¿Alivio rápido del sufrimiento emocional? Esta cosa simple podría ayudar

¿Es realmente posible salir de sus preocupaciones en poco tiempo?

Parece que sí, según un artículo publicado recientemente en la revista Hipótesis Médicas.

El documento se basa en dos supuestos principales. Una es que la atención cognitiva interna es la causa de todo sufrimiento emocional. Y el segundo es que el sufrimiento emocional puede superarse mediante simples actos de atención cognitiva externa.

La evidencia sugiere que la angustia emocional, y todos los trastornos psiquiátricos importantes, están asociados con un estado de excesiva atención interior. Y la atención interior que es excesiva en su intensidad o duración podría fácilmente volverse patológica o problemática.

En el contexto de este documento, el término “atención interior”Se define ampliamente como el estado de atención cognitiva en el que la atención se dirige hacia la información generada internamente, como pensamientos y emociones. La meditación, la contemplación profunda y la participación en pensamientos ansiosos son ejemplos de estados de atención cognitiva interna.

Un estado de atención interior hace que la mente sea muy receptiva a la información generada internamente y amplifica la experiencia subjetiva de pensamientos y emociones. Así, en un estado de atención interior, los pensamientos y emociones ansiosos se imprimen profundamente en la psique y esto conduce al refuerzo de los procesos neuronales desadaptativos en el cerebro. Por tanto, la tendencia a centrar excesivamente la atención en el interior es el factor principal en la aparición y mantenimiento de la angustia emocional y los trastornos psiquiátricos.

Cuando experimentamos ansiedad y preocupación, nuestra mente se involucra intensamente en sí misma. Nuestra mente también puede involucrarse en sí misma cuando estamos de mal humor o simplemente inactivos. Durante estos momentos de atención interior, también se reduce nuestra conciencia de nuestro entorno. Lo que esto significa es que cuanto más atentos estamos a nuestros pensamientos y emociones, menos atentos nos volvemos a nuestro entorno.

Del mismo modo, cuando estamos más atentos a nuestro entorno, nos volvemos menos atentos a nuestros pensamientos y emociones. Lo que esto significa es que incluso un simple acto de mirar conscientemente los alrededores es suficiente para hacernos menos atentos a nuestros pensamientos y emociones. Sin atención, nuestros pensamientos y emociones intrusivos retrocederán y los procesos neuronales subyacentes se debilitarán lentamente con el tiempo.

Por lo tanto, el bienestar emocional puede lograrse entrenando la mente para que se dirija menos internamente y más externamente. Se puede utilizar una estrategia de atención visual dirigida externamente para contrarrestar la tendencia a la atención interna. Los estímulos visuales del mundo externo proporcionan un marco de referencia fácil y neutral para desviar la atención de la información generada internamente.

Para implementar esta estrategia, trate de "mirar al mundo externo" conscientemente con tanta frecuencia como sea posible. No tiene que salir de su casa para hacerlo. Las palabras "mundo externo" en este contexto simplemente se refieren a su campo de visión (en contraste con el mundo interno de sus pensamientos y emociones).

Simplemente mire cualquier cosa: una pantalla de computadora o una cara o cualquier otra cosa que esté en su campo de visión y sea conveniente para usted. Hacer esto no tiene por qué interrumpir sus otras actividades. Por ejemplo, en una situación en la que está hablando con una audiencia, intente mirar al mundo externo conscientemente mientras habla. No tiene que hacer ningún esfuerzo especial ni aplicar concentración mientras observa conscientemente las cosas. Basta con mirar al mundo exterior de forma consciente.

Repita esta práctica tan a menudo como sea posible, especialmente durante momentos de ansiedad y angustia emocional. La práctica persistente entrenará su mente para estar más atento a su entorno y menos atento a sus pensamientos y emociones.

Referencia

Sebastián, R. (2013). "Una técnica novedosa de utilizar la atención visual dirigida externamente para tratar enfermedades psicológicas". Hipótesis med, Junio: 80 (6): 719-21 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23490204