Tratamiento de la esquizofrenia

Páginas: 1 2Todas

La esquizofrenia es una condición crónica que reside en un amplio espectro y requiere un tratamiento de por vida. Muchos piensan (erróneamente) que tener esquizofrenia es una sentencia de muerte. Se ha asociado con todo, desde el desempleo hasta la pobreza y la falta de vivienda.

Pero esta no tiene que ser la historia de usted o de su ser querido.

Si bien la esquizofrenia puede ser grave y debilitante, existe absolutamente un tratamiento eficaz. Y cuando las personas se apegan al tratamiento, pueden llevar una vida satisfactoria y exitosa.

Específicamente, la medicación es la base de un tratamiento eficaz. Ayuda a controlar los síntomas y la psicosis asociados con la esquizofrenia (p. Ej., Delirios y alucinaciones). Pero la medicación no puede ayudar a encontrar un trabajo, mejorar las habilidades de afrontamiento y comunicarse y trabajar bien con los demás. Aquí es donde entran en juego las terapias psicosociales y de apoyo. Son fundamentales para reducir los síntomas y vivir bien.

Medicamentos para la esquizofrenia

La medicación es el pilar del tratamiento de la esquizofrenia. Sin embargo, uno de los mayores desafíos con los medicamentos es que muchas personas dejan de tomarlos. A veces, esto se debe a que el medicamento no parece funcionar o los efectos secundarios son intolerables.

Es fundamental que la elección de un medicamento sea una decisión conjunta entre usted y su médico (y las opiniones de un cuidador se pueden considerar cuando sea apropiado). Esta decisión también debe incluir una discusión exhaustiva de los posibles efectos secundarios.

También es fundamental que las personas con esquizofrenia hablen con su médico antes de suspender o realizar cambios en su medicación. Exprese siempre sus preocupaciones. Muchos efectos secundarios se pueden controlar y existe un alto riesgo de que los síntomas reaparezcan después de suspender la medicación. Usted y su médico juntos pueden encontrar una solución eficaz.

Hay dos clases de medicamentos que tratan la esquizofrenia. Disponible desde mediados de la década de 1950, los antipsicóticos tradicionales o típicos bloquean principalmente los receptores de dopamina y controlan eficazmente las alucinaciones, delirios y confusión de la esquizofrenia. Incluyen clorpromazina, haloperidol y flufenazina.

Los efectos secundarios leves de los antipsicóticos tradicionales incluyen: boca seca, visión borrosa, estreñimiento, somnolencia y mareos. Estos efectos secundarios suelen desaparecer unas semanas después de que comienza el tratamiento. Los efectos secundarios más graves incluyen: problemas con el control muscular, espasmos musculares o calambres en la cabeza y el cuello, inquietud o ritmo, temblores y arrastrar los pies (muy similares a los que afectan a las personas con la enfermedad de Parkinson).

También hay efectos secundarios con el uso prolongado de antipsicóticos tradicionales, tales como: tics faciales, empujar y girar la lengua, lamerse los labios, jadear y hacer muecas.

Los antipsicóticos atípicos, que incluyen quetiapina, risperidona y olanzapina, se introdujeron en la década de 1990. Algunos de estos medicamentos pueden funcionar tanto en los receptores de serotonina como en los de dopamina y, en consecuencia, pueden tratar los síntomas "positivos" y "negativos" de la esquizofrenia. Los antipsicóticos atípicos tienen efectos secundarios diferentes a los antipsicóticos tradicionales, que incluyen: aumento de peso, diabetes tipo 2, disfunción sexual, sedación y latidos cardíacos irregulares. Obtenga más información sobre los antipsicóticos atípicos para el tratamiento de la esquizofrenia.

En el pasado, los médicos iniciaban a las personas con una dosis alta de un medicamento y luego posiblemente la reducían durante la fase de mantenimiento de la enfermedad (después de que un episodio agudo se trataba con éxito). Sin embargo, hoy en día, el enfoque recomendado es comenzar con una dosis más baja.

Las personas con esquizofrenia tienen la opción de tomar sus medicamentos en forma de píldora todos los días o recibir un inyectable de acción prolongada (LAI). Utilizadas con medicamentos antipsicóticos atípicos, estas inyecciones se administran una vez cada pocas semanas o meses (según el medicamento exacto recetado). Las personas con esquizofrenia y sus cuidadores a menudo prefieren esta opción, ya que facilita mucho la toma de medicamentos. Puede obtener más información sobre los tratamientos de acción prolongada para la esquizofrenia aquí.

Alrededor del 25 al 30 por ciento de las personas tienen esquizofrenia resistente al tratamiento. Existe una variabilidad en cómo se define "resistente al tratamiento". Pero generalmente significa que una persona ha probado dos ensayos adecuados de diferentes medicamentos antipsicóticos y tuvo una reducción de menos del 20 por ciento en los síntomas positivos.

De acuerdo con las pautas de La Revista Canadiense de Psiquiatría, el único tratamiento recomendado para la esquizofrenia resistente al tratamiento es la clozapina, el primer antipsicótico atípico introducido en la década de 1970. Los autores señalan que no hay evidencia consistente que apoye el aumento de dosis, el cambio de medicación o la combinación de medicación antipsicótica. La clozapina también es el único tratamiento aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Para la esquizofrenia resistente al tratamiento.

La investigación ha sugerido que la clozapina es muy eficaz para reducir las tendencias suicidas, los ingresos hospitalarios, el comportamiento agresivo y la discinesia tardía (en comparación con otros medicamentos antipsicóticos).

Sin embargo, los médicos tienden a retrasar la prescripción de clozapina, de 2 a 5 años en algunos países, lo que se ha relacionado con peores resultados del tratamiento. El retraso puede deberse a la falta de experiencia en la prescripción del medicamento y al temor a sus posibles efectos secundarios graves, que incluyen: agranulocitosis, un trastorno sanguíneo poco común caracterizado por una reducción severa de los glóbulos blancos; miocarditis, inflamación del músculo cardíaco; convulsiones y miocardiopatía, que dificulta que el corazón bombee sangre al resto del cuerpo y puede provocar insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, un control cuidadoso puede minimizar estos efectos secundarios. Un ejemplo es hacerse análisis de sangre semanales durante las primeras 18 semanas de tomar clozapina, cada 2 semanas hasta por un año, y luego mensualmente.

La esquizofrenia suele coexistir con otras enfermedades. La enfermedad más prevalente es el trastorno por uso de sustancias (TUS), y las personas suelen abusar de la nicotina, el alcohol, el cannabis y la cocaína. La primera línea de tratamiento con cualquier TUS concurrente es la medicación antipsicótica.

UpToDate.com recomienda un tratamiento integrado multimodal (cuando esté disponible), que incluye medicación y una o más intervenciones psicosociales proporcionadas por el mismo médico o un equipo. También recomiendan un antipsicótico inyectable de acción prolongada para las personas que tienen problemas para tomar su medicación diaria y tienen un SUD.

Para las personas que intentan dejar de fumar, UpToDate sugiere una terapia de reemplazo de nicotina con un tratamiento psicosocial como intervención de primera línea, en lugar de medicamentos.

Para las personas que tienen un trastorno por consumo de alcohol, el medicamento naltrexona aprobado por la FDA parece ser seguro y eficaz. Las dosis más altas de disulfiram, un medicamento que crea una reacción muy desagradable al beber alcohol, se ha relacionado con la agitación y el empeoramiento de los síntomas psicóticos.

Psicoterapia

La psicoterapia juega un papel importante en el tratamiento de la esquizofrenia. Por ejemplo, una investigación publicada en 2015 demostró que las personas que experimentaron su primer episodio de psicosis (generalmente entre los 20 años) obtuvieron los mejores resultados cuando se utilizó un enfoque de tratamiento basado en equipos. El enfoque de tratamiento en equipo incorporó psicoterapia, dosis bajas de medicamentos antipsicóticos, educación y apoyo familiar, manejo de casos y apoyo laboral o educativo. (Puede obtener más información sobre el estudio aquí).

Junto con un buen plan de medicación, la psicoterapia puede ayudar a una persona a continuar el tratamiento, aprender habilidades sociales esenciales y mantener sus objetivos y actividades semanales. También puede ayudar con la realización de actividades diarias, como cocinar y aseo personal, así como comunicarse con sus seres queridos y compañeros de trabajo. La terapia o la terapia de rehabilitación pueden ayudar a una persona a recuperar la confianza para cuidarse y vivir una vida más plena.

La terapia de grupo, combinada con medicación, produce resultados algo mejores que el tratamiento con medicamentos por sí solo. Es más probable que se obtengan resultados positivos cuando la terapia de grupo se centra en planes, problemas y relaciones de la vida real; roles e interacciones sociales y laborales; cooperación con la terapia con medicamentos y discusión de sus efectos secundarios; o alguna actividad práctica recreativa o laboral. La terapia grupal de apoyo puede ser especialmente útil para disminuir el aislamiento social y aumentar las pruebas de realidad.

La terapia familiar puede disminuir significativamente las tasas de recaída. En las familias con mucho estrés, las personas con esquizofrenia que reciben cuidados posteriores estándar recaen entre el 50 y el 60 por ciento de las veces durante el primer año fuera del hospital. La terapia familiar de apoyo puede reducir esta tasa de recaída por debajo del 10 por ciento. La terapia familiar alienta a los seres queridos a convocar una reunión familiar cada vez que surge un problema, para discutir y especificar la naturaleza exacta del problema, enumerar y considerar soluciones alternativas y colaborar en la mejor solución.

Otros tratamientos están acumulando un apoyo de investigación de moderado a fuerte en el tratamiento de la esquizofrenia. Por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual (TCC) se enfoca en probar creencias angustiantes y fuertemente arraigadas al examinar la evidencia a favor y en contra de ellas; identificar y alcanzar metas de vida; aprender habilidades de afrontamiento; y mejora de la calidad de vida.

La terapia de aceptación y compromiso (ACT), que se basa en la atención plena, no tiene como objetivo directo reducir los síntomas psicóticos; más bien, ACT tiene como objetivo reducir el sufrimiento de una persona mejorando su capacidad para tolerar estos síntomas. A los individuos se les enseña a observar los síntomas psicóticos, como escuchar voces, siendo abiertos, curiosos, aceptables y sin juzgar, en lugar de dejarse consumir por reacciones inútiles. También identifican sus metas y valores, y están capacitados para crear vidas significativas y satisfactorias.

Otra forma de tratamiento basado en evidencia para la esquizofrenia, también abreviado como "ACT" (que no debe confundirse con Terapia de Aceptación y Compromiso) es el tratamiento comunitario asertivo. ACT es un enfoque de equipo multidisciplinario, que generalmente incluye administradores de casos, psiquiatras, trabajadores sociales y otros médicos de salud mental. Es un enfoque aumentativo para la gestión intensiva de casos en el que los miembros del equipo comparten un número de casos, ven al cliente al menos una vez a la semana y brindan alcance a las personas de la comunidad. El tratamiento ACT suele ser continuo y altamente individualizado para las necesidades cambiantes de cada cliente. Los objetivos de ACT son reducir las tasas de hospitalización y ayudar a los clientes a adaptarse a la vida en la comunidad. ACT es más apropiado para personas que tienen un alto riesgo de hospitalizaciones repetidas y tienen dificultades para permanecer en el tratamiento tradicional de salud mental.

La corrección cognitiva (RC) está pensada como una intervención a corto plazo para mejorar las habilidades cognitivas requeridas para el funcionamiento social / vocacional diario en individuos con esquizofrenia (por ejemplo, usar computadoras y manejar tareas con papel y lápiz). La mayoría de las intervenciones de RC también tienen en cuenta los déficits motivacionales y emocionales que son altamente prevalentes en la esquizofrenia. Existe alguna evidencia de que estas terapias de entrenamiento cognitivo a corto plazo pueden alterar las conexiones neuronales, como lo demuestran algunos estudios en pruebas neuropsicológicas. Sin embargo, no está claro si estas mejoras en el funcionamiento del cerebro se mantienen o se traducen en funcionamiento.

De manera similar, el tratamiento de adaptación cognitiva (CAT) se dirige a las barreras cognitivas de la esquizofrenia que interfieren con el funcionamiento diario, como la apatía, la impulsividad y la dificultad para dar los pasos mentales necesarios para la resolución de problemas. El CAT implica varias visitas al hogar de la persona. Durante estas visitas, el terapeuta ideará formas de ayudarlos a compensar o solucionar sus dificultades. Por ejemplo, el terapeuta puede reorganizar las cosas en su entorno, hacer listas de verificación y recordatorios y practicar una rutina con usted.

Páginas: 1 2Todas