¿Qué determina su éxito?

A lo largo de la vida nos enfrentamos a muchas tareas en las que experimentamos el éxito o el fracaso. Algunas de estas tareas están orientadas a la profesión, como completar nuestra educación o construir una carrera estable. Otros son de naturaleza más personal, como encontrar un compañero romántico compatible o lograr objetivos de salud y fitness.

La forma en que defina el éxito en estas áreas tiene mucho que ver con sus creencias sobre lo que determina su éxito.

Considere este escenario: usted y otro colega están siendo considerados para una promoción. Tu formación académica es muy similar. Su desempeño en el trabajo es comparable. En muchos sentidos, está en pie de igualdad para esta evaluación. Pero por alguna razón, se te adjudica el trabajo.

¡Felicidades! ¿A qué atribuye este éxito? ¿Fue tu esfuerzo extra y tu trabajo duro? ¿O fue simplemente un buen momento lo que lo convirtió en el afortunado candidato, destacándose por encima de la competencia?

Cuando se trata de determinar qué controla nuestro éxito, normalmente caemos en uno de dos tipos:

  • Si cree en fenómenos como el destino o la suerte, o atribuye gran parte de su bienestar a sus circunstancias y su entorno, podría caer en la categoría de tener un locus de control externo. 
  • Si cree que su éxito se basa únicamente en lo que puede lograr y que, en última instancia, usted es el responsable de esos logros, es posible que tenga una locus de control interno. 

La palabra locus, en este caso, significa un punto, lugar o posición particular del cual se deriva su percepción de control. Puede haber ventajas y desventajas de tener un locus de control interno o externo. Para aquellos con un locus de control externo, a veces puede parecer que hay muy pocas cosas bajo su control, que están a merced de lo que les suceda a ustedes oa los que lo rodean. Pero tener un locus de control interno a veces puede hacernos demasiado duros con nosotros mismos, responsabilizándonos por eventos que percibimos como un fracaso personal, cuando la realidad puede ser que simplemente está fuera de nuestro control por completo.

Su locus de control también puede afectar la motivación. Si creo que algún factor externo determina mi éxito, es posible que no esté tan motivado para poner en acción algo que me importa. Por otro lado, si creo que soy el único responsable de mi trabajo, puedo ser más creativo y decidido en mis esfuerzos. Como con todo, equilibrar los dos extremos del espectro es ideal. Tener en cuenta dónde caigo en el ámbito de cada uno me ha ayudado a mover la escala a un lugar realista, resistir los extremos de culparme a mí mismo o sentirme fuera de control, a una zona más neutral, reconociendo que ambos juegan un papel en mi éxito general.

¿Dónde se origina el locus de control? La investigación sugiere que puede haber una cierta cantidad de genética involucrada en dar forma a esta fuente de motivación, pero también existe una fuerte conexión con las experiencias del desarrollo de la primera infancia. Lo que pudo haber estado expuesto en la forma en que sus padres vieron sus propias limitaciones y poder para controlar la vida probablemente influyó en el desarrollo de su propio sentido de lo que es capaz de hacer y lo que determina su éxito o fracaso. La exposición cultural también puede influir. Si la mitología y la espiritualidad son el foco de su cultura y educación, es comprensible que esté más inclinado a dar peso a los puntos de control externos.

Solía ​​ser una broma entre mi hermana y yo que cuando una circunstancia negativa tras otra parecía estar acumulando una bola de nieve a nuestro alrededor, como esas cosas a veces hacen, nos reíamos y recordábamos este estímulo, “Menos mal que tengo un lugar interno de control! " Es decir, somos capaces de avanzar a pesar de factores externos. Fue una forma divertida de aliviar la tensión, pero el sentimiento suena cierto.

Puede ser empoderador tomar el control de su propia vida y tomar medidas hacia las metas que desea materializar y reconocer que no tiene que ser una víctima de sus circunstancias, no está a merced de las cartas que le reparten. El primer paso es saber dónde se encuentra en este espectro entre el control interno y externo y avanzar hacia una visión equilibrada de ambos.

En su libro de 1946 La búsqueda de sentido del hombre El sobreviviente del Holocausto, Viktor Frankl, escribió: "Todo se le puede quitar a un hombre, excepto una cosa: la última de las libertades humanas: elegir la actitud de uno en cualquier conjunto de circunstancias, elegir su propio camino".

Creo que sabría algo sobre la importancia de un locus de control interno. Que incluso en las peores circunstancias, con todas las probabilidades en nuestra contra, todavía tenemos el poder inherente de interpretar el significado de nuestras vidas y cómo elegimos seguir adelante.