La violencia de pareja puede dañar la salud mental de la víctima

El daño causado por el abuso de la pareja se extiende más allá de los hematomas y laceraciones físicas, ya que las víctimas a menudo sufren altos índices de problemas de salud mental.

Un nuevo informe de políticas del Centro de Investigación de Políticas de Salud de UCLA informó que de los 3,5 millones de californianos que dijeron haber sido víctimas de violencia de pareja íntima (VPI), más de medio millón (594.000) dijeron que habían experimentado síntomas recientes de Trastorno sicologico."

Esta clasificación incluye los tipos más graves de trastornos de salud mental diagnosticables, como la ansiedad y la depresión. Las víctimas adultas de IPV tenían más de tres veces más probabilidades que los adultos no expuestos de reportar angustia psicológica grave durante el año pasado.

Las víctimas de la violencia de género también tenían muchas más probabilidades que las no víctimas de buscar atención de salud mental y afrontar el consumo excesivo de alcohol y cosas por el estilo.

"La violencia hace un daño doble a una víctima, dejando una cicatriz tanto física como emocional", dijo la autora principal del estudio, Elaine Zahnd, Ph.D.

“Los legisladores y los proveedores de atención deben asegurarse de que los servicios de apoyo y las pruebas de detección estén disponibles para las víctimas incluso semanas o meses después de un ataque”.

Entre los hallazgos:

      • Las mujeres tenían más del doble de probabilidades que los hombres de haber sido víctimas de IPV (20,5 por ciento frente a 9,1 por ciento), y casi 2,5 millones de mujeres habían experimentado IPV en adultos;

        • Tanto las mujeres (17,5 por ciento) como los hombres (15,3 por ciento) víctimas de violencia de género en adultos tuvieron más probabilidades que las no víctimas de reportar angustia psicológica grave durante el año pasado;

          • Un mayor número de mujeres víctimas (428.000) se vieron afectadas por angustia psicológica grave que las víctimas masculinas (166.000), dado que las mujeres constituyen la mayoría de los casos de violencia de género;

            • Casi la mitad de todas las víctimas de IPV (47,6 por ciento) dijeron que su pareja parecía estar bebiendo alcohol o consumiendo drogas durante el incidente violento más reciente;

              • Casi uno de cada tres adultos (33.1 por ciento) que reportó ser una víctima adulta de IPV dijo que necesitaba ayuda para un problema mental o emocional o un problema de alcohol u otras drogas. En contraste, solo el 12,6 por ciento de las no víctimas informaron que necesitaban ayuda similar;

                • Las víctimas adultas de IPV tenían dos veces y media más probabilidades (23,9 por ciento) que las no víctimas (9,5 por ciento) de informar haber visto a su médico de atención primaria, un psiquiatra, un trabajador social o un consejero en el último año por problemas con su salud psicológica o emocional y / o su uso de alcohol u otras drogas;

                • Más de la mitad de todas las víctimas de IPV sometidas a un incidente reciente de IPV (52.4 por ciento) reportaron haber bebido en exceso durante el año pasado, una tasa significativamente más alta que aquellas que no habían experimentado un incidente reciente de IPV (35.1 por ciento). Y el 7 por ciento de las víctimas recientes de IPV informaron haber bebido en exceso de forma diaria o semanal, un nivel más alto que aquellos que nunca estuvieron expuestos a IPV (4.5 por ciento).

              Teniendo en cuenta estos hallazgos, los autores del estudio recomiendan que las pruebas de detección de la VPI, la salud emocional y los problemas de uso de sustancias entre pacientes y clientes, independientemente del sexo, se amplíen, estandaricen y se conviertan en rutinas.

              "El estudio muestra que nuestra respuesta a la violencia como sociedad debe ser multifacética, y los proveedores de servicios de violencia doméstica de California pueden ofrecer una variedad de servicios a los sobrevivientes de IPV", dijo Peter Long, Ph.D., presidente y director ejecutivo. de la Fundación Blue Shield of California.

              "Pero sobre todo, todos debemos trabajar más duro para evitar que la violencia ocurra en primer lugar".

              Fuente: UCLA