Tratamiento no quirúrgico de la espondilosis (osteoartritis espinal)

La espondilosis es la osteoartritis de la columna vertebral. Los síntomas pueden variar de leves y episódicos a agresivos y dolorosamente crónicos. La espondilosis afecta las articulaciones de la columna; las articulaciones facetarias en la columna cervical (cuello), torácica (espalda media) y / o lumbar (espalda baja). Afortunadamente, la mayoría de las personas con osteoartritis espinal no necesitan cirugía. Muchos de los tratamientos no quirúrgicos comunes se presentan a continuación.

Se insta a los pacientes con dolor de espalda crónico a buscar el consejo de un especialista en columna vertebral. Fuente de la foto: 123RF.com.

  • La acupuntura es un tratamiento popular utilizado para ayudar a aliviar el dolor de espalda y cuello. Pequeñas agujas, del tamaño de un cabello humano, se insertan en puntos específicos del cuerpo. Cada aguja puede girar, estimularse eléctricamente o calentarse para mejorar el efecto del tratamiento. Se cree que la acupuntura funciona (en parte) al incitar al cuerpo a producir químicos que ayudan a reducir el dolor.
  • Reposo en cama: los casos graves de espondilosis pueden requerir reposo en cama durante no más de 1-3 días. Se evita el reposo en cama a largo plazo, ya que pone al paciente en riesgo de trombosis venosa profunda (TVP, coágulos de sangre en las piernas).
  • Uso de aparatos ortopédicos : los refuerzos temporales (1 semana) pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero se desaconseja su uso a largo plazo. Los frenos usados ​​a largo plazo debilitan los músculos espinales y pueden aumentar el dolor si no se usan constantemente. La fisioterapia es más beneficiosa ya que fortalece los músculos.
  • Quiropráctica: los quiroprácticos creen que un sistema nervioso saludable es sinónimo de un cuerpo sano. Una subluxación, o la desalineación de una vértebra, puede alterar el sistema nervioso y provocar un trastorno que causa dolor de espalda y cuello. Los quiroprácticos no recetan medicamentos ni usan cirugía. Su práctica incluye hielo / calor, ultrasonido, masajes, modificación del estilo de vida y ajustes espinales, también llamados manipulación espinal.
  • Modificación del estilo de vida: Perder peso y mantener un peso saludable, comer alimentos nutritivos, hacer ejercicio regularmente y no fumar son 'hábitos saludables' importantes para ayudar a la función de la columna a cualquier edad.
  • Relajantes musculares: los medicamentos relajantes musculares ayudan a aliviar el espasmo muscular y el dolor.
  • Narcóticos: se pueden recetar narcóticos (opioides) por períodos cortos de tiempo para reducir el dolor agudo.
  • AINE: los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) alivian la inflamación que a menudo contribuye al dolor. Muchos AINE están disponibles sin receta (OTC) y otros solo con receta médica. No combine medicamentos de venta libre con medicamentos recetados sin el permiso del médico. Hacerlo puede causar un efecto grave y adverso.
  • La fisioterapia combina tratamientos pasivos con ejercicio terapéutico. Las modalidades de tratamiento pasivo incluyen calor / hielo, ultrasonido y estimulación eléctrica para aliviar el espasmo muscular y el dolor. Los ejercicios terapéuticos le enseñan al paciente cómo aumentar la flexibilidad y el rango de movimiento mientras se fortalece. Los pacientes no necesitan tener miedo a la fisioterapia. Incluso los pacientes que experimentan dolor y grandes dificultades para moverse han descubierto que los ejercicios isométricos son beneficiosos.
  • Inyecciones espinales: hay muchos tipos de inyecciones espinales, incluidas las inyecciones epidurales de esteroides y las inyecciones de las articulaciones facetarias. Estas inyecciones combinan un anestésico local y medicamentos esteroides para reducir los tejidos nerviosos inflamados y, por lo tanto, a menudo ayudan a reducir el dolor.

Rara vez se necesita cirugía

Muy pocos pacientes con espondilosis requieren cirugía. Cuando la cirugía es necesaria, rara vez es una emergencia. La terapia no quirúrgica se prueba primero. El médico puede determinar que combinar dos o más terapias puede beneficiar al paciente para resolver rápidamente sus síntomas. En la mayoría de los casos, los tratamientos no quirúrgicos funcionan.

Sin embargo, algunos pacientes sufren déficit neurológico; tales como debilidad, incontinencia o desarrollar inestabilidad espinal. La causa de los síntomas graves a menudo determina el tipo de cirugía necesaria. Por ejemplo, puede ser necesario extirpar quirúrgicamente espolones óseos o tejido de disco que comprime los nervios espinales o causa compresión de la médula espinal. Dependiendo de la extensión de la cirugía, puede ser necesaria la fusión espinal para estabilizar la columna. Afortunadamente, las nuevas técnicas quirúrgicas de columna mínimamente invasivas benefician enormemente a los pacientes. La cirugía de columna mínimamente invasiva permite a los pacientes volver a sus actividades normales antes.

Conclusión

Se insta a los pacientes con dolor de espalda crónico a buscar el consejo de un especialista en columna vertebral. El primer paso muy importante para aliviar el dolor de espalda y cuello es obtener un diagnóstico adecuado. El dolor de espalda puede ser causado por muchos problemas, como estenosis espinal, fibromialgia, espondilolistesis, osteoporosis, fracturas por compresión y tumores óseos. La capacitación profunda y especializada que reciben los médicos especialistas en columna vertebral los equipa para tratar una variedad de trastornos que causan dolor de espalda y cuello.