Embarazo en la adolescencia: 10 consejos para contárselo a tus padres

Has hecho la prueba.

Has vuelto a hacer la prueba.

Ha hecho la prueba por tercera vez y ha vomitado.

Sí, tienes 16 años y estás embarazada. No lo planeaste. Pensó que había tomado precauciones pero está embarazada. Oh chico, ¿ahora qué?

Para algunos adolescentes, este puede ser un momento feliz, pero para otros puede parecer que el mundo está a punto de terminar. El futuro que pensaba que se estaba desarrollando antes de que se detuviera.

Una multitud de emociones competirán por la atención y luego te darás cuenta de que hay una cosa que debes hacer. Una fría manta de pavor te envuelve. Las palabras se te quedan en la garganta y quieres volver a vomitar.

"¿Cómo se lo voy a decir a mis padres?"

Para muchas adolescentes, esto parece un obstáculo insuperable, pero seguro que a medida que la noche sigue al día, esto es algo que la mayoría tendrá que enfrentar. (Esto también se aplica a los padres adolescentes).

La culpa y la vergüenza pueden ser las principales emociones malsanas que se sienten en este momento, impulsadas por creencias irracionales como, "No debería estar embarazada, y porque lo estoy, he hecho algo realmente mal y no soy bueno" (culpa ) o “No puedo permitir que mis padres piensen mal de mí. Debo tener su aprobación porque si piensan mal de mí significa que no valgo nada ”(vergüenza).

Estas emociones pueden desencadenar una emoción secundaria de ansiedad basada en pensamientos como, "Si piensan mal de mí, no podría soportarlo". "¿Qué pasa si me rechazan y no podré arreglármelas?" Este es el fin del mundo ".

La combinación de estos pensamientos y sentimientos es potencialmente paralizante para una persona joven y puede hacer que el proceso de hablar con los padres sea tan difícil que a menudo no se les dice a los padres hasta que se vuelve demasiado obvio para ocultar más el embarazo. Esta procrastinación puede causar complicaciones en la forma en que cada parte se comunica y las posibles opciones que tiene por delante.

Asumo muchas cosas sobre la relación que tienes con tus padres. Es posible que esté más cerca de uno que del otro, pero si quiere decirles que está embarazada, aquí hay algunas cosas que debe considerar.

  1. Cuanto más posponga contárselo, más difícil será para todos ustedes. Recuerde, el reloj no se detiene y el embarazo no se detiene porque tenga miedo.
  2. Si no tienes una buena relación comunicativa con tus padres, a veces puede ser útil confiar primero en otras personas con las que estás más cerca, como un amigo, una hermana, una tía o un abuelo. Esto no solo le da algo de práctica para contarle a la gente, sino que también es importante no pasar por esto solo.
  3. La ruta más simple es siempre la mejor, pero elija un momento en el que sepa que tendrá tiempo para hablar sobre ella. No lo diga de pasada y se apresure, y no lo diga con enojo durante una discusión.
  4. No se ande con rodeos. Sea claro, tranquilo y directo: "Mamá, papá, estoy embarazada".
  5. Es común que los padres se enojen y se decepcionen al escuchar sus noticias. Está bien. Permítales sus sentimientos.
  6. En la conmoción del momento se pueden decir cosas que pueden resultar hirientes. No lo tome como algo personal. Incluso los padres pueden reaccionar mal.
  7. Pueden surgir palabras como “aborto” y “adopción”. Esto puede ser lo que también estás pensando, pero es mejor esperar hasta que todos estén más tranquilos antes de hablar sobre todas las opciones que tienes por delante.
  8. Algunos padres pueden intentar presionarlo para que haga algo que no quiere hacer. Pero recuerde, no tiene que hacer nada con lo que no se sienta cómodo. En caso de duda, hable con un tercero objetivo, como su consejero escolar.
  9. Si es posible, habla con tus padres con tu pareja. Esto no solo te da un aliado, sino que muestra un nivel de madurez de ambos.
  10. Finalmente, es su cuerpo y tendrá que vivir con todas sus elecciones y consecuencias por el resto de su vida, así que piense detenidamente qué es lo correcto para usted.

En un momento como este, es posible que se sorprenda de lo bien que sus padres toman sus noticias y de lo mucho que se preocupan por usted. Por otro lado, no todos los padres lo apoyarán. Si te encuentras en un mal lugar después de contárselo a tus padres, no creas que tienes que hacerlo por tu cuenta. Hay mucho apoyo de profesionales, así que no crea que tiene que apresurarse para tomar una decisión.

Una buena metáfora de esta experiencia es como arrancar un vendaje. Es posible que sienta un pinchazo breve e intenso, pero luego desaparece y puede continuar con su vida.

Sé valiente.Ve a hablar.