4 consejos para escuchar realmente a alguien incluso cuando es difícil

¿Con qué frecuencia escuchamos a otras personas cuando hablan? Me refiero a escuchar sin centrarnos en cómo vamos a responder, sin interrumpir, sin debatir lo que están diciendo, sin ponerse a la defensiva. Probablemente con menos frecuencia de lo que nos gusta pensar, aunque escuchar es increíblemente importante. Es importante para construir relaciones hermosas y para navegar en cada área de nuestras vidas.

Necesitamos escuchar atentamente en el trabajo a nuestros jefes y colegas. Necesitamos escuchar con atención a nuestros clientes. Necesitamos escuchar con atención a nuestras parejas, a nuestros hijos y a todos nuestros seres queridos. Así es como obtenemos una comprensión más profunda de las personas con las que interactuamos. Así es como evitamos las malas interpretaciones y la mala comunicación. Así es como resolvemos los conflictos. Y así es como nos conectamos y fortalecemos genuinamente nuestros vínculos.

En su perspicaz libro Despejar el desorden emocional: prácticas de atención plena para dejar ir lo que está bloqueando su realización y transformación,Donald Altman comparte una técnica valiosa para escuchar a los demás. Pero primero Altman, MA, LPC, psicoterapeuta y ex monje budista, comparte un poderoso ejemplo de cómo escuchar realmente, incluso a las personas que activan nuestras defensas, puede marcar una gran diferencia en nuestras relaciones.

Altman estaba trabajando con una mujer de 35 años llamada Beth. Sentía que su madre la criticaba con frecuencia. Si les estuviera dando espacio a sus hijos, su madre diría que está siendo negligente. Si les estuviera ayudando con la tarea, su madre diría que es una madre helicóptero. Altman le dio a Beth las siguientes sugerencias para que las probara la próxima vez que hablara con su madre: Dejar de lado sus viejas perspectivas solo durante la conversación; ir más allá del contenido de la comunicación de su madre y, en cambio, centrarse en su tono, gestos, expresiones faciales y lenguaje corporal (es decir, lo que nada debajo); imaginar que está hablando con un extraño interesante; y juzgar la exactitud de sus propios pensamientos para crear cierta distancia con ellos.

Cuando Beth realmente escuchó a su mamá, se sorprendió por lo que aprendió: su mamá se siente sola.Ella le dijo a Altman: "Creo que está tratando de conectarse conmigo, pero no sabe cómo. Me entristeció ver lo sola que estaba. Por primera vez en mucho tiempo, sentí compasión por ella ".

Altman sugiere que intentemos OÍR otros para ayudarnos a permanecer abiertos, compasivos y menos a la defensiva durante las conversaciones. A continuación se muestran sus excelentes consejos:

H: Mantenga todas las suposiciones

Deja de lado tus suposiciones anteriores. Adopte una actitud de curiosidad hacia la otra persona. “¿Cómo desarrolló él o ella estas ideas? ¿Qué preocupaciones tiene la persona? ¿Está hablando desde un lugar de miedo o preocupación? "

E: Entra en el mundo emocional

Trate de ponerse dentro del mundo emocional de la otra persona, dentro de los zapatos de la persona. Por ejemplo, según Altman, podrías decir: "Nunca te había visto tan enojado [o triste, molesto, frustrado, etc.]. Me puedes ayudar a entender Realmente me gustaría saber cómo se siente para que podamos trabajar en la solución del problema ".

Además, preste atención a lo que no se dice, como el tono de voz y el lenguaje corporal de la persona.

A: absorber y aceptar

“La absorción es un proceso de escuchar, comprender, cuestionar y luego reformular en sus propias palabras para asegurarse de que comprende”, escribe Altman. La otra parte es la aceptación. Esto no significa que estemos de acuerdo con lo que dice la otra persona. Más bien, significa que estamos abiertos a cómo se siente el individuo.

R: Reflexiona, luego respeta

Este último paso incluye mirar hacia adentro para pensar en lo que ha escuchado. A veces, es posible que deba hacer una pausa antes de responder. Esto es especialmente cierto si se enoja. Ahí es cuando es importante tomar un descanso para refrescarse. Incluso si sus emociones no se intensifican, es posible que necesite tiempo para sí mismo, como dar un largo paseo. Luego, cuando esté listo para responder, sea respetuoso y amable.

Escuchar genuinamente a alguien no es un acto fácil. Requiere toda nuestra atención y presencia. Requiere que nos enfoquemos en la otra persona en lugar de en nosotros mismos y en lo que queremos decir. Pero es una parte importante de comunicarse con los demás, de construir relaciones saludables y satisfactorias. Y es un regalo significativo que podemos dar a los demás. Verdaderamente.


Este artículo presenta enlaces de afiliados a Amazon.com, donde se paga una pequeña comisión a Psych Central si se compra un libro. ¡Gracias por su apoyo a Psych Central!