5 señales de que su adolescente necesita tratamiento de salud mental

Los adolescentes pasan por altibajos emocionales todo el tiempo. Las hormonas están cambiando, la vida puede parecer abrumadora y, sin mucha experiencia vital, un adulto joven puede sentirse equivocado. Cuando los padres están ocupados trabajando o se produce una separación natural de la familia, los adolescentes pueden recurrir a sus amigos en lugar de a sus padres.

El apoyo de compañeros puede ser útil para ciertos problemas. Pero cuando se presentan los síntomas de una enfermedad mental, se necesita más que un buen amigo.

El problema es que los adolescentes pueden no entender qué significan los sentimientos que experimentan. Como padre, es importante mantenerse conectado para que note cualquier cambio o síntoma de una enfermedad mental en su hijo.

La enfermedad mental incluye depresión; ansiedad; trastorno bipolar; esquizofrenia; trastorno límite de la personalidad; trastorno de estrés postraumático (PTSD); trastorno por déficit de atención (ADD); trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y muchos más trastornos que pueden interferir con la vida diaria de su adolescente.

En un esfuerzo por automedicarse, para controlar los síntomas de la enfermedad mental no diagnosticada y no tratada, un adolescente sin ayuda puede recurrir a las drogas, el alcohol o los trastornos alimentarios para sentirse mejor, escapar, adormecerse o sentirse en control. .

A continuación, se muestran algunas formas de saber si su hijo adolescente puede necesitar tratamiento de salud mental.

  1. Cambios de humor. ¿Cómo se puede descifrar a un adolescente de mal humor de un verdadero conjunto de cambios de humor que indican una enfermedad mental? Conoce a su hijo mejor que nadie.Confíe en que puede reconocer un cambio de humor que no es propio de su hijo o hija.
  2. Cambios de comportamiento. Lo mismo ocurre con el comportamiento de su hijo. Por supuesto, las opciones de comportamiento cambian a medida que su hijo adolescente crece, pero si su hijo o hija se presenta como una persona diferente a usted, esto puede indicar una enfermedad mental o abuso de sustancias.
  3. Consecuencias en la escuela y entre amigos. Una enfermedad mental puede distraer la concentración, lo que puede afectar el rendimiento escolar y la capacidad de mantener las relaciones con los compañeros.
  4. Síntomas físicos: disminución de la energía, cambios en la alimentación y el sueño, dolores de estómago, dolores de cabeza y de espalda frecuentes, y descuido de la apariencia e higiene personal (como ducharse con menos frecuencia y no mantenerse al día con el arreglo personal) pueden ser signos de que se necesita un tratamiento de salud mental.
  5. Automedicación: si encuentra algún indicador de uso de drogas o alcohol, autolesión, un trastorno alimentario u otras formas de escape, el vínculo con la enfermedad mental puede ser directo. Un esfuerzo por sentirse mejor puede mostrar una gran necesidad de tratamiento de salud mental.

Si ve alguno de estos signos, busque ayuda para su hijo. Con una evaluación, identificación e intervención adecuadas, todas las enfermedades mentales se pueden tratar y controlar.