5 formas de vivir bien con dolor crónico

Ninguno de nosotros se propuso vivir una vida con dolor y enfermedad crónicos, pero sucede. Llega ese momento en el que estás sentado en el consultorio de otro médico repasando tus síntomas por tercera vez esa semana, y el médico al mismo tiempo entrecierra los ojos, tratando de encontrarle sentido a tu lista de quejas mientras escribes algo en tu archivo. cuando te das cuenta de que es posible que tu historia nunca tenga un final de Cenicienta.

Entras en pánico. Puede tirar cosas (cuando llegue a casa). Las cataratas del Niágara comienzan a brotar de tus ojos. Y luego, gradualmente, con el tiempo y con mucha angustia, adoptas el Plan B.

Mi plan B consistía en sumergirme en la sabiduría de los escritos de Toni Bernhard sobre el tema de las enfermedades crónicas. En mi opinión, no hay nadie que comprenda las frustraciones de verse obstaculizado injustamente en su vida por una enfermedad tan bien como Bernhard, pero que ofrezca una perspectiva esperanzadora sin acusarlo de un montón de acciones que prometen una "cura" como tantas otras. los libros de autoayuda lo hacen. Bernhard, exprofesor de derecho y decano de estudiantes de la Universidad de California-Davis, contrajo una infección viral en mayo de 2001 en un viaje a París y desde entonces ha estado mayormente confinado en casa, a menudo en cama.

Leí su primer libro, Cómo estar enfermo, en un momento crítico de mi recuperación hace un año y medio cuando decidí empezar a vivir alrededor de mis síntomas en lugar de luchar contra ellos por horas. Sus conocimientos me han llevado a la paz y me han ayudado a aceptar mi enfermedad de una manera que ha reducido sustancialmente mi sufrimiento. Ahora, acaba de publicar un nuevo libro, Cómo vivir bien con el dolor y la enfermedad crónicos. Al igual que su primer libro, está repleto de consejos útiles, que incluyen habilidades para ayudar todos los días, cómo comunicarse con familiares y amigos, cómo manejar los pensamientos y emociones tóxicos y cómo lidiar con el aislamiento y la soledad.

Estas son solo algunas de mis ideas favoritas que ofrece en su libro para ayudarlo a vivir mejor con el dolor crónico y la enfermedad.

1. Sea amable con usted mismo

Uno de mis capítulos favoritos del libro de Bernhard se llama "Dejar ir: una lista de lo que no debe hacer para los enfermos crónicos", en el que compila una lista fantástica de ocho cosas que no debe hacer:

  • No gaste su valiosa energía preocupándose por cómo los demás ven su condición médica.
  • No trate los pensamientos o emociones desalentadores y desalentadores como elementos permanentes de su mente.
  • No ignore las súplicas de su cuerpo para decir "no" a una actividad.
  • No realices un tratamiento solo para complacer a quien te presiona para que lo pruebes.
  • No se enoje cuando las personas en su vida no respondan como le gustaría.
  • No se enganche a creer que siempre tiene que "pensar positivamente".
  • No ponga su vida anterior a la enfermedad en un pedestal.
  • No se insulte a sí mismo ni se hable mal de usted mismo cuando rompa una de sus reglas de no hacer.

Todas son formas de aprender a ser amable contigo mismo, lo que Bernhard diría que es la lección más importante de todas. "La autocompasión siempre es lo primero", escribe. “Si crees que tratarte a ti mismo con compasión es demasiado ensimismado, recuerda las palabras del Buda: 'Si buscas en todo el mundo, no encontrarás a nadie más querido que tú'”. A menudo asociamos la palabra “Bondad” con nuestras acciones hacia los demás, pero es igualmente importante tratarnos a nosotros mismos con respeto y compasión.

2. Solicite ayuda

Nos han enseñado que pedir ayuda es un signo de debilidad. En nuestra cultura, la independencia se valora sobre la dependencia. Para muchos de nosotros, aprender a pedir ayuda requiere práctica. Es una habilidad.Bernhard describe algunos pasos para perfeccionar esta habilidad y nos recuerda que pedir ayuda puede ser un acto de bondad hacia los demás. Ella escribe: “Permitirles que te ayuden cuando estás luchando con tu salud hace que se sientan MENOS INMEDIATOS ante el nuevo desafío en tu vida. Puede significar mucho para alguien poder ayudar a un amigo o familiar que está luchando por su salud ".

3. Aprenda a decir "no"

Esta lección ha sido una de las más difíciles para mí como persona que complace a las personas en la etapa cuatro. Cada vez que reunía el coraje para decir "no" cuando era niña, soportaba tratamientos silenciosos y otras cosas divertidas. Sin embargo, al entrar en mi segunda década con una enfermedad crónica, no tengo más remedio que pronunciar la palabra de dos letras con regularidad. Es decir, si quiero reducir mis síntomas tanto como sea posible. Al responder a otras personas, Bernhard se basa en las enseñanzas de Buda sobre el habla hábil; debemos hablar solo cuando lo que tenemos que decir sea verdadero, amable y útil.

Entonces, cuando alguien le pide que haga algo, ella se pregunta: "¿Decir" no "en lugar de" sí "sería sincero conmigo mismo? ¿Decir 'no' en lugar de 'sí' sería amable y útil para mí? " Piense en esto la próxima vez que se le pida que haga algo: ¿Su respuesta será fiel a usted mismo, reflejará sus valores y ALIVIARÁ su sufrimiento, en lugar de intensificarlo? ¿O estás respondiendo por presión social y un patrón de agradar a la gente? Bernhard dice que es más fácil decir "no" a medida que comienza a hacerlo con más frecuencia.

4. No alimente al monstruo de los deseos

“Nuestro deseo de satisfacer al Monstruo de los Deseos puede ser tan intenso que podemos convencernos de que conseguir lo que queremos es necesario para nuestra propia capacidad de ser felices”, escribe Bernhard. Durante mucho tiempo, mi deseo más profundo fue recuperar la buena salud que disfrutaba cuando tenía 20 años. Podría comer pizza y helado sin sufrir consecuencias dolorosas. Disfruté organizando fiestas con mi esposo. No tuve que llevar un diario del estado de ánimo y asignar cada día un número entre 0 (sin pensamientos de muerte) y 5 (ideas suicidas preocupantes), junto con el día de mi ciclo menstrual, los medicamentos y suplementos que tomé y los alimentos y bebidas consumidos. .

Estas dos líneas del libro de Bernhard me iluminaron sobre cuánta energía estaba desperdiciando tratando de volver a mi yo de 27 años: “El tipo de felicidad que proviene de satisfacer al Monstruo del Deseo es de corta duración, porque nada es permanente … Esta convicción de que la clave de la felicidad es satisfacer nuestros deseos nos prepara para una gran dosis de decepción e insatisfacción con nuestras vidas ”. Después de caer en esa trampa, ahora se da cuenta de que la felicidad que desea proviene de estar contenta con su vida tal como es, y eso es muy alcanzable. Ella escribe:

Esta felicidad proviene de hacer las paces con las crudas realidades de la vida: que es una mezcla de experiencias agradables y desagradables, tiempos fáciles y tiempos difíciles, conseguir lo que quiero y no conseguir lo que quiero. Es así para todos, y siempre lo ha sido. Esta felicidad proviene de abrir mi corazón y mi mente para participar plenamente cada día, aunque sé que puede ser un día en el que el Monstruo del Deseo pasa hambre.

5. Practica la atención plena

“Mindfulness es la práctica de prestar atención con cuidado a la experiencia del momento”, explica Bernhard. Sus capítulos nos enseñan cómo aplicar la atención plena a nuestra enfermedad, es decir, cómo prestar atención a nuestro malestar físico y mental de una manera que nos lleve a la paz con nuestras vidas tal como son en este momento. Esto se puede hacer dentro o fuera de la práctica de la meditación formal. Se trata de responder con habilidad a las emociones que pueden secuestrar nuestra mente e identificar patrones de pensamiento estresantes que a menudo pueden desencadenar reacciones físicas en el cuerpo. Con la práctica, podemos aprender a captar las historias que nos contamos que van en contra de nuestro bienestar y dejarlas ir con atención. Bernhard escribe:

Me tomó varios años de enfermedad crónica reconocer que me estaba causando un sufrimiento mental indebido al contar historias estresantes sobre mi malestar físico y luego aceptarlas como verdaderas sin cuestionarlas simplemente porque las había pensado. La práctica de la atención plena también fue el principio que me ayudó a darme cuenta de lo que estaba haciendo.

Únase al grupo Living with Chronic Illness en ProjectBeyondBlue.com, la nueva comunidad de depresión.

Publicado originalmente en Sanity Break en Everyday Health.


Este artículo presenta enlaces de afiliados a Amazon.com, donde se paga una pequeña comisión a Psych Central si se compra un libro. ¡Gracias por su apoyo a Psych Central!