5 maneras en que tomar una clase de baile puede combatir la depresión

Si ha luchado contra la depresión, probablemente haya escuchado las estadísticas. La depresión afecta a más de 350 millones de personas en todo el mundo, y las mujeres tienen 2-3 veces más probabilidades de ser diagnosticadas que los hombres. Puede desencadenarse por un evento importante de la vida o puede llegar sin previo aviso. Más que simplemente "el blues", puede quitarle la alegría a la vida cotidiana, dejándolo vacío y desmotivado.

Para algunas personas, la psicoterapia o los medicamentos recetados pueden ayudar a aliviar los síntomas. ¿Pero has considerado bailar?

La danza se considera una de las primeras formas de comunicación humana, y también es una excelente manera de hacer ejercicio, dejar de pensar en la vida diaria y encontrar a otras personas con intereses comunes. Hay muchos tipos de clases de baile, desde ballet clásico (las clases para adultos suelen ser muy acogedoras y no se requieren tutús), danza africana rítmica y clases de aeróbic inspiradas en la danza como Zumba.

Aquí hay cinco formas en que tomar una clase de baile regular puede ayudar a controlar la depresión y traer más alegría a su vida.

  1. Ejercicio.
    Seguramente ha escuchado que la mejor manera de combatir la depresión es levantarse y hacer algo de ejercicio. El ejercicio aeróbico eleva los niveles de dopamina (el neurotransmisor asociado con el placer y la recompensa) y de las endorfinas inductoras de euforia. Pero si padece depresión, también sabe lo difícil que puede ser motivarse.

    Las clases de baile ayudan a erosionar esa resistencia porque tienen lugar a una hora determinada (por favor, preséntese a su clase de baile a tiempo), y el instructor lo guiará a través de la secuencia de movimiento ese día. No tiene que realizar un seguimiento de nada, programar ninguna máquina elíptica o recordar qué máquinas de pesas debería utilizar.

  2. Música.
    La mayoría de las clases de baile se llevan a cabo con algún tipo de acompañamiento musical, ya sea música grabada o, si tienes suerte, un pianista o percusionista en vivo. El ritmo, el elemento musical más básico, le da a nuestro cerebro algo en lo que enfocarse, y ciertos tempos pueden incluso inducir estados de trance. Investigadores de la Universidad de Jyväskylä en Finlandia encontraron que la musicoterapia proporcionaba un alivio a corto plazo de la depresión, así que ¿por qué no mover el cuerpo como instrumento?
  3. Encontrar el flujo.
    Las clases de baile son como una meditación en movimiento, incluso las más vigorosas. Durante una clase de baile de una hora, estará tan concentrado en seguir la estructura de la clase que el tiempo se perderá. Ni siquiera tendrá tiempo para sentirse distraído por su inercia depresiva. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi llama a este estado de conciencia "fluir", y a veces se le llama estar "en la zona". También se caracteriza por la sensación de que tienes el potencial para triunfar, lo que te ayudará a sentirte mejor contigo mismo.
  4. Otra gente.
    A veces, interactuar con otros humanos parece ser lo último que quieres hacer cuando atraviesas un episodio depresivo. Sin embargo, la naturaleza estructurada de una clase de baile te permite la experiencia de estar en una habitación con otros sin la incomodidad de tener que hacer una pequeña charla. Algunas clases de baile no requieren que interactúes mucho con los otros estudiantes, como una clase de ballet para adultos o una clase de gimnasia basada en el baile como Zumba. Otras clases, como las clases de danza creativa que implican más improvisación, fomentan la interacción con los compañeros. Si no está seguro de qué esperar, comuníquese con el estudio o el instructor antes de ir.
  5. La alegría de mejorar.
    Cada forma de danza tiene técnicas que a menudo requieren tiempo y práctica para perfeccionarse. Cuando tiene dificultades para recordar una secuencia de movimientos compleja o para mantener el equilibrio durante un turno, tiene dos opciones: frustrarse y dejar de fumar, o seguir regresando a clase. Y cuando sientes que hemos hecho algo bien con lo que alguna vez luchaste, tu cerebro se inunda de dopamina. La dopamina te incita a querer buscar esa sensación de recompensa nuevamente, por lo que es más probable que vuelvas a la clase de baile. Y cuando lo haga, traerá más actividad, música y comunidad a su vida, manteniendo a raya la depresión.