5 formas sencillas de combatir el pensamiento excesivo

¿Alguna vez te has quedado atrapado en una rutina de análisis excesivo?

Tiendo a pensar mucho en general, pero a veces, me encuentro mirando un tema demasiado de cerca y demasiado, y las reflexiones cobran vida propia. (Incluso podría girar en torno a un concepto abstracto en lugar de un evento real que está ocurriendo).

Cuando la introspección se vuelve estresante, existen antídotos. Estas son algunas de mis sugerencias personales ...

1. Adopte un pasatiempo.

Tal vez si su tiempo libre está lleno de una actividad que le encanta, los hechizos de pensamiento excesivo serán empujados a la acera. Empecé a volver a sumergirme en el idioma francés desde que soy un francófilo total. Las horas de fin de semana están reservadas para conjugaciones de verbos y vocabulario encantador. Oui, oui, oui.

2. Escríbalo.

En el pasado, escribí sobre la sobrecarga de introspección y cómo frustrar la rumia escribiendo un diario. Escribo un diario para aligerar mi carga mental, donde puedo desarrollar pensamientos y sentimientos. (Encuentro que el acto físico de escribir en un cuaderno es una liberación catártica más efectiva que un diario en línea, pero para cada uno lo suyo). Para alguien que no está interesado en escribir, llevar un diario puede verse como una carga, por lo que ciertamente se reduce a las preferencias individuales.

3. Mantenga sus manos ocupadas.

Según este artículo, la teoría psicológica propone que cuando estamos estresados, absorbemos información a través de dos canales. “Uno es el canal sensorial básico y primario: las imágenes, los sonidos, las sensaciones y los olores de la situación. El otro es un canal intelectual: nuestros cerebros están tratando de dar sentido a lo que está sucediendo y ponerlo en palabras y en un contexto del que podamos hablar ".

Los investigadores explican que si el canal sensorial está ocupado, el canal intelectual está silenciado; por lo tanto, las técnicas de alivio del estrés que incorporan las manos "utilizarán más 'ciclos cerebrales' y alejarán el poder de procesamiento de las actividades intelectuales". Una pelota antiestrés puede funcionar, junto con dibujar o tejer. (¡He experimentado con alfombras de colores a través del gancho de cierre!)

El artículo también presenta otra teoría, que establece que los grandes grupos de músculos se contraen en preparación para el vuelo cuando estamos consumidos por el estrés. Las fibras musculares de los brazos se relajan y reducen la tensión al apretar bolas antiestrés o al mantener las manos ocupadas con objetos de naturaleza similar.

4. Muévete.

Me deleito con largas caminatas por el vecindario, preferiblemente en un clima hermoso, y he descubierto que caminar desata la charla mental e induce a la claridad. El ejercicio, el baile o cualquier otro movimiento también pueden ayudar.

5. Habla con alguien.

A veces, ser honesto y vulnerable con alguien con quien se sienta cómodo aclarará su mente. Después de exponer su sobreanálisis a otros, de repente no parece tan abrumador. Y quién sabe, tal vez puedan transmitir información sobre el tema en cuestión, lo que podría proporcionar más orientación.

Pensar demasiado puede ser desagradable, agotador y debilitante, pero es de esperar que los consejos mencionados anteriormente puedan interrumpir estos ciclos incesantes.