron que inhibir sus respuestas.

En el último estudio, Egner y Chiu vieron los mismos resultados. Pero esta vez querían entender por qué.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que una posible razón por la que las personas se olvidaban de las caras era que retener una respuesta estaba desviando su atención.

Egner y Chiu probaron esta creencia escaneando los cerebros de los participantes, utilizando imágenes de resonancia magnética funcional mientras completaban las tareas. El ensayo demostró con éxito que los rostros particulares que las personas luego olvidaron eran los mismos en los que la resonancia magnética funcional mostraba que una red de inhibición conocida en el cerebro se había activado fuertemente.

Además, las áreas del cerebro que se sabe que están activas cuando una persona está memorizando algo, incluida una región en la parte frontal del cerebro llamada corteza prefrontal ventrolateral, se suprimieron en aquellos ensayos en los que los participantes tuvieron que inhibir sus respuestas. fuertemente.

No es sorprendente que los sujetos tuvieran una memoria más pobre para esos rostros. "No codifica bien esos estímulos cuando tiene una alta demanda inhibitoria", dijo Egner.

El nuevo resultado respalda la idea original de Egner y Chiu de una relación de vaivén en la demanda cerebral requerida que subyace a la inhibición de la respuesta y la memoria. Creen que esto puede ayudar a explicar las variaciones en la capacidad de memoria de los participantes.

Además, aunque tal conexión es especulativa, los hallazgos pueden ayudar a respaldar la observación de que los niños con TDAH que están tratando de anular su inclinación a inquietarse pueden no ser capaces de concentrarse también.

"Tratar de inhibir estas acciones habituales podría requerir muchos recursos, lo que quita la atención", dijo Egner. Es decir, permitir que los niños con TDAH se muevan puede ser útil para mantener la atención y mejorar la memoria.

La inhibición de la respuesta es solo una de las muchas formas de control que ejerce el cerebro en la vida cotidiana. El grupo de Egner ahora está estudiando si otros modos de control, como el cambio rápido de tareas, afectan la memoria y cómo.

Fuente: Universidad de Duke / EurekAlert