Los modelos positivos a seguir ayudan a los adolescentes a mantenerse saludables

Una nueva investigación descubre que los adolescentes y adolescentes que tienen modelos positivos a seguir y que participan en clubes extracurriculares tienden a ser más activos físicamente y tienen menos probabilidades de tener sobrepeso.

Los investigadores del Centro de Investigación de Políticas de Salud de UCLA utilizaron datos de la Encuesta de Entrevistas de Salud de California 2011-12 para analizar la presencia de modelos a seguir, mentores adultos en la escuela y la participación en actividades voluntarias y extracurriculares entre California de 12 a 17 años. viejos.

Las variables fueron seleccionadas como una elaboración de una investigación previa que ha demostrado que la presencia de factores protectores en la vida de un adolescente conduce a una socialización más positiva, una mayor confianza y oportunidades para participar en comportamientos saludables.

A partir del estudio, los investigadores determinaron cómo los "factores sociales protectores" están vinculados a los niveles de actividad física de los niños y su propensión a tener sobrepeso u obesidad. Desafortunadamente, encontraron que los adolescentes de bajos ingresos y los adolescentes de color tienen menos probabilidades de tener este tipo de apoyo positivo.

Los investigadores descubrieron que la presencia de factores protectores como parte de la vida de los adolescentes variaba significativamente según su raza, origen étnico e ingresos familiares. Por ejemplo, solo el 42 por ciento de los adolescentes de ingresos más bajos y aproximadamente el mismo porcentaje de los adolescentes asiático-estadounidenses sentían que tenían un alto nivel de apoyo en la escuela, en comparación con el 60 por ciento en general.

El treinta y uno por ciento de la población participó en clubes fuera de la escuela, pero solo el 19 por ciento de los adolescentes de menores ingresos y el 23 por ciento de los adolescentes latinos lo hicieron. Siete de cada 10 adolescentes adinerados dijeron que tenían un modelo a seguir, en comparación con casi la mitad de los adolescentes de bajos ingresos y los adolescentes latinos.

Si bien el 60 por ciento del grupo en general tenía un modelo a seguir, el 38 por ciento dijo que no.

"Es un hecho triste que no todos los adolescentes tengan un padre o un adulto que los guíe de manera positiva", dijo Susan Babey, Ph.D., investigadora científica principal del centro y coautora del informe.

"Si el adolescente también carece del apoyo de los adultos en la escuela y del apoyo de un grupo de compañeros positivo, a veces emula a los personajes poco saludables que ven en las películas o en la televisión, que no son los mejores lugares para encontrar modelos a seguir".

Los investigadores encontraron que el 70 por ciento de los adolescentes que tienen factores de protección social tenían un índice de masa corporal saludable, mientras que solo el 60 por ciento de los que no tenían esos factores tenían un IMC saludable.

La investigación también reveló que la proporción de adolescentes que realizan actividad física durante 60 minutos o más por día al menos cinco días a la semana fue significativamente mayor entre aquellos que:

    • Se ofrecieron como voluntarios (42 por ciento), en comparación con los que no lo hicieron (34 por ciento);
    • Participó en clubes extracurriculares (46 por ciento), en comparación con los que no lo hicieron (35 por ciento);
    • Tuvo un fuerte apoyo de los adultos en la escuela (42 por ciento), en comparación con aquellos que no lo hicieron (33 por ciento);
    • Dijeron que tenían un modelo a seguir (41 por ciento), en comparación con los que dijeron que no (34 por ciento).

Aunque el 11 por ciento nombró a un artista como modelo a seguir y el 15 por ciento nombró a un atleta, más adolescentes (22 por ciento) nombraron a miembros de la familia como sus modelos a seguir. El cuatro por ciento identificó a los maestros y otro cuatro por ciento dijo que sus modelos a seguir eran amigos.

“Muchos adolescentes buscan modelos a seguir que se parezcan a ellos, con quienes puedan identificarse, que compartan antecedentes similares”, dijo Babey. “Pero los otros lugares en los que pueden buscar un modelo a seguir, como la industria del entretenimiento, no han presentado históricamente rostros e historias que reflejen la diversidad racial y socioeconómica de los adolescentes en California.

“Por lo tanto, debe haber diversidad de modelos a seguir, no solo en su apariencia, sino también en sus antecedentes y profesiones”, dijo Babey.

Los autores recomiendan que las políticas escolares fortalezcan el apoyo de los adultos entre los maestros y el personal escolar, especialmente para los adolescentes de color y las familias de bajos ingresos.

Además, los adolescentes y los padres deben ayudar a desarrollar políticas y actividades escolares, mientras que las organizaciones comunitarias y las escuelas necesitan aumentar las oportunidades de participación social fuera de la escuela, particularmente en áreas desatendidas.

Y que se ofrezcan subsidios para hacer más asequibles los programas antes mencionados.

“Los niños que viven en la pobreza carecen gravemente de los apoyos sociales que necesitan para prosperar, lo que a menudo resulta en el ciclo de pobreza intergeneracional y mala salud”, dijo el Dr. Robert Ross, presidente y director ejecutivo de The California Endowment.

“En The Endowment, somos firmes defensores de incorporar el desarrollo de la juventud en todo nuestro trabajo. Son nuestros futuros líderes. Los niños necesitan y quieren ser escuchados. Como adultos, es nuestro trabajo asegurarnos de escuchar y responder ".

Fuente: UCLA