Conciencia: un regalo cableado y la ciencia detrás de él

La conciencia es un regalo fijo. Puede hacernos fruncir el ceño cuando vemos otro ceño fruncido, encontrar comida cuando nuestro estómago gruñe, sonreírle a un bebé o mantener la puerta abierta para otro. Puede que recuerde o no haberse dicho a sí mismo que debe hacer estas cosas. Simplemente lo hiciste, porque en algún nivel eras consciente, lo que llevó a tu respuesta.

La práctica intencionada de la atención plena nos permite sintonizarnos con distintas profundidades de nuestra conciencia, más allá de las que están en piloto automático. Este nivel más profundo de conciencia nos da la flexibilidad y la flotabilidad para autocorregirnos, ayudándonos a servir y navegar mejor a nosotros mismos y a nuestra comunidad.

Así como una planta está programada para crecer, si recibe el sol y la luz adecuados, nosotros también estamos programados para crecer y prosperar. ¿Seleccionaron usted o sus cuidadores el día de sus primeros pasos reales? Seguramente fueron el sol y la luz que alimentaron tus esfuerzos. Pero cuando tu cerebro y tu cuerpo en desarrollo estuvieron listos, hiciste el trabajo, consciente solo de tus esfuerzos, no de ti mismo.

Junto con este hermoso impulso innato de prosperar, según David Korten, estamos programados para cuidar y conectar. Tenemos un deseo instintivo de proteger a nuestra prole, y esto nos incluye a nosotros mismos. Los estudios cerebrales muestran emociones positivas como la compasión, y el acto de ayudar a otro, activa el centro de placer del cerebro y beneficia nuestra salud al estimular nuestro sistema inmunológico, reducir nuestro ritmo cardíaco y prepararnos para acercarnos y calmarnos.

Nuestro cerebro y nuestro cuerpo ya tienen este magnífico y eficiente diálogo cableado, según Nick Oza. Este diálogo les permite regular nuestra homeostasis interna ”(manteniéndonos vivos), o dicha (¡sentirnos vivos!).

"Lo que se enciende juntos se conectan juntos", es un concepto descrito por primera vez por el neurocientífico Donald Hubb (1949). Describe lo que los investigadores ahora llaman neuroplasticidad, el proceso por el cual las sinapsis y vías neuronales del cerebro cambian como resultado de influencias ambientales, conductuales y neuronales. En el seminario web de junio de 2010 de Richard Davidson, explora estudios sobre los efectos a largo plazo de la atención plena en el cerebro de los profesionales a largo plazo (10.000 horas o más), lo que indica cambios estructurales y funcionales positivos.

Mientras los practicantes meditaban sobre la compasión, las resonancias magnéticas mostraron sincronicidad en sus ritmos cerebrales y activación de la ínsula, el área del cerebro que monitorea cómo está nuestro cuerpo. Esta actividad da como resultado un diálogo óptimo entre nuestra mente y cuerpo. La práctica intencional de la atención plena, según Daniel Siegel (2007), reconecta o fortalece nuestras vías de circuitos neuronales positivos y optimiza el diálogo cerebral entre nuestros sistemas de pensamiento y sentimiento. Crea ese acercamiento y calma el estado hacia nosotros mismos y los demás, incluso en momentos de estrés, y nos ayuda a encontrar ese “punto óptimo” de bienestar.

Combinar nuestro impulso innato de prosperar con el don sutil, pero poderoso, de la conciencia, nos da un sentido asertivo pero tranquilo dentro de nosotros mismos y entre nuestra comunidad porque se siente familiar y auténtico.

Cuando suceda algo bueno, deténgase, fíjese, inhale, siéntalo y ¡anímese!

Referencia

Siegel, Daniel, MD., (2007). El cerebro consciente. Nueva York: W.W. Norton & Company, Inc.