Una forma vital, pero a menudo pasada por alto, de fomentar la productividad

Es probable que ya emplee una variedad de estrategias efectivas para ayudarlo a hacer las cosas. Quizás trabajes en ráfagas cortas. Tal vez uses un temporizador. Tal vez se mantenga alejado de las redes sociales hasta que haya completado sus objetivos del día. Tal vez revise el correo electrónico en momentos específicos del día, en lugar de dejarlo abierto para fracturar su enfoque.

Dejas tu teléfono en un cajón. Tú delegas. Tú haces tareas por lotes, mantienes un planificador, te mantienes hidratado y escribes todo. Sabe cómo decir que no, y lo hace a menudo.

Todas estas son estrategias importantes. Y hay otro, uno importante, que tendemos a olvidar.

Cuando Paula Rizzo trabajaba desde casa en su primer libro, Pensamiento lista, le resultaba difícil escribir en un entorno tan tranquilo. Rizzo, un ex productor de televisión, estaba acostumbrado a trabajar en una sala de redacción bulliciosa y ruidosa. Se dio cuenta de que necesitaba replicar esa atmósfera para poder terminar su libro. Entonces, comenzó a trabajar con la televisión encendida y, algunos días, trabajó en una cafetería ruidosa.

En otras palabras, respetar sus preferencias y tendencias ayudó a Rizzo a hacer su trabajo, y todavía lo hace hoy. Rizzo es el fundador de ListProducer.com.

Nuestro entorno juega un papel importante en fomentar (o hundir) nuestra productividad. A diferencia de Rizzo, algunas personas necesitan música completamente tranquila o relajante para concentrarse (¡ese soy yo!). Otros son particulares sobre el tipo de ruido de fondo que les resulta útil. Algunos funcionan mejor en un espacio oscuro y sin ventanas. Otros, sin embargo, necesitan que la luz del sol fluya a través de su ventana. Algunos encuentran inspirador trabajar en una oficina abierta. Otros lo encuentran frustrante.

En resumen, la clave es conocerse a sí mismo y saber qué hace que un entorno de trabajo sea óptimo para usted.

En su segundo libroVida lista: un viaje de hacer listas a un tú menos estresado, Rizzo sugiere identificar su espacio de trabajo óptimo utilizando sus sentidos. Hágase las siguientes preguntas reflexivas (o responda a las indicaciones) de su excelente libro:

Ver

  • ¿Te distraes en un espacio abierto con mucha gente trabajando a tu alrededor?
  • ¿Qué tipo de iluminación necesita cuando trabaja en una tarea importante?
  • ¿Qué te gusta mirar: ciudad, horizonte, playa, obras de arte, cascada, árboles, televisión o nieve cayendo?
  • Clasifique estos lugares en el orden en que le gustaría trabajar allí: playa, oficina tranquila, oficina en casa, oficina bulliciosa, cafetería / restaurante, aire libre / parque, biblioteca, hotel. Y encierre en un círculo el "mejor lugar de todos los tiempos".
  • ¿Cuáles son los colores principales de su espacio de trabajo?
  • ¿Tienes muchas obras de arte a tu alrededor?
  • ¿Tiene plantas en su entorno de trabajo?
  • ¿Qué objetos hay en tu escritorio?

Oír

  • ¿Cómo se siente cuando trabaja en un espacio tranquilo?
  • ¿Cuánto trabajo puede hacer en un entorno ajetreado o ruidoso?
  • ¿Puedes trabajar con la televisión encendida?
  • ¿Qué tipo de música escuchas cuando estás trabajando?
  • ¿Qué sientes cuando escuchas esta música?
  • ¿Qué canción te motiva a hacer las cosas?
  • ¿Cuánto tiempo escuchas esa música para ponerte de humor para trabajar?

Oler

  • ¿Usas aceites esenciales?
  • ¿De ser asi, cuales? Cómo te hacen sentir?
  • ¿Bebes café o té cuando estás trabajando?
  • ¿Cómo te ayuda eso a concentrarte?
  • ¿Tienes flores en tu espacio de trabajo?
  • ¿Enciendes velas cuando trabajas?
  • Si es así, ¿qué aromas te gustan más?

Toque

  • Describe cómo se siente tu escritorio.
  • Describe cómo se siente la silla en la que te sientas.
  • ¿Qué tipo de bolígrafo o lápiz te gusta usar?
  • Cuando usa su computadora, ¿usa un mouse o un panel táctil?
  • Describe la lista o el diario que te gustaría usar.

Reflexione sobre el estado actual de su espacio de trabajo, lo que ve, oye, huele y toca, y si está respetando sus preferencias y tendencias. Reflexione sobre si desea realizar algún cambio.

Por supuesto, naturalmente tiene más flexibilidad en su espacio de trabajo si trabaja desde casa que en una oficina tradicional. Pero lo que me encanta del consejo de Rizzo es que puedes incorporar pequeños cambios en tu entorno para crear grandes resultados.

Tal vez no pueda encender una vela en su escritorio, pero puede tener una planta pequeña o un ramo de flores. Tal vez esté atrapado en un espacio de oficina abierto, pero puede usar auriculares y escuchar su música favorita. No puedes trabajar en una cafetería, pero puedes escuchar un sitio web que lo imita (junto con la lluvia, un tren, truenos, ruido blanco, agua).

Tal vez tenga un escritorio pequeño, pero puede comprar su bolígrafo y cuaderno favoritos. Tal vez no pueda sentarse junto a una ventana grande y brillante, pero puede rodearse de varias imágenes de hermosos paisajes.

Y, por supuesto, no se trata solo de ser productivo y hacer las cosas. Se trata de tener un espacio agradable, cómodo e inspirador para trabajar. Después de todo, pasamos muchas, muchas horas en la oficina (ya sea dentro de un edificio o dentro de nuestra casa).

¿Por qué no hacer algunos ajustes que respeten cómo trabaja mejor y cómo le gustaría sentirse cuando lo hace?


Este artículo presenta enlaces de afiliados a Amazon.com, donde se paga una pequeña comisión a Psych Central si se compra un libro. ¡Gracias por su apoyo a Psych Central!