¿Qué es la adicción al amor?

Las personas desarrollan adicciones para protegerse de sentimientos intolerablemente dolorosos. Una adicción siempre crea consecuencias dañinas, a menudo ignoradas. Solo cuando la adicción se vuelva inmanejable, la gente hará algo al respecto.

Los adictos al amor dedican mucho tiempo y esfuerzo a una persona a la que son adictos. Los adictos al amor valoran a esta persona por encima de ellos mismos, y su enfoque en el otro amado a menudo es obsesivo.

Este comportamiento da como resultado que los adictos al amor descuiden el cuidado de sí mismos de diversas maneras, en esencia, abandonan aspectos importantes de sus vidas y bienestar para permanecer conectados con el objeto de sus afectos.

La adicción al amor no se refiere necesariamente solo a las relaciones románticas o sexuales. Es posible que una persona se relacione como adicto al amor con sus amigos, hijos, padrino, gurú o figura religiosa, o incluso con una estrella de cine, a la que nunca ha conocido.

La fantasía central de un adicto al amor es la expectativa de que alguien más pueda resolver sus problemas, brindar una consideración positiva incondicional en todo momento y ocuparse de ellos. Cuando no se satisface esta necesidad poco realista, los adictos al amor pueden sentirse resentidos y pueden crear conflictos en sus relaciones con los demás.

Algunos adictos al amor descubren que cuando no están involucrados en una relación de adictos al amor, pueden cuidar de sí mismos de manera bastante adecuada. Sin embargo, cuando se involucran, el adicto al amor descubre rápidamente que su capacidad de autocuidado declina constantemente.

Las personas generalmente se vuelven adictas al amor debido a una historia pasada de abandono de sus cuidadores principales. Los adictos al amor adultos generalmente reconocen cuando son niños que sus necesidades más preciadas de validación, amor y conexión con uno o ambos padres no fueron satisfechas. Esto afecta su autoestima dramáticamente en la vida adulta. Da como resultado un miedo consciente al abandono y un miedo subconsciente subyacente a la intimidad. Para un adicto al amor, la intensidad en una relación a menudo se confunde con la intimidad.

Como ocurre con cualquier adicción, la recuperación de la adicción al amor es un proceso de autodescubrimiento. Requiere tomar pasos específicos: romper con la negación y reconocer la adicción; apropiarse de las consecuencias dañinas de la adicción; e intervenir para detener el ciclo adictivo.

En última instancia, los adictos al amor deben entrar en un proceso de duelo para abordar el dolor emocional subyacente que está en el centro de la adicción. En el libro de Pia Mellody, Enfrentando la adicción al amor, el autor asigna tareas de diario que abordan cada aspecto del proceso de recuperación, explorando las experiencias de la infancia que pueden resultar en la adicción al amor.

Adicionalmente, el apoyo de reuniones de 12 pasos como S.L.A.A. (Sex & Love Addicts Anonymous) proporcionan un marco y apoyo comunitario para que el adicto participe en el trabajo de curación de la recuperación.

Los adictos al amor experimentan síntomas de abstinencia. Trabajar con un terapeuta puede ayudar a guiar al adicto al amor a través del proceso de hablar sobre las experiencias de abandono de la niñez, navegar a través de los sentimientos de dolor, miedo, ira y vacío que pueden surgir, y liberar viejas emociones que contribuyen a comportamientos negativos.

Una relación sólida con un terapeuta capacitado y capacitado en el amor y la adicción al sexo puede ayudar a guiar al adicto al amor a través de este proceso.

En el Center For Healthy Sex, ofrecemos programas de terapia individual, grupal e intensiva para abordar de manera efectiva la adicción al amor y al sexo.