La psicología de los trastornos alimentarios

Según las estadísticas proporcionadas por la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Trastornos Asociados (ANAD), hay hasta 24 millones de personas en los Estados Unidos que padecen trastornos alimentarios. Esto incluye a personas de todas las edades y de ambos sexos y puede provocar una muerte prematura u otros problemas de salud graves.

Aunque las percepciones comunes con respecto a los trastornos alimentarios implican la creencia de que la persona afectada desea estar delgada, la mayoría de las veces, existen otras causas subyacentes detrás de un trastorno alimentario.

Varios factores pueden causar la aparición de un trastorno alimentario o convertir los hábitos alimenticios negativos en una condición completa. Estas causas pueden incluir ciertos rasgos de personalidad y factores psicológicos, eventos de alto estrés, abuso, trastorno de estrés postraumático (PTSD) y una vida familiar difícil.

Los tipos de trastornos alimentarios incluyen:

  • Anorexia nerviosa. Este trastorno se caracteriza por una imagen corporal distorsionada. Las personas pueden percibirse con sobrepeso incluso cuando son extremadamente delgadas. Comer muy poco o negarse a comer es un síntoma de anorexia. También puede implicar ejercicio frecuente y no estar dispuesto a comer delante de los demás.
  • Trastorno por atracones: el atracón implica episodios regulares de alimentación fuera de control, que pueden resultar en un aumento de peso debido al aumento del consumo de calorías.
  • Bulimia nerviosa.Las personas con esta afección generalmente comerán en exceso y luego purgarán sus cuerpos de los alimentos y las calorías asociadas. Lo logran vomitando, haciendo ejercicio o usando laxantes y diuréticos.
  • Trastornos de la alimentación no especificados de otra manera. Estos son trastornos relacionados con los alimentos que no se incluyen en ninguna de las categorías anteriores ni cumplen con todos los criterios del Manual de diagnóstico y estadístico (DSM) -5 para estas enfermedades.

Varias afecciones suelen estar asociadas con los trastornos alimentarios. Estos factores coexistentes pueden incluir trastornos mentales como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), los trastornos de ansiedad o la depresión. Otros problemas contribuyentes consisten en aportaciones culturales o familiares, abuso, trastorno de estrés postraumático u otros eventos de la vida de alto estrés. Ejemplos de estos factores pueden ser un entorno cultural o familiar que promueva hábitos alimenticios poco saludables, el abuso experimentado en la infancia o la adultez, o el asalto o la muerte de un ser querido.

A pesar del hecho de que normalmente se requiere ayuda profesional para ayudar a alguien con un trastorno alimentario, se estima que solo el 10 por ciento de las personas con estos trastornos realmente reciben tratamiento. De las personas que reciben tratamiento, menos de la mitad lo recibirán en un centro que se especializa en trastornos alimentarios.

Aunque las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar un trastorno alimentario, es menos probable que los hombres busquen ayuda. Esto es un problema porque si un trastorno alimentario no se trata, puede causar muchos problemas de salud adversos. Estos incluyen problemas cardíacos, reflujo ácido, daño cerebral, problemas asociados con la obesidad y, en casos extremos, la muerte.

Una vez que un trastorno alimentario se afianza, puede iniciar un ciclo de comportamiento poco saludable que hace que sea aún más importante buscar tratamiento lo antes posible. Con la ayuda y el apoyo de profesionales capacitados o un programa de tratamiento residencial, la probabilidad de tratar con éxito un trastorno alimentario aumenta significativamente.

Las causas de los trastornos alimentarios no se comprenden completamente y pueden variar para cada individuo. Trabajar para tratar los problemas centrales es un factor esencial en el proceso general de tratamiento. Un trastorno alimentario puede resultar como un mecanismo de supervivencia para ayudar a una persona a sobrellevar otras experiencias o influencias y puede ser extremadamente difícil de tratar sin ayuda profesional.

Finalmente, un trastorno alimentario es una enfermedad que es receptiva al tratamiento y debe comunicarse con un profesional de la salud.