Las mujeres soldados no tienen mayor riesgo de TEPT

Un nuevo estudio ha encontrado que las mujeres en el ejército no corren mayor riesgo que los hombres de desarrollar trastorno de estrés postraumático (TEPT) dadas experiencias similares, incluido el combate.

Realizado por investigadores de Defensa y Asuntos de Veteranos, el estudio involucró a tropas en servicio activo y veteranos que forman parte del Millennium Cohort Study, que tiene más de 200,000 participantes.

El nuevo estudio de PTSD incluyó a más de 2,300 pares de hombres y mujeres que fueron emparejados en función de una variedad de variables, incluida la exposición al combate, y se les dio seguimiento durante aproximadamente siete años.

"Este es el primer estudio que investiga de forma prospectiva el desarrollo de PTSD en miembros del servicio masculinos y femeninos que fueron emparejados en múltiples características importantes que podrían explicar algunas de las diferencias en PTSD, incluido el trauma sexual militar", dijo la Dra. Shira Maguen, miembro del personal psicólogo del Centro Médico VA de San Francisco y profesor asociado de la Facultad de Medicina de UCSF.

“No encontramos diferencias de género en el desarrollo del PTSD. En consecuencia, nuestro enfoque debe centrarse en los tipos de experiencias traumáticas a las que las personas han estado expuestas, en lugar de las diferencias de género inherentes en el desarrollo del TEPT ".

Todos los soldados en el estudio estaban libres de PTSD al comienzo de la investigación, según los investigadores. Todos fueron enviados a Irak o Afganistán al menos una vez. Completaron una encuesta de referencia en 2001-2003 y encuestas de seguimiento en 2004-2006 y 2007-2008.

Si bien las tropas femeninas en general tienen menos probabilidades de entrar en combate, los investigadores seleccionaron la muestra del estudio para que hubiera el mismo número de hombres y mujeres con experiencias de combate. Esto se suma a que los pares de hombres y mujeres en el estudio se emparejan en factores como la edad, la raza, la educación, el estado civil, la rama del servicio y la ocupación militar y el grado de pago.

Los investigadores también buscaron compararlos en varias características de salud, incluido el abuso de alcohol, la ansiedad y la depresión. Otro factor que los investigadores tuvieron en cuenta fueron los acontecimientos vitales estresantes, como el divorcio, una agresión violenta o la muerte de un familiar.

La técnica de emparejamiento ayudó a garantizar las comparaciones de igual a igual, informan los investigadores. Por ejemplo, si bien las mujeres soldados tienen muchas más probabilidades que los hombres de sufrir una agresión sexual, el estudio comparó a hombres y mujeres también sobre esta base, lo que garantiza un número igual de eventos de este tipo en cada pareja emparejada. El estudio también tomó en cuenta las agresiones sexuales que pueden haber ocurrido durante el período de seguimiento, durante o después del servicio militar.

Durante el transcurso del estudio, el 6,7 por ciento de las mujeres y el 6,1 por ciento de los hombres desarrollaron PTSD, una diferencia que no es estadísticamente significativa, según los investigadores.

Para aquellos que desarrollaron PTSD, no hubo diferencia en la gravedad entre hombres y mujeres, encontró el estudio.

Maguen señala que estas tasas de PTSD son más bajas que las tasas comúnmente citadas de 11 a 20 por ciento entre los veteranos de Irak y Afganistán que regresan porque el estudio excluyó a hombres y mujeres que tenían PTSD al principio.

“Generalmente, cuando los estudios analizan las tasas de PTSD entre los veteranos que regresan, observan a todos, independientemente de si han tenido PTSD en el pasado por traumas premilitares o despliegues anteriores. Aquí solo estábamos viendo casos nuevos ”, explicó.

En contraste con el nuevo estudio, investigaciones anteriores sobre civiles han encontrado que las mujeres tienen un riesgo más alto que los hombres de sufrir PTSD. Los investigadores señalan que las investigaciones anteriores no se basan en comparaciones de hombres y mujeres con exposiciones a traumas similares.

“Creo que las mujeres militares son extremadamente resistentes, pero creo que las diferencias en las tasas en la literatura civil en realidad tienen que ver con una serie de factores, incluidas las mujeres que tienen tasas mucho más altas de traumas interpersonales, que sabemos que ponen a las personas en alto riesgo de sufrirlas. PTSD ”, dijo Maguen.

Los investigadores dicen que los hallazgos apoyan los esfuerzos del Departamento de Defensa para integrar a las mujeres en roles de combate. El género por sí solo no es un indicador de riesgo de TEPT, dicen.

El estudio fue publicado en la Revista de investigación psiquiátrica.

Fuente: Asuntos de Veteranos

Crédito de la foto: Suboficial de primera clase Molly A. Burgess, USN