Desarrollar la asertividad en 4 pasos

Todos debemos insistir en ser tratados de manera justa, en defender nuestros derechos sin violar los derechos de los demás. Esto significa expresar con tacto, justicia y eficacia nuestras preferencias, necesidades, opiniones y sentimientos.

Los psicólogos llaman a eso Siendo asertivo, que se distingue de ser insensible (débil, pasivo, dócil, abnegado) o agresivo (egocéntrico, desconsiderado, hostil, arrogantemente exigente).

Debido a que algunas personas quieren ser "amables" y "no causar problemas", "sufren en silencio", "ponen la otra mejilla" y asumen que no se puede hacer nada para cambiar su situación. El resto de nosotros aprecia a las personas agradables y complacientes, pero siempre que una persona amable permite que una dominante codiciosa se aproveche de ella, la persona pasiva no solo se engaña a sí misma, sino que también refuerza el comportamiento injusto y egocéntrico de la persona agresiva. persona.

La asertividad es el antídoto contra el miedo, la timidez, la pasividad e incluso la ira, por lo que existe una asombrosa variedad de situaciones en las que este entrenamiento es apropiado. La investigación sobre la asertividad ha sugerido que están involucrados varios tipos de comportamiento:

  • Hablar, hacer peticiones, pedir favores y en general insistir en que se respeten sus derechos como ser humano significativo e igualitario. Para superar los miedos y la autodespreciación que le impiden hacer estas cosas.
  • Expresar emociones negativas (quejas, resentimiento, crítica, desacuerdo, intimidación, el deseo de quedarse solo) y rechazar solicitudes.
  • Mostrar emociones positivas (alegría, orgullo, agradar a alguien, atracción) y dar cumplidos.
  • Preguntar por qué y cuestionar la autoridad o la tradición, no rebelarse, sino asumir la responsabilidad de afirmar su parte del control de la situación y mejorar las cosas.
  • Para iniciar, continuar, cambiar y terminar conversaciones cómodamente. Comparta sus sentimientos, opiniones y experiencias con los demás.
  • Para lidiar con irritaciones menores antes de que su enojo se convierta en un resentimiento intenso y una agresión explosiva.

Cuatro pasos para desarrollar la asertividad

Hay cuatro pasos básicos que pueden ayudarlo a ser más asertivo en sus interacciones diarias con los demás.

1. Sepa dónde se necesitan cambios y crea en sus derechos.

Muchas personas reconocen que se están aprovechando de ellas y / o tienen dificultades para decir "no". Otros no se ven a sí mismos como inseguros pero se sienten deprimidos o insatisfechos, tienen muchas dolencias físicas, tienen quejas sobre el trabajo pero asumen que el jefe o el maestro tiene derecho a exigir lo que quiera, etc. Nada cambiará hasta que la víctima lo reconozca se le niegan sus derechos y decide corregir la situación. Llevar un diario puede ayudarte a evaluar qué tan intimidado, dócil, pasivo o tímido eres, o qué tan exigentes, quejumbrosos, maliciosos o agresivos son los demás.

Casi todo el mundo puede citar casos o circunstancias en las que ha sido franco o agresivo. Estos casos pueden usarse para negar que somos inseguros de alguna manera. Sin embargo, muchos de nosotros somos débiles de alguna manera: no podemos decirle "no" a un amigo que pide un favor, no podemos dar o recibir un cumplido, dejamos que un cónyuge o hijos controlen nuestras vidas, no lo haremos. hablar en clase o estar en desacuerdo con los demás en una reunión, etc. Pregúntese si quiere seguir siendo débil.

Es posible que uno deba lidiar con la ansiedad asociada con el cambio, reconciliar los conflictos dentro de su sistema de valores, evaluar las repercusiones de ser asertivo y preparar a los demás para los cambios que verán en su comportamiento o actitud. Hable con otros sobre lo apropiado de ser asertivo en una situación específica que le preocupa. Si todavía tiene miedo, aunque sea apropiado, use la desensibilización o el juego de roles para reducir la ansiedad.

2. Descubra las formas adecuadas de afirmarse en cada situación específica que le preocupa.

Hay muchas formas de idear respuestas asertivas justas, efectivas y con tacto. Mira un buen modelo. Analice la situación problemática con un amigo, un padre, un supervisor, un consejero u otra persona. Observe cuidadosamente cómo responden los demás a situaciones similares a la suya y considere si son inseguros, asertivos o agresivos. Lea algunos de los libros que se enumeran al final de este método. La mayoría de los instructores de asertividad recomiendan que una respuesta asertiva eficaz contenga varias partes:

  1. Describa (a la otra persona involucrada) la situación problemática tal como la ve. Sea muy específico sobre el tiempo y las acciones, no haga acusaciones generales como "siempre eres hostil ... molesto ... ocupado". Sé objetivo; no sugiera que la otra persona es un idiota total. Concéntrese en su comportamiento, no en sus motivos aparentes.
  2. Describe tus sentimientos, usando una declaración en "yo" que muestre que asumes la responsabilidad de tus sentimientos. Sea firme y fuerte, mírelos, esté seguro de sí mismo, no se emocione. Concéntrese en los sentimientos positivos relacionados con sus objetivos si puede, no en su resentimiento hacia la otra persona. A veces es útil explicar por qué se siente como lo hace, por lo que su declaración se convierte en "Me siento ______ porque ______". (ver el siguiente método).
  3. Describa los cambios que le gustaría realizar, sea específico sobre qué acción debe detenerse y qué debe comenzar. Asegúrese de que los cambios solicitados sean razonables, considere las necesidades de la otra persona también y esté dispuesto a hacer cambios usted mismo a cambio. En algunos casos, es posible que ya tenga en mente consecuencias explícitas si la otra persona realiza los cambios deseados y si no los hace. Si es así, también deben describirse claramente. No haga amenazas terribles, si no puede o no quiere llevarlas a cabo.

Vea ejemplos específicos de situaciones, respuestas asertivas y respuestas deficientes.

3. Practique dar respuestas asertivas.

Utilizando las respuestas que acaba de desarrollar, represente las situaciones problemáticas con un amigo o, si eso no es posible, simplemente imagine interactuar de manera asertiva. Comience con situaciones de la vida real, pero fáciles de manejar, y avance hasta las más desafiantes que se esperan en el futuro.

Descubrirá rápidamente, si su amigo desempeña el papel de manera realista, que necesita hacer más que simplemente ensayar las respuestas de asertividad. Te darás cuenta de que no importa cuán tranquilo y discreto seas, a veces aún saldrá oliendo como un asalto personal a la otra persona.

Es posible que la otra persona no sea agresiva (ya que usted ha tenido tacto), pero debe darse cuenta de que es posible que se produzcan reacciones fuertes, como enojarse y insultarlo, contraatacarlo y criticarlo, buscar venganza, volverse amenazador o enfermo, o de repente ser arrepentido y demasiado apologético o sumiso.

Su amigo que le ayude mediante el juego de roles puede representar las reacciones más probables. En la mayoría de los casos, simplemente explicar tu comportamiento y mantenerte firme manejará la situación. Pero existen técnicas adicionales que podría considerar probar si defender su posición no funciona.

En la mayoría de las interacciones, no es solo una persona que pide cambios de manera asertiva, sino más bien dos personas que desean expresar sus sentimientos, opiniones o deseos (y tal vez salirse con la suya). Entonces, cada uno debe turnarse para ser asertivo y luego escuchar con empatía. Esa es una buena comunicación si da como resultado compromisos satisfactorios.

Otra técnica para probar cuando se enfrentan situaciones o personas especialmente difíciles se llama récord batido. Repite con calma y firmeza una declaración breve y clara una y otra vez hasta que la otra persona capta el mensaje. Por ejemplo, "Quiero que estés en casa antes de la medianoche", "No me gusta el producto y quiero que me devuelvan el dinero", "No, no quiero ir a beber, quiero estudiar".

Repita la misma declaración exactamente de la misma manera hasta que la otra persona "se deshaga de su espalda", independientemente de las excusas, distracciones o argumentos dados por la otra persona.

4. Intente ser asertivo en situaciones de la vida real.

Empiece con las situaciones más fáciles y menos estresantes. Desarrolle un poco de confianza. Realice los ajustes necesarios en su enfoque.

Busque o idee formas de mejorar sus habilidades de asertividad. Ejemplos: Pídale a un amigo que le preste una prenda de vestir, un álbum de discos o un libro. Pídale direcciones a un extraño, cambie por un dólar o un bolígrafo o lápiz. Pídale al gerente de una tienda que reduzca el precio de un artículo sucio o ligeramente dañado, para mostrar un producto o cambiar una compra.Pídale a un instructor que le ayude a comprender un punto, a encontrar lecturas adicionales o a repasar los elementos que se perdió en un examen. Practique hablar y hacer pequeñas charlas, felicite a amigos y extraños, llame a un funcionario de la ciudad cuando vea algo irrazonable o ineficiente, elogie a los demás cuando lo hayan hecho bien, cuénteles a sus amigos o compañeros de trabajo las experiencias que haya tenido, etc. . Lleve un diario de sus interacciones.

Este extracto se reprodujo con el permiso de Psychological Self-Help y se ha editado para mayor claridad.