Evitar el agotamiento emocional: llenar nuestro tanque emocional

El agotamiento emocional ocurre cuando ha superado su capacidad de estrés emocional. Muchos de nosotros lo sentimos, incluso cuando no somos conscientes de que hemos agotado nuestras reservas emocionales.

El agotamiento emocional generalmente se manifiesta tanto por síntomas físicos como por una sensación de agotamiento psicológica y emocional.

Los signos de agotamiento emocional incluyen, pero no se limitan a:

  • baja tolerancia al estrés o situaciones estresantes;
  • desatento inatención;
  • falta de motivación; y
  • fatiga física.

Seamos realistas, cuando estamos emocionalmente agotados, tenemos poca tolerancia por cualquier cosa. Entonces, ¿qué se puede hacer al respecto?

A menudo es difícil estar atentos porque estamos demasiado cansados ​​para preocuparnos. Carecemos de motivación porque estamos demasiado cansados ​​para hacer algo. Por último, pero no menos importante, nos cansamos físicamente porque nos hemos desgastado mentalmente.

Es importante notar estos signos de agotamiento emocional para evitar más problemas interpersonales, laborales, escolares u otros. También es importante notar estos signos para prevenir más peligros físicos o emocionales.

El agotamiento emocional se puede evitar si notamos los signos en las primeras etapas. Es posible que podamos evitar un daño mayor si somos capaces de utilizar habilidades de afrontamiento positivas para lidiar con el estrés. Hay varias habilidades de afrontamiento positivas que pueden incluir:

  • relajación
  • meditación
  • atención plena
  • permanecer en el momento
  • dar un paso a la vez, y
  • pidiendo ayuda.

También podemos evitar esto si aprendemos a tomar descansos cuando sea necesario en lugar de superar nuestros límites. También puede ser útil aprender a decir no y aceptar decir que no. Al decir que no, disminuimos las posibilidades de asumir demasiado y de sentirnos abrumados.

Es posible que necesitemos establecer límites apropiados con aquellos que tienen tendencia a ser emocionalmente agotadores. Cuando estamos emocionalmente agotados, se vuelve extremadamente difícil tratar con alguien que está emocionalmente necesitado. Si damos lo que nos queda emocionalmente a otros cuando tenemos muy poco, ¿qué nos queda?

Afortunadamente, hay formas de recuperarse del agotamiento emocional. Una forma de recuperarse es alejarse del factor estresante o del evento estresante. Una vez que identifique a una persona o situación como estresante, elimínela. Si no puede eliminar el factor estresante, tómese un tiempo para desarrollar formas más saludables de afrontarlo. Encuentre momentos a lo largo del día para dar un paseo, navegar por la Web, participar en actividades de respiración profunda, atención plena o conexión a tierra. Elige o inventa lo que sea que te mantenga cuerdo. También puede encontrar consuelo en actividades físicas como el ejercicio o el yoga. Las actividades físicas a menudo liberan nuestras hormonas felices, lo que facilita la recuperación de un momento emocional agotador.

A menudo enseño lo que llamo el principio de las 4R: relajarse, descansar, reflexionar y liberar. Siento que primero deberíamos relajarnos, relajar nuestra mente y cuerpo y luego descansar durmiendo y permitiendo que nuestro cuerpo se recargue. La cantidad de tiempo que se dedica a relajarse y descansar depende del grado de agotamiento emocional. Una vez que hayamos logrado los dos primeros, podemos pasar a la reflexión.Esto implica mirar hacia atrás en los eventos que llevaron al agotamiento y lo que podemos hacer de manera diferente en el futuro para evitar el mismo resultado. Después de reflexionar, podemos liberarnos de lo que ha ocurrido, sin enfocarnos más en el pasado, sintiéndonos recargados y listos para avanzar hacia el futuro.

Al ser conscientes de nuestra mente y cuerpo, podemos detectar los signos de agotamiento emocional temprano y trabajar en formas de evitar un colapso total. Si pasamos el punto sin retorno y llegamos a nuestro pico de estrés, tenemos la oportunidad de recuperarnos y empezar de nuevo. Podemos vaciar nuestros tanques emocionales de negatividad y comenzar a llenarlos con las cosas que más importan, comenzando con el cuidado personal.