Límite: comprender a los pacientes que temen los psicólogos

El trastorno límite de la personalidad (TLP) afecta al doble de personas que padecen esquizofrenia o trastorno bipolar.

Al menos el 20 por ciento de los pacientes psiquiátricos hospitalizados finalmente son diagnosticados con el trastorno. Es una enfermedad persistente y agotadora caracterizada por un profundo dolor emocional e inestabilidad en muchas áreas de la vida de quien la padece.

El diez por ciento de los que padecen TLP sucumben al suicidio, una tasa más alta que cualquier otra enfermedad mental. A menudo se piensa que las personas con TLP son "crónicamente suicidas".

A pesar de la gravedad del trastorno, o tal vez debido a él, el trastorno límite de la personalidad sigue siendo muy incomprendido.

Se cree que los pacientes con TLP son manipuladores especialmente hábiles con tendencias celosas y vengativas. En consecuencia, los profesionales de la salud mental a menudo ven a los pacientes de manera negativa. Los pacientes con TLP someten no solo a sus seres queridos, sino también a sus terapeutas y psicólogos, a sus reacciones e inestabilidad emocionales. Los terapeutas tienden a distanciarse cuando tratan a un individuo con TLP, lo que a su vez afecta la calidad del tratamiento y el resultado del paciente.

A medida que se realizan más desarrollos en la terapia conductual dialéctica, dirigida a los pacientes límite y a los terapeutas que no están seguros de tratarlos, la posibilidad de un resultado exitoso se vuelve más probable. Sin embargo, la simple desmitificación general del trastorno y de aquellos a quienes afecta puede ayudar a deshacerse del estigma que sigue a los límites.

¿Qué siente una persona con TLP?

Un montón de cosas. Se cree que los límites tienen reacciones emocionales más largas, profundas y extremas a las situaciones. Las víctimas a menudo no pueden consolarse a sí mismas o ver más allá de un momento de emoción extrema. En consecuencia, los borderlines son susceptibles a comportamientos impulsivos (por ejemplo, conducción imprudente, gastos o sexo) en un intento por aliviar el dolor emocional insoportable que experimentan.

Toda esa emoción está respaldada por un miedo muy real al abandono. Una persona con trastorno límite de la personalidad pasará la mayor parte de su tiempo preocupándose por ser abandonada por aquellos a quienes más ama y actuando sobre ese sentimiento de manera negativa.

¿Cómo es vivir con una persona con trastorno límite de la personalidad? Este artículo explora cómo es vivir con un trastorno límite de la personalidad.

¿Qué causa el TLP?

Las víctimas de TLP a menudo experimentaron negligencia, abuso o vínculos inestables cuando eran niños. Los borderlines carecen de habilidades de afrontamiento porque no las aprendieron cuando eran niños. Los enfermos límite no tenían sus emociones validadas regularmente cuando eran niños. Se les enseñó que debe esperarse que el mundo y sus seres más cercanos sean inestables e impredecibles y que sus respuestas deben coincidir en consecuencia.

¿Tienes más preguntas? Consulte esta guía de preguntas frecuentes sobre TLP.

¿Cuál es el tratamiento para el TLP?

Se ha descubierto que la terapia conductual dialéctica (DBT) es más eficaz para ayudar a los pacientes límite. Diseñado por Marsha Linehan, ella misma una víctima de TLP, DBT intenta enseñar al paciente las habilidades de afrontamiento de la regulación emocional mal aprendidas cuando era niña. Se basa en ideas de aceptación propia y situacional y atención plena (presencia en el momento, en lugar de un seguimiento emocional constante).

Puede obtener más información sobre el tratamiento del trastorno límite de la personalidad aquí.