12 cartas sinceras a papá de una hija

La escritura de cartas es una forma de arte que realmente necesitamos revivir. Cuando se trata de relaciones románticas, escribir una carta a su pareja hace que cualquier mensaje parezca mucho más romántico. Sin embargo, es fácil escribirlo y enviarlo como mensaje. Además de eso, puede parecer demasiado lento hacerlo en comparación con solo enviar un dulce mensaje en línea.

Sin embargo, hay una persona de la que estamos seguros que definitivamente agradecería una carta tuya: tu padre. Es muy probable que tu padre creciera en una época anterior a internet o las computadoras. Conocen el valor de una carta manuscrita sincera. Solo agrega un poco más de sentimentalismo cuando se enteran de que la carta es de su amada hija.

Nuestros padres necesitan un poco de aprecio de vez en cuando. Puede que no sean tan prácticos como las madres, pero su presencia guía siempre está ahí para liderar el camino. Hay tantos tipos de padres por ahí: el padre serio con armas, el padre gracioso, el padre cariñoso y el padre de todos los oficios, y cada uno de ellos debe ser apreciado.

Entonces, si solo quieres mostrar tu amor por tu querido papá, ¿por qué no enviarle una de estas sinceras cartas para mostrarle cuánto te importa?

Querido papá. Solo quería aprovechar esta oportunidad para agradecer su orientación durante mis años de juventud. Soy la mujer que soy hoy por ti y mamá. Me enseñaste el valor del trabajo duro y la importancia de la integridad. Nunca hubiera tenido éxito en mi campo si no fuera por ti. Gracias por todo lo que me ha enseñado, desde las habilidades para la vida más simples hasta las más complicadas (como ponerse de pie después de enfrentar el fracaso). Estas son lecciones que seguiré conmigo por el resto de mi vida. Te amo con todo mi corazón, papá. Amor, tu pequeña niña.

Querido papá. Como tengo un padre como tú, puedo mantener la cabeza en alto. Me enorgullece decir que mi padre es un hombre fuerte y amable. Es un hombre al que todos pueden admirar, desde jóvenes hasta viejos encorvados. Me has enseñado tanto en la vida que mi único deseo es poder tomar estas lecciones y hacer algo con mi vida de lo que estés orgulloso. A medida que avanzo en la vida, siempre te llevo conmigo en mi corazón y en mi alma. Eres la fuerza guía en mi vida y estaría perdido sin ti.

Querido papá. Recuerdo que cuando era una niña, me sentaba en tus hombros y me sentía tan alta. Cuando me convertí en un adolescente rebelde, aprendí que solo eras humano y que también podías cometer errores. Pero ahora que soy una mujer adulta, he aprendido que eres el equilibrio entre invencibilidad y vulnerabilidad. Eres orgulloso, fuerte y capaz. Pero también eres vulnerable cuando necesitas serlo. Ahora que eres mayor, solo quiero que sepas que puedes ser lo que quieras ser y que aún seré la hija fiel que estará a tu lado.

Querido papá. Eras el superhéroe de mi infancia. Siempre que había algo que quería saber, sabía que podía contar contigo para enseñarme. Cada vez que había monstruos en mi habitación, los asustabas con tu voz resonante. Y cada vez que había niños que rompían mi corazón joven, estabas allí para consolarme y preguntarme si quería que les cortaras los neumáticos. Papá, eres y siempre serás mi superhéroe, y siempre seré tu pequeña princesa.

Querido papá. Eres la única persona en mi vida que me ha enseñado el verdadero valor del perdón. Recuerdo cuando te gritaba porque no me dejabas seguir mi camino. Más tarde supe que era usted quien me estaba enseñando que no siempre obtendré lo que quiero en el mundo. Recuerdo cuando dije cosas que te dolían, y de todos modos sonreirías y me amarías. Esto me enseñó que un padre nunca puede estar realmente enojado con su hijo, no importa cuán horrible hayan sido. Recuerdo cuando lloraba y pensaba que mi vida estaba arruinada porque hice algo estúpido. Me tendrías en tus brazos y me dirías que todo va a estar bien. Esto me enseñó que un padre hará cualquier cosa para que su hija vuelva a estar bien. Realmente eres un hacedor de milagros, papá. Gracias por estar siempre ahí para mí.

Querido papá. Hoy es el día de mi boda, y me iré de nuestra casa para comenzar una nueva vida con mi futuro esposo. Por favor no estés triste. Sé que siempre he sido tu pequeña niña. Yo era tu bebé, el pequeño indefenso al que siempre tenías que salir de problemas. Mis lágrimas fueron fáciles, pero tu amor y tu guía fueron más fáciles. Sé que estarás triste porque ya no estaré contigo, pero quiero que sepas que eres la razón por la que aprendí lo que era el amor. A través de ti, supe lo que es un hombre de verdad. Me mostraste un ejemplo de lo que significaba ser padre y esposo de mamá. Y gracias a ti pude encontrar a alguien que pudiera amarme casi igual que tú. Me enseñaste a amar y gracias a ti encontré el amor. Gracias, papá, por sentar las bases y mostrarme lo que necesito en esta vida.

Querido papá. Todavía recuerdo esos momentos en los que me llevabas sobre tus hombros para poder ver la belleza del mundo. Fue entonces cuando estaba convencido de que Dios sabía lo que estaba haciendo cuando te eligió para ser mi padre. Siempre fuiste la presencia tranquila y gentil que me guiaba. Hablarías y dirías lo que hay que decir sin dudarlo. Veo que a pesar de que no eras tan práctica como mamá, tu presencia me mostró que siempre estarías allí para mí si fallaba. ¡Gracias por ser mi papá!

Querido papá. Mientras mamá me enseñó a hablar, caminar, contar y leer, tú me enseñaste una de las cosas más importantes que necesitaba en la vida: cómo reír. Me mostraste que hay humor y felicidad en todo el mundo, y todo lo que se necesita para verlo todo es un pequeño cambio de perspectiva. La gente puede criticarte por ser demasiado alegre con todo, pero pude ver lo que estabas haciendo. Estaba lidiando con las cosas de una manera que hacía que los problemas fueran menos estresantes. Una pequeña risa aquí y una sonrisa allí podrían alentar incluso a la persona más desanimada a salir adelante y triunfar. Y en momentos en que mi vida era oscura y aparentemente sin sentido, recordaba el rostro alegre de mi padre y continuaba con una risa en mi corazón. Realmente iluminaste mi vida, papá. te quiero.

Querido papá. A menudo escuchaba a personas contar historias sobre sus preocupaciones como padre. Muchos padres en estos días parecen tener tanto miedo del mundo que quieren proteger a sus hijos de él. Entonces me di cuenta de que no es así como me criaste. Al principio, pensé que no te importaba si veía la fealdad en el mundo. Pensé que estabas siendo un padre duro al que no le importaba si lloraba o me asustaba. Algunas personas llamarían a este amor duro. Sin embargo, más tarde me di cuenta de que esta era tu forma de mostrarme la realidad del mundo. Me protegiste del peligro inmediato, pero nunca evitaste mostrarme cuán peligroso podría ser el mundo. Otros piensan que esta es una forma segura de hacer que un niño esté ansioso, pero con su guía y amor, me ha hecho una persona más dura. Sabías que sería una mujer independiente que quiere conquistar el mundo sola. Y desde temprana edad, me enseñaste a ser valiente y sin miedo. Gracias por el amor duro, papá!

Querido papá. Solo quería agradecerte por todo lo que has hecho por mí a pesar de que solo fuimos tú y yo. Pensabas que a las mamás les gustaría elegir mis vestidos, hacerme panqueques por la mañana y arreglarme el cabello antes de ir a la escuela. Solo puedo imaginar lo difícil que fue desempeñar el papel de padre y madre al mismo tiempo, pero lo hiciste parecer la cosa más fácil y natural del mundo. Me mostraste lo que un verdadero padre haría por su pequeña, incluso si no es exactamente varonil. Me hiciste ver que aunque solo éramos tú y yo, que no faltaba nada en mi vida. Cumpliste todos los roles que necesitabas cumplir, desde ser mi pilar de fortaleza hasta mi animadora y mi inspiración. Eres el padre más increíble que una hija podría desear.

Querido papá. ¡Felicidades, vas a ser abuelo! Puedo recordar vagamente cuando era una niña y tú estarías despierto toda la noche rezando a todos los dioses para que finalmente me durmiera. Supongo que haré lo mismo pronto. Recuerdo que prácticamente te obligaría a reproducir la misma película una y otra vez mientras gritaba cualquier letra de canción que pudiera juntar. Y me dejarías divertirme aunque estoy seguro de que estabas al final de tu ingenio para entonces. Pronto tendré el mismo dolor de cabeza. Y, por último, recuerdo cómo siempre te verías tan preocupado cuando fuera a la escuela o saliera con mis amigos. Puedo empatizar con eso ahora. Supongo que lo que estoy tratando de decir es que ahora que voy a ser madre, puedo aprender una o dos cosas sobre la crianza de los hijos por la forma en que me criaste. Y porque creo que me criaste bien, estoy seguro de que haré un buen trabajo.

Para mi papá estoico, serio y diplomático. Esta es tu hija tratando de burlarse de ti para variar. Siempre has sido una persona tan seria que una sonrisa tuya era algo que rara vez veía. La gente piensa que eres demasiado serio, incluso cuando estás cerca de niños. Las horas de juego a menudo eran tranquilas, y siempre me animabas a leer y estudiar en lugar de perder el tiempo en actividades frívolas. Cuando era niño, no entendía el significado de tu estilo de crianza. Solo pensé que no sabías cómo divertirte. Pero ahora que soy mayor, me doy cuenta del valor de ser serio y centrado. Aunque apenas sonrió, la forma en que nos cuidó y nos brindó demostró cuánto nos amaba. Los abrazos y los besos pueden haber sido raros, pero nunca hubo un día en que no tuviéramos comida, agua o electricidad. Y aunque no eras un gran fanático de dejarnos jugar durante toda la noche, sabía que solo estabas haciendo esto para inculcarnos, incluso a una edad temprana, el valor de estar enfocados en nuestros objetivos. Papá, fuiste mal entendido por ser demasiado serio y estoico. Pero entiendo que ser padre significa inculcar lecciones de vida en sus hijos que se llevarán con ellos para siempre. Ahora entiendo lo que estabas haciendo, y te amo aún más por ello.

¡Prepárate para ver algunas lágrimas en los ojos de tu padre cuando lea esto porque algunos de estos realmente tirarán de sus corazones!