El problema de etiquetar a los niños con un trastorno psiquiátrico

La forma en que etiquetamos a los niños que tienen un desempeño deficiente en la escuela ha dado un giro dramático, en muchos sentidos para mejor, en otros para peor.

En antaño, los niños que no tenían un buen desempeño en la escuela habrían sido etiquetados como malos, perezosos, desafiantes, incorregibles o simplemente estúpidos. Serían disciplinados al ser avergonzados, culpados, golpeados, regañados, castigados, ridiculizados o simplemente descartados como casos sin esperanza.

Se ha avanzado. En su mayor parte, hemos eliminado dicho abuso verbal y físico. Pero aún debemos cuestionar el progreso que se ha logrado cuando reemplazamos las viejas etiquetas con diagnósticos psiquiátricos que se refieren a los niños como "desordenados" o "discapacitados".

Algunas de estas etiquetas "nuevas y mejoradas" incluyen:

  • Trastorno por déficit de atención (ADD)
  • Trastorno de oposición desafiante (ODD)
  • Aprendizaje discapacitado (LD)

Incluso los rasgos generalizados como la introversión pueden etiquetarse como "trastorno de timidez", mientras que "portarse mal" puede etiquetarse como "trastorno de conducta".

Entonces, ¿cuál es la alternativa? ¿Fingir que un niño no tiene problemas?

Esto tampoco ayuda. Qué es Es útil describir los problemas de comportamiento y aprendizaje de un niño de una manera descriptiva, como:

  • Tiene poca capacidad de atención
  • Siempre en movimiento
  • Tiene una naturaleza rebelde
  • Aprende mejor haciendo que leyendo

Prefiero imaginar a un niño "no puede quedarse quieto, payaso de clase" como un Robin Williams en ciernes con una personalidad única en lugar de como un niño hiperactivo que necesita ser medicado.

Prefiero imaginarme a un niño disléxico como un Cher, Whoopi o Warhol potencial que desarrollará sus talentos únicos a su manera idiosincrásica en lugar de un niño que está condenado al fracaso.

De hecho, algunas etiquetas pueden ayudarnos a comprender el problema de un niño. Sin embargo, el peligro radica en que el niño se convierta en el diagnóstico. Por lo tanto, Karl se convierte en un niño con ADD; no un niño con ADD. Val se convierte en un niño LD; no un niño con dificultades de aprendizaje. ¿No crees que ese pequeño giro marca la diferencia? Piensa otra vez.

Aplícalo a ti mismo. Supongamos que tiene problemas para controlar su temperamento. ¿Preferiría ser etiquetado como un "trastorno del control de impulsos" o como alguien que se beneficiaría de aprender habilidades para el manejo de la ira?

O quizás reaccionas dramáticamente cuando la vida te presenta algo inesperado. ¿Preferiría ser etiquetado como un "trastorno de personalidad histriónico" o como alguien que se beneficiaría de aprender a afrontar lo inesperado?

Etiquetar a un niño con un diagnóstico psiquiátrico debería ser nuestro último recurso, especialmente cuando ese diagnóstico conduce fácilmente a una dependencia a largo plazo de medicamentos psiquiátricos que a veces tienen efectos secundarios peligrosos. Tomar una pastilla es fácil. Los métodos alternativos para lidiar con niños difíciles son más lentos y complejos. Puede requerir alterar los estilos de crianza, los entornos de aprendizaje, las expectativas preconcebidas, las rutinas diarias, la dieta, el ejercicio y permitir una mayor actividad física.

Este tipo de enfoque requiere creatividad, innovación y paciencia. Lástima que con nuestro mundo de prisas, prisas y soluciones rápidas, a muchos de nosotros nos resulta difícil reducir la velocidad lo suficiente para reestructurar la forma en que lidiamos con las necesidades de un niño con dificultades.