El ciberacoso adolescente vinculado a la depresión

Una nueva revisión de estudios de redes sociales sugiere que los niños y adolescentes que informaron haber sido acosados ​​en línea tienen un mayor riesgo de depresión.

Actualmente, el porcentaje medio de niños y adolescentes que informaron haber sido acosados ​​en línea es del 23 por ciento, dicen investigadores de la Universidad de Alberta, Canadá.

Las redes sociales son una extensión omnipresente en la vida de los jóvenes, con informes que indican que el 95 por ciento de los adolescentes estadounidenses usan Internet y que el 81 por ciento de ellos usa las redes sociales.

Sin embargo, estas interacciones en línea pueden coincidir con posibles riesgos y preocupaciones de seguridad con respecto a las redes sociales, incluido el ciberacoso.

Michele P. Hamm, Ph.D., y los coautores revisaron 36 estudios para examinar los efectos relacionados con la salud del ciberacoso a través de las redes sociales entre niños y adolescentes.

La mayoría de los estudios se realizaron en los Estados Unidos e incluyeron a estudiantes de secundaria y preparatoria de entre 12 y 18 años y la mayoría eran mujeres. Facebook fue la plataforma más utilizada con un 89% a un 97,5% de los usuarios de redes sociales que indicaron que tenían una cuenta.

Los autores encontraron que el 23 por ciento era el porcentaje medio de niños y adolescentes que informaron de ciberacoso, aunque los informes de su prevalencia oscilaron entre el 4,8 por ciento y el 73,5 por ciento. La razón más común del acoso en línea fueron los problemas de relación, siendo las niñas las que más a menudo reciben el acoso.

La revisión de los estudios también indica que el acoso cibernético se asoció sistemáticamente con una mayor probabilidad de depresión. Algunos estudios informaron correlaciones débiles o inconsistentes entre el ciberacoso y la ansiedad, según los resultados.

Las plataformas de redes sociales comunes para el ciberacoso incluían blogs, Twitter, sitios de redes sociales y foros de mensajes. Los insultos, la difusión de chismes y rumores y la circulación de imágenes eran formas comunes de intimidación.

Los investigadores descubrieron que las estrategias más comunes que los niños y adolescentes usaban para hacer frente al ciberacoso eran pasivas, como bloquear al remitente, ignorar o evitar mensajes y proteger la información personal. Los niños y adolescentes también tendían a creer que se podía hacer poco para prevenir o reducir el ciberacoso.

Los autores señalan que hubo variaciones considerables en las definiciones, las medidas utilizadas y los resultados citados en los 36 estudios que incluyeron.

“La evolución de las redes sociales ha creado un mundo en línea que tiene beneficios y daños potenciales para los niños y adolescentes. El acoso cibernético se ha convertido en una preocupación principal en términos de seguridad y, aunque las publicaciones no son concluyentes con respecto a sus efectos en la salud mental, existe alguna evidencia que sugiere que existen asociaciones de daños con la exposición al acoso cibernético, así como con el comportamiento de acoso cibernético.

"Esta revisión proporciona información importante que caracteriza el problema del acoso cibernético que ayudará a informar las estrategias de prevención y gestión, incluidos los atributos de los destinatarios y los perpetradores, las razones y la naturaleza de los comportamientos de acoso escolar y cómo los destinatarios reaccionan y manejan actualmente los comportamientos de acoso", el concluye el estudio.

El estudio aparece en línea en Pediatría de JAMA.

Fuente: The JAMA Network Journal / EurekAlert