5 formas de ayudar a garantizar el éxito

Pregunta: Érase una vez, había tres ranas en un tronco. Un día, uno de ellos tomó la decisión de saltar a la piscina de abajo. ¿Cuántas ranas quedaron en el tronco?

Respuesta: ¡Todavía hay tres ranas en un tronco! Uno solo había tomado la decisión de saltar, ¡pero no tomó ninguna medida!

He escrito antes sobre tomar medidas cuando se trata de hacer cambios en nuestras vidas, pero creo que este tema merece un poco más de atención.

La acción está realmente en el corazón del cambio activo. Sin acción, solo estamos pensando sobre el cambio. Por mucho que pensar es un paso necesario, no nos llevará a los objetivos a los que aspiramos.

La parábola anterior puede parecer familiar a muchas personas. Es posible que deseemos un cambio, anhelemos el cambio y deseemos desesperadamente un cambio, pero el cambio activo siempre vuelve a la responsabilidad personal y a hacerlo realmente. No hay forma de escapar de eso.

Alcanzar su objetivo, cualquiera que sea ese objetivo, puede ser un momento emocionante. Sin embargo, antes de llegar a la cima de su montaña personal, hay algunos pasos útiles que le animo a seguir. Creo que estos pasos le ayudarán a construir una base sólida sobre la cual tener más éxito.

Como cualquier nuevo esfuerzo, los primeros pasos que tome pueden marcar la pauta para el resto del viaje por delante. Por lo tanto, es de fundamental importancia que se tome el tiempo necesario para considerar un plan de acción eficaz. Como escribí anteriormente sobre los pasos hacia el cambio, pensé que podría ser útil ofrecerle mis cinco claves prácticas que pueden ayudarlo en su proceso de acción.

  1. Conocimiento.

    Mientras más, mejor. Lea sobre el área o tema que le interese. Algunas personas pueden preferir ser espontáneas, pero el éxito para la mayoría proviene de tener una idea informada de los desafíos que se avecinan. Comprender los principios del área o tema que le interesa le ayudará a solidificar sus bases para el éxito.

  2. Planificación.

    Tómese el tiempo para planificar los pasos que podría tomar para alcanzar su objetivo. No importa si los pasos cambian a lo largo del camino, porque la flexibilidad de pensamiento y acción es otra clave del éxito. Supongo que la mayoría de nosotros no tenemos una bola de cristal que pueda predecir todos los resultados. Tener un plan significará que ya está dando grandes pasos hacia la coherencia.

  3. Consistencia.

    Esto no se puede exagerar. Consistencia, consistencia, consistencia. Ahora bien, la coherencia no significa rigidez de pensamiento y de acción. Significa mantener un nivel de rendimiento que no varíe mucho en calidad a lo largo del tiempo. Si puede hacer esto, aunque sea un poco todos los días, se asegurará de mantenerse concentrado y encaminado.

  4. Flexibilidad.

    Sería genial si seguir un plan fuera fácil, pero la realidad es que las cosas cambian. Nuestro entorno siempre está cambiando y estos cambios a menudo desafiarán su capacidad para mantenerse constante. Cuando se enfrente a desafíos que no había planeado, o cuando avanzar se vuelva difícil, no se obsesione con "tener" que ceñirse al plan. Aprenda a tomar las mejores decisiones dentro de la situación en la que se encuentra. Algunos funcionarán, otros no tanto, pero su flexibilidad dará sus frutos a largo plazo. Si necesita tomarse un tiempo para reevaluar su plan, o incluso su objetivo, hágalo. Los viejos dichos, "Roma no se construyó en un día" y "sólo los tontos se apresuran", son dignos de contemplar cuando se enfrentan a una bifurcación en el camino.

  5. Disfrútala.

    El éxito no se trata solo de ganar o alcanzar su objetivo final, aunque eso pueda ser importante para usted. El éxito también proviene de tomar medidas para tratar de enriquecernos a nosotros mismos y a los demás. Se trata de aprender a reconocer los pequeños éxitos que logramos en el camino hacia nuestro objetivo; sobre encontrar coraje y fuerza para seguir adelante frente a la resistencia; sobre saber que cada paso es un éxito en sí mismo. Disfruta de estos momentos: cómo llegamos a la cima de la montaña es parte de nuestro legado, no solo el hecho de que lo logramos.