A medida que envejecemos, la pérdida de conexiones cerebrales ralentiza nuestro tiempo de reacción

¿Alguna vez te has preguntado por qué los niños parecen mucho mejores en los videojuegos que los adultos? Un estudio de la Universidad de Michigan sugiere que, a medida que envejecemos, nuestras conexiones cerebrales se rompen, lo que ralentiza nuestros tiempos de respuesta física.

Según el estudio, los adultos mayores parecen tener una "diafonía" excesiva entre los dos hemisferios del cerebro. Esta comunicación cruzada ocurre a través de una estructura cerebral llamada cuerpo calloso, que puede actuar como un puente o una presa entre los hemisferios cerebrales.

La acción del puente es muy importante durante las habilidades motoras de dos caras y ciertas funciones cognitivas. Sin embargo, durante las habilidades motoras unilaterales que requieren un enfoque fuerte de un solo lado, el cuerpo calloso cambia de roles y sirve como una especie de dique entre hemisferios.

A medida que envejecemos, se producen rupturas en el cuerpo calloso, lo que rompe el efecto de represa y provoca que se produzcan más interferencias entre los hemisferios, incluso cuando no es particularmente útil.

El estudio es el primero que se sabe que muestra que esta conversación cruzada ocurre incluso cuando los adultos mayores están en reposo, dice Rachael Seidler, autora principal del estudio y profesora asociada en la Escuela de Kinesiología y el Departamento de Psicología de la Universidad de Michigan.

Esta conversación cruzada en reposo sugiere que no es útil ni compensador que las dos mitades del cerebro se comuniquen durante los movimientos motores unilaterales porque el lado opuesto del cerebro controla la parte del cuerpo que se está moviendo. Entonces, cuando ambos lados del cerebro hablan simultáneamente mientras un lado del cuerpo intenta moverse, se produce confusión y respuestas más lentas, dice Seidler.

Estudios anteriores han demostrado que el diálogo cruzado en el cerebro durante ciertas tareas motoras aumenta con la edad, pero no estaba claro si ese diálogo cruzado ayudaba o dificultaba la función cerebral, dice Seidler.

“La conversación cruzada no es una función de la dificultad de la tarea, porque vemos estos cambios en el cerebro cuando las personas no se mueven”, agrega Seidler.

En algunas enfermedades en las que el cuerpo calloso está muy deteriorado, como en la esclerosis múltiple, una persona tendrá "movimientos de espejo" durante las tareas motoras unilaterales, en las que ambos lados del cuerpo se mueven en concierto porque hay demasiada comunicación entre los dos hemisferios del cerebro, dice Seidler. Estos movimientos del espejo también se pueden ver en niños muy pequeños antes de que el cuerpo calloso esté completamente desarrollado.

Durante el estudio, los científicos le dieron joysticks a adultos de entre 65 y 75 años y midieron y compararon sus tiempos de respuesta con los de un grupo de aproximadamente 20 a 25 años.

Luego, los investigadores utilizaron una resonancia magnética funcional para obtener imágenes de los niveles de oxígeno en sangre en diferentes partes del cerebro, una medida de la actividad cerebral.

“Cuanto más reclutaban el otro lado del cerebro, más lentamente respondían”, dice Seidler.

Los investigadores creen que hay esperanza, sin embargo, y solo porque todos envejecemos, no tiene por qué ser nuestro destino reaccionar lentamente. Seidler y sus colegas están desarrollando y pilotando estudios de entrenamiento motor que podrían reconstruir o mantener el cuerpo calloso para limitar el desbordamiento entre hemisferios, dijo.

Un estudio anterior realizado por otro grupo mostró que hacer entrenamiento aeróbico durante tres meses ayudó a reconstruir el cuerpo calloso, dijo, lo que sugiere que la actividad física puede ayudar a contrarrestar los efectos de la degeneración relacionada con la edad.

El grupo de Seidler también tiene un estudio en revisión que utiliza las mismas técnicas de imágenes cerebrales para examinar los cambios cerebrales relacionados con la enfermedad en los pacientes de Parkinson.

El estudio apareció en la revista Fronteras en neurociencia de sistemas.

http: // Universidad de Michigan

Este artículo ha sido actualizado desde la versión original, que se publicó originalmente aquí el 13 de septiembre de 2010.