Cómo nos lastima a todos la marca de masculinidad de Trump: es tóxico, pero podemos solucionarlo

Puede encontrar fácilmente tweets, publicaciones y mensajes en todas las formas de redes sociales con mensajes horribles diseñados para degradar y humillar a las mujeres. Y acabamos de elegir un presidente que calumnia e intimida descaradamente a las mujeres.

Quiero considerar el odio que algunos hombres sienten por las mujeres, ya sea en público, en las redes sociales o en privado, donde el abuso doméstico todavía es demasiado común. Estos hombres parecen carecer de empatía por las mujeres. ¿Qué podría explicar la falta de empatía que alimenta la misoginia?

La neurociencia sugiere que tiene algo que ver con las emociones centrales universales que los hombres no pueden, ni deben, superar.

Como psicoterapeuta que estudia el trauma, la vergüenza y las emociones, reconozco este tipo de odio como un síntoma de lo que algunos psicoterapeutas llaman "trauma pequeño". Un pequeño trauma es lo que sucede cuando el cerebro tiene que adaptarse a entornos que causan dolor emocional repetido o negligencia de forma regular. La cultura actual de la masculinidad, una en la que los hombres se ven obligados a repudiar sus emociones más tiernas como la tristeza y el miedo, es uno de esos entornos emocionalmente negligentes.

Podemos empezar a considerar la misoginia como un síntoma de trauma.

Vivimos en una cultura que se niega a reconocer que los hombres, incluso Donald Trump, tienen las mismas necesidades emocionales que las mujeres. Debido a que las emociones son universales en todo el sexo, el género y la cultura, los hombres (al igual que las mujeres) necesitan una salida para su dolor, tristeza, miedos y soledad. Esta declaración por sí sola provocará protestas, a pesar de su hecho biológico y sus hallazgos clínicos.

Charles Darwin y William James escribieron sobre el papel de las emociones en el cambio de siglo, pero nuestra sociedad ya era puritana. En el tiempo transcurrido desde entonces, investigadores de la emoción como Silvan Tomkins, Paul Ekman, Antonio Damasio, Diana Fosha y muchos otros han demostrado la universalidad de las emociones a través de la cultura, el género y el sexo.

Pero el mantra, "la mente sobre la materia", que es un código para "superar tus emociones", todavía domina nuestra sociedad, a un gran costo, y sobre todo a un gran costo para los hombres. El problema es que los hombres no pueden "simplemente superar" sus emociones.

Para entender por qué, necesitamos aprender un poco sobre la ciencia de las emociones.

Tenemos básicamente dos categorías de emociones. Tenemos emociones centrales, como la ira, el miedo, la alegría y la tristeza, que están diseñadas evolutivamente para fines de supervivencia y preinstaladas en nuestro cerebro medio. También tenemos emociones inhibitorias: ansiedad, vergüenza y culpa, que sirven para bloquear las emociones centrales.

Las emociones centrales se activan por reflejo. No podemos evitar que se activen, no están sujetos a un control consciente. Si experimentamos una pérdida, por ejemplo, el cerebro humano desencadena la tristeza. Si ganamos algo, se dispara la alegría. Si estamos en peligro, digamos que un depredador está a punto de atacar, es mejor que corramos antes de que se presente la conciencia consciente del peligro, o estaremos muertos como especie. Estamos programados para huir del peligro más rápido de lo que podemos procesarlo cognitivamente. Las emociones son programas de supervivencia milenarios que funcionan a menos que se bloqueen.

Los hombres y las mujeres tienen exactamente las mismas emociones centrales. Todos tenemos tristeza, miedo, ira y alegría. Todos tenemos necesidades de amor, conexión, aceptación y seguridad emocional. Como bebés, niños y adultos, cuando es seguro para nosotros expresar nuestras emociones, se resuelven y nos sentimos tranquilos y conectados positivamente con los demás. Pero cuando el entorno frustra la expresión emocional y la conexión, nos suceden cosas malas.

La fuente de la agresión de los hombres

Los hombres aprenden en nuestra cultura, a través de la religión, la familia, los grupos de compañeros y las reglas sociales, que sus tiernas emociones como la tristeza y el miedo no son deseadas y, lo que es peor, vergonzoso. Por lo tanto, no pueden expresarse sin la amenaza de peligro emocional, es decir, humillación, acoso, etc. Las emociones permanecen bloqueadas en la mente y el cuerpo y eventualmente causan síntomas de estrés, es decir, presión arterial alta.

Empeora a partir de ahí. Dependiendo del nivel de corte emocional, se acumulará más ira, rabia y vergüenza. Estos cócteles emocionales tóxicos provocan síntomas de estrés, uno de los cuales es la agresión.

La ciencia demuestra que tanto hombres como mujeres necesitan amor y apego. La investigación es concluyente. Pero en nuestra cultura, los niños se avergüenzan de renunciar a sus necesidades innatas de afecto. Primero vemos signos de esto en preescolares y escuelas primarias cuando comienza el comportamiento de intimidación. Existe una conexión entre las emociones frustradas y la agresión.

Cuando las mujeres se vuelven tóxicas para los hombres

La verdad es que los hombres que odian a las mujeres realmente odian sus propias necesidades emocionales, las mismas necesidades que culturalmente se les permite mostrar a las mujeres. Debido a que muchos hombres se avergüenzan de negar su ternura, no pueden tolerar a las mujeres, que en nuestra cultura son lasguardián de los tiernos sentimientos. Deben rechazar esas emociones que llegan a tener las mujeres. Como resultado, las mujeres se convierten en objeto de odio.

Se siente mejor proyectar su odio hacia sí mismas por las tiernas emociones enterradas hacia afuera en las mujeres que odiar sus tiernos sentimientos dentro de sí mismas. Como si una persona hambrienta se resintiera de que alguien comiera comida frente a ella. Los hombres deben odiar las emociones "femeninas" o tiernas tanto dentro de su piel como en las mujeres.

¡Si podemos!

Podemos cambiar la cultura con educación sobre las emociones, redefiniendo la masculinidad a partir de la realidad de la biología. Entonces los hombres podrían abrazar la gama completa de todas sus emociones, no solo la ira, sin temor a la vergüenza y el ridículo por parte de los demás. Veríamos revertir las tendencias de ira y agresión hacia las mujeres.

Este es el motivo: cuando bloqueamos nuestras emociones centrales innatas universales (tristeza, miedo) y necesidades de intimidad (amor y conexión) con emociones inhibitorias (vergüenza, ansiedad y culpa), desarrollamos síntomas psicológicos como agresión, depresión, ansiedad y adicciones. Los síntomas desaparecen cuando volvemos a familiarizarnos con nuestras emociones centrales.

No estoy diciendo que todos los que lean esto sepan que tienen esos sentimientos. Aprendemos a enterrarlos y a defendernos de sentirlos. Pero podemos recuperarnos. El cerebro humano es resistente y capaz de cambiar y sanar.

La curación comienza con la educación, el reconocimiento y la compasión sobre lo que significa ser un "hombre de verdad" o una "mujer de verdad". Hombres y mujeres con influencia - entrenadores, mentores, políticos - deben hablar sobre esta “ignorancia cultural” de que las personas pueden ignorar sus emociones y “superarlas” sin pagar un precio en salud mental.

Aprendemos en la escuela secundaria que tenemos estómago, corazón, músculos y pulmones. ¿Por qué no se nos enseña sobre nuestras emociones? Hay conocimiento disponible para ayudar a la humanidad a encontrar su empatía colectiva una vez más. Y nos beneficiará a todos.