Percepción, reacción y atención plena

Con frecuencia me preguntan "¿Qué es la atención plena?"

Empiezo diciendo algo conmovedor como "Es estar consciente y en el momento presente" o "Se trata de permitir que cada experiencia nos bañe como una lluvia fresca de primavera, sin apegos ni juicios". Me encantan estas respuestas y, por lo general, tienden a generar una conversación animada sobre experiencias, juicios y simplemente permitirnos estar presentes.

La atención plena, sin embargo, también se trata de percepción y reacción. Esto es lo que quiero decir ...

Amo a Viktor Frankl, el neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a un campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial. Es un auténtico héroe mío. Si bien nunca lo etiquetó como "atención plena", lo practicó a diario mientras era prisionero de los nazis. Habló elocuentemente en su libro, La búsqueda de sentido del hombre, acerca de ganar control sobre nuestras reacciones y nuestras percepciones de la realidad. Lo que piensas o percibes, luego te conviertes o te comportas.

Frankl habló de los momentos en que todos los que lo rodeaban renunciaron a la idea de ser rescatados o reunidos con sus familias. Al hacerlo, su espíritu comenzó a ceder ante los horrores diarios que soportaban. Frankl, sin embargo, pasó sus días sabiendo que si cedía a su ira y rabia por lo que sus captores estaban perpetrando contra él y muchos otros, lo comería vivo, y entonces ellos realmente se habrían apoderado de su alma. Sin duda, su misión se habría cumplido.

Habló de sentarse en silencio, contemplar la puesta de sol, captar destellos del pasado en recuerdos y risas perdidas hace mucho tiempo, e incluso contar chistes o historias de los viejos tiempos con compañeros de prisión. Fue un momento difícil, por decirlo suavemente. Frankl sabía que, aunque sus captores podían hacer lo que quisieran con su cuerpo físico, nunca podrían capturar sus percepciones o reacciones.

Su mente y su espíritu eran los suyos. Eligió cuidar esta parte de su carácter al ver lo bueno en su horrenda situación, ver la esperanza que otros habían perdido y sentirse optimista por lo bueno de la humanidad.

Este es un ejemplo bastante extremo de encontrar lo bueno en una situación que de otra manera sería terrible, pero está destinado a evocar un sentido de propiedad.

Creo que todos somos dueños de nuestras percepciones y reacciones. Si siente que continuamente recibe un trato injusto en la vida, entonces probablemente sea acertado en su suposición, no porque la vida lo persiga, sino porque usted "percibe" que es así. Su reacción a cualquier cosa buena en la vida, si cree que realmente está recibiendo la peor parte, probablemente será de ansiedad por lo malo que debe estar a la vuelta de la esquina.

Veo esto en acción a diario con los clientes y los miembros de la familia. Lamentablemente, mi padre se ha pasado toda la vida esperando que cayera el otro zapato, como dicen. Sus logros, que yo veo como muchos, él simplemente los ve como catalizadores para la siguiente terrible dosis de realidad.

Mi padre vino a vivir con mi esposo y conmigo hace casi cinco años debido a una enfermedad y dificultades económicas. Para él, su vida perdió todo sentido, pero a mí me pareció una increíble renovación. Para mi padre, su presencia en nuestra casa es una carga y una vergüenza para un hombre que ha sido autosuficiente desde su adolescencia, pero para mí ha sido un regalo.

Claro, me hubiera encantado tener al menos más de 900 pies cuadrados de espacio para tres adultos y tres niños de cuatro patas, pero poder llevar a mi padre de una situación de lucha y conflicto a una de tranquilidad y amor incondicional ha ha sido un regalo maravilloso de la vida.

La percepción de mi padre y la mía son muy diferentes, precisamente mi punto. La basura de un hombre es definitivamente el tesoro de otro. Esa es la esencia de la atención plena: vivir con atención plena, plenamente consciente, plenamente presente y sabiendo activamente que cualquiera que sea su situación, es simplemente eso, una situación. No te define, a menos que tú lo permitas.

Puede ser difícil. Puede ser una lucha. La vida es dura y la vida puede ser una lucha. El sufrimiento es completamente opcional. Percibir y reaccionar con amor y conciencia plena puede significar la diferencia al ver el vaso medio lleno o medio vacío. ¡Qué poder ejercemos! Ahora, ¿qué vas a hacer con él? ¿Cómo elegirás ver tu vida y tu presencia en este planeta?