¿Puede la música domesticar a tu bestia interior? Musicoterapia para la salud mental

La música puede afectar los pensamientos, sentimientos y comportamiento de una persona y se ha demostrado que ayuda a controlar el estrés, expresar emociones y mejorar la comunicación.

Terapia musical - el uso clínico y basado en evidencia de intervenciones musicales para lograr objetivos individualizados - ayuda a las personas a comprender y desarrollar su propia identidad, promoviendo la calidad de vida y manteniendo el bienestar.

Entonces, ¿cómo funciona la musicoterapia para ayudar a alguien con sus problemas de salud mental?

La musicoterapia se puede utilizar con niños, adolescentes y adultos con discapacidades del desarrollo y necesidades de salud mental, así como con personas mayores afectadas por afecciones relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer. Para las personas con afecciones de salud mental, como TDAH, trastornos del estado de ánimo, depresión, trastorno de estrés postraumático y esquizofrenia, el objetivo de la musicoterapia es abordar problemas que no se pueden abordar solo con palabras.

Los objetivos finales son efectuar cambios en el comportamiento y facilitar el desarrollo de habilidades.

Cinco intervenciones comunes asociadas con la musicoterapia son:

  1. Composición de canciones.

    La composición de canciones puede brindar la oportunidad a las personas con una condición de salud mental para expresar estados de ánimo, pensamientos y emociones. Los musicoterapeutas ayudan a las personas a escribir canciones combinando el ritmo y la melodía con formas simples y estructuradas de escribir letras de canciones. Las letras de las canciones se pueden generar llenando los espacios en blanco de una canción existente con las propias emociones de un individuo o creando un poema simple.

  2. Análisis lírico.

    El análisis de las letras de las canciones puede ayudar a las personas a identificar las emociones. Un musicoterapeuta le pide al individuo que señale palabras o frases en una canción que sean significativas para él o ella. Esto puede llevar a una discusión que revela un problema que está teniendo la persona. Otra técnica de análisis de letras relaciona la letra de una canción específica con la vida de la persona. Esto le permite al individuo explorar sus emociones de una manera más profunda.

  3. Improvisación.

    La improvisación es una técnica de autoexpresión en la que el individuo y el musicoterapeuta se relacionan entre sí creando música de forma extemporánea. El individuo puede usar cualquier medio musical o no musical dentro de sus capacidades, incluyendo voz, cuerpo, sonido, percusión, imágenes e historias. Esta técnica también incluye evaluación y análisis para comprender completamente las emociones que se muestran y traza un curso para mejoras conductuales modificadas.

  4. Escuchando.

    Escuchar implica que el individuo asimile y reaccione a la música en vivo o grabada. La experiencia auditiva puede centrarse en los aspectos físicos, emocionales, intelectuales o espirituales de la música, y el individuo puede responder a través de actividades como la relajación o la meditación, el movimiento estructurado o libre, contando historias o dibujando.

  5. Tocando instrumentos.

    Tocar un instrumento puede brindar a las personas que tienen problemas para comunicarse una manera fácil y gratificante de expresar sus pensamientos y emociones. También puede ayudar a desarrollar habilidades motoras, ya que requiere coordinación ojo-mano. Tocar música puede considerarse una forma alegre de comunicarse con el yo interior y con los demás, y aprender a tocar un instrumento es bueno para el cerebro, la memoria, las habilidades sociales, la confianza y la creatividad.

El viaje del tratamiento de salud mental comprende muchas modalidades de tratamiento diferentes. La musicoterapia sirve como complemento a otras terapias, basándose en objetivos terapéuticos para aumentar el funcionamiento físico, emocional, cognitivo y social. La musicoterapia juega un papel importante en el enfoque interdisciplinario.