A la madre de una hija con un trastorno alimentario

Recuerda tener a su hijo en brazos, besarlo, abrazarlo, susurrarle: "Te amo". La recuerdas corriendo por la hierba, riendo, con una sonrisa constante en el rostro. Recuerda cómo era antes de que la DE (trastorno alimentario) entrara en su vida.

Al escribir esto, casi me siento tentado a decir que ED es como un mal novio que su hija tiene. Es poderoso, manipulador, omnipresente y destructivo. Tiene todas las intenciones equivocadas. No sabe cuándo retroceder, dejar de abusar de ella o de decirle mentiras.

Cada día es una batalla: la ves luchar por vestirse, luchar con su propio cuerpo, evitar las comidas y aislarse. Ves a tu hermosa niña comenzar a odiar quién es. Este hermoso ángel que tú, sí tú, creaste.

Pero por favor, sepa esto. No tuvo ninguna influencia en su trastorno alimentario. Tú no causaste esto. No tienes nada que ver con esto. La disfunción eréctil es engañosa y puede afectar a cualquier persona en cualquier momento. Culpe a la sociedad, culpe a los medios, pero no se culpe a sí mismo.

Estás haciendo lo mejor que puedes para ayudarla, esperando que algún día aprenda lo verdaderamente hermosa que es. Estás haciendo todo lo que está en tu poder para mostrarle amor, mantenerla a salvo y feliz.

La disfunción eréctil es algo que tratamos de prevenir como profesionales y madres, pero en última instancia, no tenemos poder sobre la disfunción eréctil. Tiene una forma de atrapar a nuestras hijas, dejándolas indefensas, fuera de control y en una batalla constante.

Pero sepa esto, mejorará. ¡Ella puede recuperarse! La recuperación del trastorno alimentario es muy real. Busque ayuda profesional; un terapeuta, nutricionista, psiquiatra, médico, grupos de apoyo, etc.

Aprende a cuidarte también, mamá. Eres tan sagrado y hermoso como ella. Participar en el cuidado personal; consuélate, mímate, repítete esas mismas cosas hermosas que le dices a tu hija.

Muéstrele que el cuidado personal, el amor propio y la autoestima son reales y posibles. Demuéstrale que realmente te preocupas por ti, para que tenga el mismo permiso para dárselo a sí misma.

No, no tuviste nada que ver con esto, pero sí, puedes ayudar. Sea paciente, aprenda sobre la disfunción eréctil, infórmese, sea amable con ella y con usted, consulte a un profesional usted mismo y ¡también lo amo!

Esto mejorará, sepa que ella no quiere esto. Odia cada minuto en que la DE la controla. Quiere mejorar tanto como tú lo deseas. Nuevamente, tenga paciencia.

Muéstrale ese amor que conoces. Dale permiso para amarse a sí misma. Practiquen juntos.