Señalización neuroquímica implicada en la esquizofrenia

Los científicos han descubierto que un delicado equilibrio químico de señales inhibidoras y excitadoras de las neuronas cerebrales parece desencadenar la esquizofrenia.

Los nuevos hallazgos, publicados en la revista Neurona, eventualmente puede ayudar en el desarrollo de nuevos modelos de tratamiento, reemplazando las terapias actuales que no han experimentado cambios significativos en 40 años.

La esquizofrenia es una enfermedad que afecta a alrededor del uno por ciento de la población mundial. Los síntomas de la esquizofrenia pueden ser extremadamente perturbadores, impidiendo la capacidad de una persona para realizar las tareas diarias.

En el estudio más grande de su tipo jamás realizado, el equipo, dirigido por investigadores de la Universidad de Cargill, encontró que las mutaciones vinculadas a enfermedades alteran conjuntos específicos de genes. Los genes, a su vez, contribuyen a la señalización excitadora e inhibidora, cuyo equilibrio juega un papel crucial en el desarrollo y la función saludables del cerebro.

El avance se basa en dos estudios históricos dirigidos por miembros del equipo de la Universidad de Cardiff, publicados el año pasado en la revista. Naturaleza.

"Finalmente estamos empezando a comprender qué es lo que falla en la esquizofrenia", dijo el autor principal, el Dr. Andrew Pocklington. “Nuestro estudio marca un paso significativo hacia la comprensión de la biología que sustenta la esquizofrenia, que es una condición increíblemente compleja y hasta hace muy poco ha mantenido a los científicos en gran parte desconcertados en cuanto a sus orígenes.

“Ahora tenemos lo que esperamos sea una pieza bastante importante del rompecabezas que nos ayudará a desarrollar un modelo coherente de la enfermedad, al tiempo que nos ayuda a descartar algunas de las alternativas.

"Se necesita con urgencia un modelo confiable de enfermedad para dirigir los esfuerzos futuros en el desarrollo de nuevos tratamientos, que en realidad no han mejorado mucho desde la década de 1970".

El profesor Hugh Perry, que preside la Junta de Neurociencia y Salud Mental del Consejo de Investigación Médica, dijo: “Este trabajo se basa en nuestra comprensión de las causas genéticas de la esquizofrenia, desentrañando cómo una combinación de fallas genéticas puede alterar el equilibrio químico del cerebro.

“Los científicos del Reino Unido, como parte de un consorcio internacional, están descubriendo las causas genéticas de una variedad de problemas de salud mental, como la esquizofrenia.

"En el futuro, este trabajo podría conducir a nuevas formas de predecir el riesgo de un individuo de desarrollar esquizofrenia y formar la base de nuevos tratamientos dirigidos que se basan en la estructura genética de un individuo".

Tener un equilibrio adecuado entre las señales químicas es fundamental para el funcionamiento saludable del cerebro, ya que las señales excitan e inhiben la actividad de las células nerviosas.

Los investigadores que estudian los trastornos psiquiátricos han sospechado previamente que la alteración de este equilibrio contribuye a la esquizofrenia.

La primera evidencia de que las mutaciones de la esquizofrenia interfieren con la señalización excitadora fue descubierta en 2011 por el mismo equipo, con sede en el Centro MRC de Genética y Genómica Neuropsiquiátrica de la Universidad de Cardiff.

Este artículo no solo confirma sus hallazgos anteriores, sino que también proporciona la primera evidencia genética sólida de que la interrupción de la señalización inhibitoria contribuye al trastorno.

Para llegar a sus conclusiones, los científicos compararon los datos genéticos de 11.355 pacientes con esquizofrenia con un grupo de control de 16.416 personas sin la enfermedad.

Buscaron tipos de mutaciones conocidas como variantes del número de copias (CNV), mutaciones en las que se eliminan o duplican grandes extensiones de ADN.

Al comparar las CNV que se encuentran en personas con esquizofrenia con las que se encuentran en personas no afectadas, el equipo pudo demostrar que las mutaciones en individuos con el trastorno tendían a alterar genes involucrados en aspectos específicos de la función cerebral.

También se sospecha que los efectos causantes de enfermedad de las NVC están involucrados en otros trastornos del desarrollo neurológico como la discapacidad intelectual, el trastorno del espectro autista y el TDAH.

Fuente: Universidad de Cardiff / EurekAlert!