5 consejos para encontrar el terapeuta adecuado

Admitir que necesitamos ayuda para enfrentar los problemas de la vida es a veces una de las cosas más difíciles que tendremos que hacer.

Una vez que hemos tomado la decisión de acercarnos y buscar psicoterapia, queremos encontrar a alguien con quien sentimos que podemos conectarnos, alguien que sentimos que realmente puede entender no solo dónde estamos, pero quienes somos. Lo más importante es que queremos encontrar a alguien en quien podamos confiar nuestros pensamientos y sentimientos más íntimos.

Encontrar un terapeuta no debe ser una decisión apresurada. Debería tomar un poco de tiempo y esfuerzo. Si elige un terapeuta con el que no se siente conectado, es probable que no progrese mucho. Estos son algunos consejos para elegir el terapeuta adecuado para usted.

1. Investigación, investigación, investigación.

Investigar a un terapeuta es muy importante. No solo es importante realizar una investigación sobre los terapeutas, sino también investigar y familiarizarse con los tipos de terapias que se ofrecen. Los tipos comunes de terapia incluyen terapia individual, terapia de grupo, terapia familiar y terapia de pareja.

2. Busque experiencia.

Si está viendo a un terapeuta por un problema en particular, busque terapeutas que tengan experiencia en esa área. Si tuviera cáncer, vería a un oncólogo y no a un oftalmólogo; ¿Por qué tratar su experiencia de terapia de manera diferente? Hay terapeutas que se especializan en una variedad de temas; algunos pueden especializarse en varios. Busque experiencia para encontrar su ajuste único.

3. Intente establecer una conexión temprana.

Vea si el terapeuta que le interesa ofrece consultas. Esto le brinda la oportunidad de hacer preguntas y obtener una "sensación" general del terapeuta. Durante este tiempo, puede hacer preguntas importantes sobre su filosofía de tratamiento, cómo han trabajado para ayudar a otros y cómo sienten que pueden ayudarlo, o cualquier otra pregunta importante que pueda tener. Cuando se vaya, es posible que desee evaluar qué tan cómodo se sintió, si sintió que el terapeuta fue sincero y si cree que puede ser honesto sin sentirse juzgado o criticado.

4. Verifique las licencias y el seguro.

Todos los terapeutas no tienen licencia y esto está bien. Sin embargo, si elige ver a un terapeuta con licencia, verifique su licencia. Puede comunicarse con la junta de licencias de su estado para ver si la licencia de su terapeuta está vigente y si está al día. También puede comprobar si se han presentado quejas contra el terapeuta. En la mayoría de los estados, esta información se puede encontrar en línea; si no puede acceder a él, simplemente llame a la junta. Si está asegurado y desea utilizar su seguro, es posible que desee conocer los requisitos de su compañía de seguros. Algunas empresas exigen que lo trate un terapeuta autorizado o incluso un psicólogo o psiquiatra. También desea asegurarse de que su terapeuta acepte su seguro.

5. Nunca se asiente.

Si no se siente cómodo con el terapeuta que ha elegido, no se sienta mal por cambiar de terapeuta. Es posible que necesite ver a algunos antes de encontrar el terapeuta adecuado para usted. Debe continuar su búsqueda hasta que se sienta comprendido y aceptado. Las señales de que es posible que deba cambiar de terapeuta incluyen sentirse incómodo, no sentirse escuchado o cuando su terapeuta habla más de lo que escucha o da consejos o directivas constantemente.

Dar el paso para buscar ayuda para cualquier problema es un gran paso. Se necesita mucho coraje para admitir que no podemos enfrentar nuestros problemas solos. Tome la mejor decisión posible tomándose el tiempo necesario y haciendo la investigación adecuada para elegir un terapeuta adecuado para usted. Al permanecer abierto, honesto y dispuesto a recibir ayuda, el proceso terapéutico puede ser muy productivo y beneficioso.