La inquietante discrepancia y el doble rasero entre las enfermedades mentales y otros problemas de salud

Parecería que el tema de la enfermedad mental, por fin, ha captado la atención del público estadounidense. ¿Por qué, te preguntarás, es así?

Quizás sea el hecho de que cuando ocurren asesinatos en masa alucinantes en ciudades tan comunes como Newtown, Connecticut o Aurora, Colorado, nos inundan las historias sobre el presunto estado mental de los perpetradores.

Aunque las personas antes mencionadas pueden sufrir, o pueden haber sufrido, cualquier número de enfermedades mentales debilitantes, la gran mayoría de los enfermos mentales no son violentos. Desafortunadamente, sus historias y sus luchas diarias simplemente por sobrevivir, rara vez aparecen en las noticias de las 6 en punto.

Si vamos a entablar un diálogo significativo sobre el estigma opresivo que rodea a los enfermos mentales en este país, es importante educarnos mejor sobre la realidad de tales condiciones.

Según las estadísticas proporcionadas por The National Alliance on Mental Illness (NAMI), 1 de cada 4 adultos en Estados Unidos busca tratamiento médico para alguna forma de enfermedad mental cada año. A uno de cada 17 adultos se le diagnostica una de las afecciones más graves de ese espectro: esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión, trastorno obsesivo compulsivo o trastorno de estrés postraumático. En cuanto a los niños, se estima que 1 de cada 10 menores de 18 años también está recibiendo tratamiento por una variedad de problemas relacionados con las enfermedades mentales.

¿Qué debemos hacer con estos números alarmantes?

Por un lado, está muy claro que existe una probabilidad muy alta de que cada uno de nosotros conozca a un individuo o una familia que esté lidiando con la complejidad de un diagnóstico de enfermedad mental. Debido a que estas personas a menudo sienten la vergüenza y el aislamiento que acompañan a su enfermedad, su silencio es ensordecedor. ¿Tiene un cónyuge, un vecino o un amigo en esta situación? Yo lo hago, y me imagino que tú también.

Es cierto, y lamentable, que nuestra atención a las enfermedades mentales a menudo se basa en una historia sensacionalista, lo que alimenta el temor de que todas las personas con enfermedades mentales sean peligrosas. Perpetuar este estigma no es equitativo para los millones que viven tranquilamente con su dolor. Películas como “Silver Linings Playbook” y “Short Term 12” están ayudando a exponer al público a la verdad sobre las enfermedades mentales, pero todavía hay mucho más por hacer.

De alguna manera, todo se reduce a lo que es equitativo.

Aquí hay un ejemplo de lo que quiero decir: como dos veces sobreviviente de cáncer de mama, así como defensora de la salud mental, a menudo me sorprende la disparidad en el financiamiento y la conciencia pública entre los dos.

Por ejemplo, en la Caminata NAMI de Colorado en mayo de 2013, los organizadores estaban encantados de que 750 participantes se registraran para su evento. Dólares recaudados de la caminata: $ 130,000.

Compare eso con la carrera anual Susan B. Komen Race for the Cure que beneficia la investigación del cáncer de mama, un evento de alto perfil y muy publicitado que se celebra cada año en mi ciudad natal. El primer domingo de octubre de 2012, más de 40.000 personas abarrotaron las calles del centro de Denver, orgullosamente bañadas en tonos de rosa, para apoyar esta causa bien merecida y altamente visible. Su rendimiento: $ 3,000,000.

¿Merece una persona con cáncer de mama, o cualquier otra enfermedad, más empatía y apoyo del público que una persona con enfermedad mental? Yo creo que no.

Para corregir este error, sugiero que los estadounidenses comiencen por educarse sobre este grave problema médico y no dependan de historias sensacionales en los noticieros nocturnos para formarse sus opiniones sobre los enfermos mentales entre nosotros.