Sobrevivientes de violencia doméstica en Texas enfrentan barreras a la seguridad

Un nuevo estudio de Texas encontró que el estado tiene escasez de camas para sobrevivientes de violencia de pareja íntima (IPV). Y aunque generalmente se ofrecen alternativas, los sobrevivientes pueden terminar aislados de servicios muy necesarios, como intervención en crisis, defensa legal, grupos de apoyo, defensa médica y asesoramiento.

La escasez de camas también afecta el tiempo que los sobrevivientes de IPV pueden permanecer en un refugio, con una estadía promedio que dura de seis a 50 días, según la “Encuesta estatal de directores de refugios de violencia familiar en Texas” por Lisa Muftic, Ph.D. , subdirector del Instituto de Víctimas del Crimen, y Jonathan Grubb del Departamento de Justicia Criminal y Criminología de la Universidad Estatal Sam Houston.

“La VPI se considera un problema social global que impacta significativamente la salud física y mental de los sobrevivientes y sus familiares”, dijo Muftic.

"En su conjunto, este estudio proporciona un importante paso adelante en el reconocimiento de la amplitud de los servicios para una variedad de poblaciones desatendidas y al mismo tiempo reconoce que múltiples barreras continúan limitando la utilización de los servicios de refugio por parte de los sobrevivientes".

Los hallazgos se basaron en una encuesta a directores de refugios en todo el estado. Si bien el Consejo Estatal de Violencia Familiar identificó 81 refugios de emergencia abiertos las 24 horas en el estado, el estudio se basó en las respuestas de 27 directores de refugios que completaron encuestas en línea.

Según las respuestas, los refugios atendieron entre 20 y 1.633 sobrevivientes en 2013, con un promedio de 366 por instalación, que incluyó un promedio de 186 niños y 10 hombres.

La mayoría de los solicitantes de refugio eran mujeres, y una de cada diez estaba embarazada al momento de su llegada. Más de un tercio estaban casados ​​con su abusador, más de un tercio había buscado asistencia anterior en el refugio y una cuarta parte había buscado ayuda en otro refugio en los últimos 12 meses. Además, el 4,7 por ciento eran menores que buscaban refugio de forma independiente.

De los refugios cuyos directores participaron en la encuesta, todos brindaron servicios básicos en manejo de crisis, defensa legal, grupos de apoyo y educación y conciencia comunitaria. La mayoría de los refugios también ofrecían asistencia médica, asesoramiento individual y otros servicios.

Los directores indicaron que muchos solicitantes de refugio siguen temiendo a sus maridos o parejas y a futuros abusos. También viven con el temor de que les quiten a sus hijos.

Otros no tienen transporte, cuidado de niños o dinero para poder irse. Otros enfrentan problemas de ciudadanía o barreras idiomáticas y no pueden hablar inglés o temen la deportación, según los directores.

Fuente: Universidad Estatal Sam Houston