Estudio con ratones: el microbioma intestinal de mamá puede afectar el riesgo de autismo de los niños

La salud del microbioma de una madre durante el embarazo puede tener un impacto significativo en el riesgo de autismo de su descendencia, según un nuevo estudio con ratones realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia (UVA). El microbioma es la colección de microorganismos que viven naturalmente en el intestino.

Los científicos de la UVA pudieron prevenir el desarrollo de trastornos del neurodesarrollo similares al autismo en ratones de laboratorio al apuntar al microbioma materno. Los hallazgos plantean la posibilidad de que prevenir algunas formas de autismo podría ser tan simple como que una futura mamá modifique su dieta o tome probióticos personalizados.

Los científicos también descubrieron que podían detener el desarrollo de estos mismos trastornos del desarrollo neurológico adoptando otro enfoque: bloquear una molécula inflamatoria particular producida por el sistema inmunológico. Dirigirse a esta molécula, conocida como interleucina-17a (IL-17a), ofrece otra vía potencial para prevenir el autismo en las personas, dicen los investigadores. Pero advierten que este enfoque sería mucho más complejo debido al riesgo de efectos secundarios.

“Determinamos que el microbioma es un factor clave en la determinación de la susceptibilidad [a los trastornos similares al autismo], por lo que sugiere que podría apuntar al microbioma materno o esta molécula inflamatoria, IL-17a”, dijo el investigador principal John Lukens, Ph. D., del Departamento de Neurociencia de la UVA. "También podría utilizar esta [IL-17a] como un biomarcador para el diagnóstico temprano".

La investigación arroja luz sobre la compleja relación entre la salud del microbioma de la madre y el desarrollo saludable de sus hijos.

“El microbioma puede dar forma al cerebro en desarrollo de múltiples formas”, dijo Lukens. "El microbioma es realmente importante para la calibración de cómo el sistema inmunológico de la descendencia va a responder a una infección, lesión o estrés".

Un microbioma no saludable en la madre puede hacer que su descendencia por nacer sea susceptible a trastornos del neurodesarrollo. Los investigadores encontraron que la molécula de IL-17a era un contribuyente clave al desarrollo de síntomas similares al autismo en ratones de laboratorio.

La buena noticia es que el microbioma se puede cambiar fácilmente, ya sea a través de la dieta, suplementos probióticos o trasplante fecal. Todos estos enfoques buscan restablecer un equilibrio saludable entre los diferentes microorganismos que viven en el intestino.

"En términos de trasladar nuestro trabajo a los humanos, creo que el próximo gran paso sería identificar las características del microbioma en las madres embarazadas que se correlacionan con el riesgo de autismo", dijo Lukens. "Creo que lo realmente importante es averiguar qué tipo de cosas se pueden usar para modular el microbioma en la madre de la manera más eficaz y segura posible".

El bloqueo de IL-17a también podría ofrecer una forma de prevenir el autismo, pero conlleva un riesgo mucho mayor.

"Si piensas en el embarazo, el cuerpo básicamente acepta tejido extraño, que es un bebé", dijo Lukens. "Como resultado, el mantenimiento de la salud embrionaria exige un equilibrio complejo de regulación inmunológica, por lo que las personas tienden a evitar manipular el sistema inmunológico durante el embarazo".

La IL-17a se ha relacionado anteriormente con afecciones como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y la psoriasis, y ya hay medicamentos disponibles que la atacan. Pero Lukens dijo que la molécula tiene un propósito importante para detener las infecciones, especialmente las infecciones por hongos.

Bloquearlo, dijo, "podría hacerte susceptible a todo tipo de infecciones". Y hacerlo durante el embarazo podría tener complejos efectos en cadena en el desarrollo de un niño que los científicos deberían resolver.

Los investigadores planean investigar el papel potencial de otras moléculas inmunes en el desarrollo del autismo y otras condiciones similares. IL-17a puede ser solo una pieza en un rompecabezas mucho más grande, dijo.

Fuente: Sistema de Salud de la Universidad de Virginia