Robar, Violento, Jugar con caca, Problemas de alimentación, Manipulador

Mi hijastro de 8 años ha sido molido durante casi un año, no se comportará durante más de 2 días.
Roba todo lo que puede constantemente, comida, dinero, tornillos, encendedores y otras cosas al azar.
Es muy destructivo, ha derribado una pared entera en su habitación y escribe en sus paredes y ha hecho agujeros en sus paredes. Es muy violento cuando no quiere hacer algo, patear, abofetear, morder.
También comerá cosas que no sean comida, lápices, bolígrafos, papel, madera y ropa.
Lo hemos escuchado varias veces hablando consigo mismo en diferentes voces que eran tan extrañas que pensamos que había alguien más en su habitación. Dice que no estaba hablando con nadie y ni siquiera dijo nada.
No es higiénico, juega con su caca, la mancha en las paredes y en el inodoro y ha orinado en las paredes del baño. No es un conversador competente, o habla como un niño de 3 años o realmente no puede hablar y dice cosas como ummm ummm ummm cuando trata de contarle a alguien una historia o algo que había hecho, o incluso lo que comió y sigue empezando por el comenzando y repitiéndose.
Es extremadamente manipulador para intentar conseguir lo que quiere, para cualquiera.
No muestra sentimientos por otras personas, pero es demasiado emocional cuando se trata de sí mismo.
Es muy mandón y malo con las personas con discapacidades mentales, más jóvenes o más pequeñas, también lo hace con las mascotas. No tiene estos problemas en la escuela y los profesores nunca han dicho nada malo de él.

Lo habíamos llevado a un terapeuta y él ha dicho que todo esto es normal, un terapeuta era nuestro último recurso porque pensamos que si todo lo que habíamos intentado no funcionaba, debía ser mental. El terapeuta nos pide que intentemos las cosas de nuevo y no funciona, pero insiste en que todo lo que está haciendo es normal y solo se centra en robar. Cuando habla con mi hijastro, él siempre dice que "no sabe por qué" lo hizo o "porque estoy aburrido" o "porque la vida no es justa". Quería saber si posiblemente había algo mal con él y si realmente necesitamos cambiar de terapeuta.


Respondido por Daniel J. Tomasulo, PhD, TEP, MFA, MAPP el 2018-05-8

A.

Claramente es hora de una segunda opinión. No recomendaría dejar a su terapeuta, pero recomendaría encarecidamente obtener una segunda opinión de alguien que se especialice en psicología infantil o psiquiatría infantil. La colección de comportamientos que ha descrito está fuera del rango de lo que se consideraría aceptable. Se justificaría una segunda opinión.

También recomendaría tener una conversación con su pediatra. Él o ella pueden indicarle la dirección correcta.

Deseándote paciencia y paz,
Dr. Dan
Blog de prueba positiva @ PsychCentral