Una mala noche de sueño puede llevar a una mala alimentación

Un nuevo estudio sugiere que el sueño perturbador es un factor que puede conducir a una ingesta excesiva de alimentos.

El trabajo, publicado en el Revista de psicología de la salud (JHP), explora cómo una mala noche de sueño, algo que afecta a millones de personas en todo el mundo, puede afectar los hábitos y comportamientos alimentarios.

Los investigadores explican que, si bien es bien sabido que una mala noche de sueño puede afectar nuestra capacidad para realizar las tareas diarias, se sabe menos sobre cómo la interrupción del sueño puede influir tanto en nuestra elección de alimentos como en nuestra ingesta.

"Es bien sabido que la ingesta de alimentos está implicada en muchos problemas de salud crónicos, como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas, y la dieta suele ser un objetivo del tratamiento para prevenir la aparición de estas afecciones", comentaron los investigadores Alyssa Lundahl y Timothy D. Nelson. , Ph.D., de la Universidad de Nebraska, Lincoln.

Sin embargo, dijeron, "comprender los mecanismos que relacionan los patrones de sueño interrumpidos con una mayor ingesta de alimentos es importante para informar las intervenciones de prevención y tratamiento para las afecciones crónicas de salud".

La ingesta de alimentos depende de factores biológicos, emocionales, cognitivos y ambientales. Aunque es importante tener en cuenta la dieta en el tratamiento de los trastornos de salud crónicos asociados con la ingesta de alimentos, se debe analizar más de cerca cómo el sueño afecta estos factores.

En el artículo, Lundahl y Nelson argumentan que estos mecanismos están muy alterados e influenciados por los patrones de sueño. Por ejemplo, después de una mala noche de sueño, la hormona que controla el apetito se ve afectada, el estrés emocional es mayor, se desea más comida para compensar la falta de energía y se incrementa la impulsividad, todo lo cual afecta la cantidad de comida que consumirías en un día.

Como resultado, los psicólogos de la salud deben tener en cuenta el vínculo entre el sueño y la alimentación, y el sueño debe considerarse activamente en los esfuerzos por modificar el comportamiento dietético.

Dr. David Marks, editor de JHP, declaró: “La investigación estimulada por Lundahl y Nelson tiene importantes implicaciones de tratamiento para las condiciones de salud a menudo tratadas con intervenciones dietéticas e ilustra la necesidad de investigación para examinar empíricamente los mecanismos subyacentes de la ingesta de alimentos.

"Es importante que las personas conozcan los hallazgos de este estudio para que si sufren de falta de sueño, puedan tener más cuidado al considerar la calidad y cantidad de alimentos que consumen".

Fuente: Publicaciones Sage / EurekAlert!