La radiación de los teléfonos celulares puede afectar la memoria de los adolescentes

El rápido aumento de las tecnologías de la información y la comunicación en nuestra vida diaria viene con una mayor exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia (RF-EMF). La fuente más común de exposición al cerebro es cuando se sostiene un teléfono celular cerca de la cabeza.

Ahora, un nuevo estudio suizo encuentra que RF-EMF puede dañar el rendimiento de la memoria en las regiones específicas del cerebro expuestas mientras una persona habla por teléfono celular. El estudio, que involucró a casi 700 adolescentes en Suiza, se publica en la revista Perspectivas de salud ambiental.

Si bien se han realizado varios estudios para determinar los posibles efectos en la salud relacionados con RF-EMF, los resultados no han sido concluyentes.

Para el estudio actual, los científicos dirigidos por el Swiss Tropical and Public Health Institute (Swiss TPH) investigaron la relación entre la exposición a RF-EMF de dispositivos de comunicación inalámbricos y el rendimiento de la memoria en casi 700 adolescentes en el transcurso de un año. Los participantes, de 12 a 17 años, fueron reclutados desde el séptimo al noveno grado de la escuela pública en áreas urbanas y rurales de Suiza de habla suizo-alemana.

El estudio da seguimiento a un informe de 2015 publicado en la revista científica Environment International, pero ahora con el doble de tamaño de muestra, así como información más actual sobre la absorción de RF-EMF en cerebros de adolescentes durante diferentes tipos de uso de dispositivos de comunicación inalámbrica. Estos estudios son los primeros informes epidemiológicos para estimar la dosis cerebral acumulada de RF-EMF en adolescentes.

Los hallazgos muestran que la exposición cerebral acumulada a RF-EMF por el uso de teléfonos celulares durante un año puede tener un efecto negativo en el desarrollo del rendimiento de la memoria figurativa en los adolescentes. Esto confirma los resultados anteriores publicados en 2015.

La memoria figurativa se encuentra principalmente en el hemisferio derecho del cerebro y la asociación con RF-EMF fue más pronunciada en los adolescentes que sostenían el teléfono móvil en el lado derecho de la cabeza.

“Esto puede sugerir que de hecho RF-EMF absorbido por el cerebro es responsable de las asociaciones observadas”. dijo Martin Röösli, Ph.D., director de exposiciones ambientales y salud en Swiss TPH.

Otros tipos de uso común de la comunicación inalámbrica, como enviar mensajes de texto, jugar juegos o navegar por Internet, causan solo una exposición marginal a los campos electromagnéticos de RF en el cerebro y no están relacionados con el rendimiento de la memoria.

"Una característica única de este estudio es el uso de datos de usuarios de teléfonos móviles recopilados objetivamente de los operadores de telefonía móvil". dijo Röösli. Enfatizó que se necesita más investigación para descartar la influencia de otros factores.

"Por ejemplo, los resultados del estudio podrían haberse visto afectados por la pubertad, que afecta tanto el uso del teléfono móvil como el estado cognitivo y conductual del participante".

Los efectos potenciales de la exposición al cerebro de RF-EMF es un campo relativamente nuevo de investigación científica.

“Todavía no está claro cómo RF-EMF podría afectar potencialmente los procesos cerebrales o qué tan relevantes son nuestros hallazgos a largo plazo”, dijo Röösli. "Los riesgos potenciales para el cerebro se pueden minimizar utilizando auriculares o el altavoz durante las llamadas, en particular cuando la calidad de la red es baja y el teléfono móvil funciona a máxima potencia".

Fuente: Instituto Suizo de Salud Pública y Tropical