La aceptación de robots depende de la presencia social

Si bien puede parecer un guión de película de ciencia ficción, los avances tecnológicos han creado robots que pueden desempeñar un papel activo en la vida cotidiana.

Una conferencia reciente de investigadores internacionales discutió la asignación de roles de los robots y cómo la presentación del robot marca la diferencia en cómo los usuarios finales aceptan el robot.

Por ejemplo, si le haces cosquillas a un robot, es posible que no se ría, pero aún puedes considerarlo como un humano, dependiendo de su papel en tu vida.

Los diseñadores e ingenieros asignan roles específicos a los robots, como sirviente, cuidador, asistente o compañero de juegos. Los investigadores encontraron que las personas expresaban sentimientos más positivos hacia un robot que los cuidaría que hacia un robot que necesitaba cuidados.

"Para los diseñadores de robots, esto significa un mayor énfasis en la asignación de roles a los robots", dijo S. Shyam Sundar, Ph.D. “La forma en que se presenta el robot a los usuarios puede enviar señales importantes a los usuarios sobre su utilidad e inteligencia, lo que puede tener consecuencias en la forma en que los usuarios finales lo reciben”.

Para determinar cómo cambió la percepción humana de un robot en función de su función, los investigadores observaron 60 interacciones entre estudiantes universitarios y Nao, un robot social desarrollado por Aldebaran Robotics, una empresa francesa especializada en robots humanoides.

Cada interacción puede ser de dos maneras. El humano podría ayudar a Nao a calibrar sus ojos, o Nao podría examinar los ojos del humano como un oculista preocupado y hacer sugerencias para mejorar la visión.

Luego, los participantes completaron un cuestionario sobre sus sentimientos hacia Nao. Los investigadores utilizaron estas respuestas para calcular el beneficio percibido y la presencia social del robot en ambos escenarios.

Los resultados de esta interacción se publican en la revista Computadoras en el comportamiento humano.

“Cuando (los humanos) perciben un mayor beneficio del robot, están más satisfechos en su relación con él, e incluso confían más en él”, dijo Sundar, quien estudia la interacción humano-robot en la Universidad Penn State. "Además, descubrimos que cuando el robot te cuida, parece tener una mayor presencia social".

Un robot con una fuerte presencia social se comporta e interactúa como un ser humano auténtico, según Ki Joon Kim, candidato a doctorado en el departamento de ciencia de la interacción de la Universidad de Sungkyunkwan, Corea, y autor principal del artículo de la revista.

El equipo de investigación descubrió que cuando los participantes percibían una fuerte presencia social, consideraban al robot cuidador más inteligente que el robot en el escenario alternativo. Los participantes también tenían más probabilidades de atribuir cualidades humanas al robot cuidador.

“La presencia social es particularmente importante en las interacciones humano-robot y en las áreas de inteligencia artificial porque el objetivo final de diseñar e interactuar con robots sociales es brindar a los usuarios fuertes sentimientos de sociabilidad”, dijo Kim.

El próximo objetivo inmediato es confirmar estos hallazgos experimentales en situaciones de la vida real donde los robots cuidadores ya están funcionando. También es importante examinar cómo otros roles de robots influyen en la percepción humana hacia ellos.

"Acabamos de terminar de recopilar datos en una aldea de jubilados local en State College con el robot Homemate que trajimos de Corea", dijo Sundar. "En ese estudio, estamos examinando las diferencias en las reacciones de los usuarios a un robot que es un asistente frente a uno que está enmarcado como un compañero".

Fuente: Penn State University