Stress Linked to Skin Issues in College Students

New research confirms that mental stress is associated with a variety of skin issues in college students.

In the study, scientists at the Lewis Katz School of Medicine (LKSOM) at Temple University (LKSOM) and Temple University sought to confirm that heightened levels of psychological stress are associated with skin complaints.

To do this they studied a large, randomly selected sample of undergraduate students. Study results appear in the international, peer-reviewed journal Acta Dermato-Venereologica.

“Previous studies have demonstrated an association between stress and skin symptoms, but those studies relied on small patient samples, did not use standardized tools, are anecdotal in nature, or focused their analyses on a single skin disease,” said Gil Yosipovitch, M.D., chair of the Department of Dermatology at LKSOM and corresponding author of the study.

Los investigadores realizaron un estudio transversal basado en cuestionarios en la Universidad de Temple durante el semestre de otoño de 2014. Se invitó a cinco mil estudiantes de pregrado a participar en una encuesta basada en la web en la que informaron su estrés psicológico percibido y cualquier problema de la piel. Se incluyeron cuatrocientos veintidós estudiantes en el tamaño de muestra final.

Los encuestados se dividieron en grupos etiquetados como estrés bajo, estrés moderado y estrés alto.

En comparación con los sujetos de bajo estrés, el grupo de alto estrés sufrió significativamente más a menudo de prurito (picazón en la piel); alopecia (caída del cabello); parches aceitosos, cerosos o escamosos en el cuero cabelludo; hiperhidrosis (sudoración molesta); Piel escamosa; onicofagia (morderse las uñas); sarpullido con picazón en las manos; y tricotilomanía (arrancarse el cabello).

Sorprendentemente, no hubo asociación entre los niveles de estrés psicológico percibido y la presencia de granos, sarpullido seco / dolorido, verrugas y otros sarpullidos en la cara.

A pesar de las limitaciones del estudio (por ejemplo, baja tasa de respuesta, ausencia de evaluación física de los encuestados), Yosipovitch dice que los resultados son importantes para los dermatólogos que tratan a pacientes de pregrado.

“Nuestros hallazgos destacan la necesidad de que los proveedores de atención médica / dermatología pregunten a estos pacientes sobre sus niveles percibidos de estrés psicológico. El brote o exacerbación de la enfermedad durante el tratamiento en un entorno de mayor estrés puede no reflejar necesariamente el fracaso del tratamiento ".

Yosipovitch agrega: "Estos hallazgos sugieren además que se deben considerar intervenciones terapéuticas no farmacológicas para los pacientes que presentan afecciones de la piel y niveles elevados de estrés psicológico".

Fuente: Temple University / EurekAlert