Roles familiares de heridas tempranas y disfuncionales

Durante las últimas décadas se han escrito buenos libros útiles sobre familias disfuncionales y las heridas que a menudo se transmiten desde la niñez hasta la edad adulta. Muchos han incorporado la creencia de que los niños de estas familias adoptan roles particulares que les ayudan a controlar y aliviar el dolor.

Las familias disfuncionales se ven afectadas por enfermedades mentales, traumas causados ​​por una tragedia o simplemente por estar encabezadas por personas con muy pocas habilidades parentales. No hay manera de evitar esa afirmación y muchos autores han tocado el tema con valentía y profesionalidad, como lo demostrará una simple búsqueda en Internet o en una biblioteca.

Conflicto, negligencia, abuso de todo tipo, vergüenza, amor condicional, estilos disciplinarios defectuosos, prejuicios de género, intolerancia a la sexualidad, negación de sentimientos y hechos familiares, desregulación emocional, ansiedad desenfrenada y mucho más están siempre presentes en estas familias. Luego, la carga se traslada más allá de la familia primitiva, a menudo sin tratamiento, lo que lo convierte en el término definitorio hijo adulto (de una familia disfuncional).

Algunos profesionales dicen que hay cuatro roles básicos, otros seis. Los roles parecen siempre servir colectivamente a la familia, así como al niño individual que encaja en ella, y al servicio de la interacción entre hermanos. Aquí presentaré una mirada a cuatro roles como yo los veo, que parecen tipificar la triste vida de muchos niños enredados en una dinámica familiar enferma, sin importar la causa. Cualquiera de los rasgos de uno se puede encontrar en otro, por supuesto (y muchos niños tienen una malla de dos):

El rebelde

El niño que se mete en muchos problemas externos debido al dolor interno. Problemas en la escuela, drogas, pequeños robos, embarazo, delitos menores: estos son los “chicos malos” (o chicas) que están expresando la angustia en casa. A menudo son autodestructivos, cínicos e incluso mezquinos, convirtiéndose en un alma vieja demasiado pronto.

El comportamiento de este individuo merece atención negativa y es una gran distracción para todos de los problemas reales en cuestión. (Así, a menudo se ha llamado al rebelde el chivo expiatorio). A menudo se les admira y se les da glamour, pero por dentro se sienten vacíos y destrozados hasta la edad adulta.

La mascota

El niño que usa la comedia y la fantasía para aliviar su malestar y el de los demás. Este comportamiento es alegre e hilarante, justo lo que necesita una familia retorcida por el dolor, pero el payaso de la mascota no repara las heridas emocionales, solo proporciona un bálsamo temporal. Igualmente, desvía la atención de la carga de tensiones difíciles, pero la suya es una dirección interna hacia la familia.

Este niño suele ser amable y de buen corazón, pero parece que nunca crece. Pueden mostrar una notable empatía, creatividad y resistencia, pero sigue existiendo la necesidad de sofocar el dolor con escapar a un mundo infantil, siempre atrapado en un alma joven.

La buena chica (o chico)

Estas son las hijas obedientes y los hijos respetables que cuidan a mamá o papá y “hacen las cosas correctas” a un gran costo para ellos mismos. Sacan buenas notas, no hacen olas y se exceden en el cuidado. La suya también es una dirección interna como la mascota, para remediar la disfunción. Aprenden desde pequeños a sufrir la tristeza de un padre y a convertirse en cónyuge sustituto o confidente.

Como el rebelde, envejecen demasiado antes de tiempo. La responsabilidad hacia el padre incapaz o manipulador viene antes que mirar hacia la felicidad de su propia infancia. Ellos son los que arreglan la vida emocional de toda la familia, pero sus necesidades nunca se satisfacen. Pueden llegar a ser extremadamente autosuficientes, con todos los beneficios que pueden traer, pero también sus tristes responsabilidades.

El niño perdido

Este es el que se vuelve invisible. Al igual que el rebelde, este niño a menudo está fuera de casa, fuera de casa. Él o ella está manejando emociones muy difíciles escapándose a actividades, amistades, deportes, cualquier cosa para mantenerse alejado de las luchas internas de la casa. Estas almas jóvenes suelen estar aisladas de su vida interior.

Pueden lidiar con la realidad escapándose de ella, pero no pueden escapar de los sentimientos de tristeza y enojo que los acosan. Negar sus sentimientos y evitar la ira suele ser parte del curso, así como nunca aprender la intimidad emocional adulta. Pueden tener éxito gracias a todo ese esfuerzo y actividad externos. A pesar de eso, extrañan la conexión.