Cuando ataca el estrés: 10 preguntas para ayudarlo a cuidarse mejor

El cuidado personal es la base de nuestro bienestar. Y cuando ataca el estrés, especialmente necesitamos atender nuestras necesidades emocionales, físicas y espirituales y practicar hábitos nutritivos y saludables.

Pero, para muchos de nosotros, eso es exactamente cuando nuestro cuidado personal cae. Descuidamos nuestras necesidades y quedamos atrapados en una red de abrumadores.

En su excelente libro El arte del cuidado personal extremo La autora Cheryl Richardson comparte una idea valiosa que puede ayudar: crear un "botiquín de primeros auxilios para el cuidado personal".

Ella lo describe como un "plan de acción bien preparado puesto en marcha antes de necesitas usarlo. Consiste en cosas que puede hacer a nivel físico, emocional y espiritual que le brindarán consuelo, conexión y una sensación de estabilidad mientras navega por las aguas turbulentas de una crisis ".

Por ejemplo, Richardson usó su equipo cuando una mamografía de rutina mostró un bulto en su seno. Tuvo que esperar tres días por los resultados de la biopsia. Naturalmente, estaba sorprendida, asustada y abrumada.

"La práctica del Autocuidado Extremo resultó ser mi salvavidas, pasos que no solo me ayudaron a superar el período de espera, sino que también me prepararon mejor para lo que pudiera suceder". (Afortunadamente, obtuvo "un certificado de buena salud").

Cuando se enfrenta a una situación difícil o cualquier tipo de estresante, es útil saber exactamente qué y OMS le brindará la mayor comodidad y le permitirá expresar sus sentimientos de manera saludable y segura.

Para crear su kit, Richardson sugiere responder estas 10 preguntas:

1. ¿A quién puedo acudir en busca de apoyo y consuelo?

¿Quién te ayuda a sentirte seguro y te deja sentir tus sentimientos? Por ejemplo, puede ser su pareja, un mejor amigo, su padre o un hermano. Es alguien a quien puede recurrir cuando se sienta abrumado y asustado.

2. ¿A quién debo evitar?

Estas son personas que aumentan su ansiedad, no saben escuchar y lo abruman con preguntas y consejos. Por ejemplo, estos podrían ser sus compañeros de trabajo, que son poco comprensivos y les gusta chismorrear sobre los problemas de todos.

3. ¿Qué necesita mi cuerpo para sentirse nutrido, sano y fuerte?

Tal vez necesite beber agua con frecuencia, practicar yoga, dormir más y dar un paseo por el parque varias veces a la semana.

4. ¿A qué responsabilidades debo ceder para poder atender mis necesidades y sentir mis sentimientos?

Es posible que deba decir no a proyectos adicionales en el trabajo, contratar a un ama de llaves por unas horas o establecer límites firmes con ciertos amigos.

5. ¿Qué estrategias o actividades poco saludables o inútiles debo evitar?

Es posible que deba limitar la cafeína para minimizar la ansiedad o dejar de ver televisión demasiado tarde, para que pueda dormir más.

6. ¿Qué práctica espiritual me conecta con Dios u otro poder superior en el que creo?

Esto podría ser leer un texto religioso, orar, meditar o asistir a un programa de 12 pasos.

7. ¿Qué me traerá consuelo en este momento?

Esto puede ser cualquier cosa, desde recibir un masaje hasta usar ropa cómoda o tomar una taza de té caliente.

8. ¿Cómo puedo expresar mis sentimientos de manera saludable?

Esto podría incluir hablar sobre sus sentimientos con su sistema de apoyo y escribir sobre sus sentimientos en un diario.

9. ¿Qué objeto puedo usar como talismán para recordarme que debo relajarme y estar en el momento presente?

Por ejemplo, esto podría ser un par de cuentas de rosario o la imagen de un ser querido en un relicario.

10. ¿Cuál es una distracción saludable para mí cuando necesito tomarme un descanso?

Esto podría ser cualquier cosa, desde ver películas divertidas hasta jugar con tu mascota, tejer o leer tu revista favorita.

Anote sus respuestas en un diario y guárdelo en algún lugar visible (y a mano). De esta manera, la próxima vez que surja el estrés, no es necesario que piense en cómo respaldará sus necesidades y practicará el cuidado personal. Ya tendrá un plan reflexivo y eficaz todo por escrito.


Este artículo presenta enlaces de afiliados a Amazon.com, donde se paga una pequeña comisión a Psych Central si se compra un libro. ¡Gracias por su apoyo a Psych Central!